SARA PEÑALVER, JUGADORA DE BÁDMINTON

"Si echo la vista atrás me volvería a ir sin duda"

#deportes #mujeres #igualdad de género

Con 12 años, Sara Peñalver dejó su hogar para dedicarse por entero al bádminton. Hoy entrena en Madrid con el técnico de Carolina Marín, con quien ya se la compara. Pero ella quiere destacar por sí misma y, en su primer año en categoría absoluta, ya ha ganado sus dos primeros torneos internacionales. Consciente de que, sobre todo para una mujer, es muy difícil vivir del deporte, compagina sus entrenamientos con los estudios de técnico superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas (TAFAD).

DESCUBRE CÓMO SARA PEÑALVER HA LLEGADO DONDE ESTÁ

Sara Peñalver, jugadora de bádminton: "Desde prácticamente los 12 años hasta ahora, que tengo 19, he estado en una residencia y en otra. Ya con 12 años ponía lavadoras, secadoras, tendía la ropa y todo... [risas]. Era un poco caos, pero bueno. Yo creo que también nos ha ayudado a independizarnos".

"Como también tenía compañeras mayores, ellas me ayudaban. Aunque no tuviera la figura de mi madre allí, ellas hacían un poco ese papel".

"Lo que más echaba de menos mi primer año, cuando me fui de casa, era la continua compañía de gente. Los fines de semana, como yo era la más pequeña, todo el mundo se iba de la residencia. Yo no tenía cómo comunicarme con mis padres más que por teléfono, no había wifi ni nada de eso. Entonces me sentía un poco sola y, en ese momento, sí que echaba de menos estar con mis padres o mis primas, mis amigas... Creo que eso fue lo más duro".

Kike Peñalver, hermano de Sara: "Yo también me fui con 12 años. Es una edad muy temprana y sé por lo que ella ha podido pasar. Creo que nos fuimos por lo que queríamos, para jugar al bádminton, y pienso que hicimos bien".

Anders Thomsen, entrenador de Sara: "Lo de salir de casa muy joven para venir a un centro de entrenamiento para algunas personas es muy positivo, pero sin duda para otras es muy duro. Siempre hacemos un poco de papás o de familia para ellas, pero nunca podemos ser igual que sus papás, ¿verdad? Porque yo también tengo que estar luego diciendo lo que tiene que hacer en su deporte, y a veces tengo que ser duro con eso también".

Sara Peñalver: "Yo creo que todo deportista tiene su momento de agobio y dices: 'Lo mando todo... por ahí'. Tener a Kike me puede ayudar a salir de esos baches. Al final es mi hermano, y el primer hombro que voy a buscar es el suyo".

Kike Peñalver: "He sentido que la tenía que proteger en algún momento".

Sara Peñalver: "Tenerlo aquí apoyándome todos los días ayuda mucho".

Carolina Marín, campeona olímpica y tricampeona mundial de bádminton: "Merece muchísimo la pena una vez que decides irte de tu casa tan pequeña, porque al final creo que estás decidiendo ir a cumplir uno de tus sueños".

Sara Peñalver: "Si echo la vista atrás me volvería a ir sin duda".

"Cuando veo titulares que ponen 'Sara, futura Carolina Marín', lo veo muy grande. Porque Carolina Marín ha conseguido cosas que creo que son prácticamente imposibles; volver a conseguir algo así se ve muy lejos. Pero sí que es una motivación, para mí no es una presión, yo la tengo como una referente, más que como algo a lo que tenga que llegar".

Anders Thomsen: "Sara no tiene que ser la nueva Carolina Marín: ella tiene que ser Sara Peñalver".

Carolina Marín: "La veo que tiene incluso mejores características que yo. Ella tiene una cosa muy buena, que tiene muy buen manejo de la raqueta".

"Que siga entrenando como hasta ahora, que ya ves que hay un camino a seguir, que no es fácil, que hay que trabajar muchísimo, pero bueno, que al final nos tienes aquí a todos para conseguir lo que quieras proponerte".

Sara Peñalver: "A ti, muchas gracias por abrir el camino a todas las chicas de este deporte".

Carolina Marín: "Muchas gracias".