cultura

TeInteresa
  • El artista vasco Darío Urzay no oculta su preocupación por el impacto de la COVID-19 en el mundo de la cultura en general y del arte en particular. Pese a ello, traza un halo de esperanza y es que confía en la capacidad de supervivencia de los artistas: "En nuestra cabeza siempre están pasando cosas, y a veces una hoja de papel y un bolígrafo son suficientes para iniciar algo".

    El género documental se ha convertido en uno de los principales aliados en la lucha contra el cambio climático. Actores como Leonardo DiCaprio, políticos como Al Gore, artistas como Vik Muniz, músicos como Philip Glass o fotógrafos como James Balog se han comprometido con este tipo de proyectos para concienciar sobre un problema que amenaza el futuro de las próximas generaciones.

  • José Manuel Broto busca emocionar a través del color, un elemento central en sus obras que, ahora que corren tiempos oscuros, puede servir de bálsamo, de impulso, de fuerza. El pintor zaragozano parece vislumbrar que esos tiempos se avecinan también para los artistas, pero apunta que las adversidades nunca han sido una barrera para la creación artística.

    Para Rafael Lozano-Hemmer, la relación entre arte y tecnología en pleno siglo XXI es algo natural. Sus creaciones, cercanas a las artes escénicas y al performance, y para las que utiliza proyecciones, sensores y redes de comunicación, abordan esta dicotomía y apelan directamente al espectador en busca de la respuesta a una pregunta: ¿cuánto dice la tecnología sobre nosotros mismos?

  • Hasta hace muy poco, el arte era una capacidad inherente al ser humano y, por tanto, inaccesible para las máquinas. La aparición y evolución de la Inteligencia Artificial obliga a replantearse si aquello de pintar, componer o escribir sigue siendo patrimonio exclusivo de la humanidad. El debate está abierto.

    Una sociedad concienciada es la mejor arma contra el cambio climático. Y aquí es donde desempeñan un papel crucial los periodistas ambientales, cuyo fin no solo es informar sino también sensibilizar a la población. Sostenibilidad, biodiversidad o energías renovables son algunos de los temas que cubren unos profesionales cada vez más necesarios.