internet

En la sociedad de la información en la que vivimos, Internet se ha convertido en la tecnología decisiva: miles de millones de personas en todo el mundo tienen acceso fácil e inmediato a una cantidad inmensa y diversa de información en línea.

 A la vanguardia en transformación digital

TeInteresa
  • Rosa Kariger es la directora global de ciberseguridad del grupo Iberdrola, responsable de gobierno, inteligencia y supervisión global de la ciberseguridad en los entornos de IT y OT de todos los países en los que opera la compañía —Europa continental, Reino Unido, Estados Unidos, México y Brasil—. Ingeniera Industrial por la UPM, ha participado en los programas de desarrollo directivo (PDD) de IESE y de liderazgo global de IMD, además de copresidir el Grupo de trabajo sobre Ciberresiliencia en el sector eléctrico del Foro Económico Mundial.

    Del mismo modo que en tu vida tienes una identidad que te define y diferencia de los demás según tu nombre, rasgos, características personales o actos... en internet también tienes lo que se conoce como identidad digital.

  • En vacaciones buscamos relajarnos y desconectar de nuestro día a día, pero no hay que olvidar que es la época del año en la que los ciberdelincuentes pueden aprovechar nuestra desconexión del mundanal ruido para 'ponerse las botas' a nuestra costa.

    Seguro que de una u otra manera ya has escuchado hablar de la tecnología más de moda hoy en día. En este vídeo te explicamos en qué consiste y cómo funciona esta cadena de bloques, así como la revolución que va a conllevar en numerosos y muy distintos ámbitos de nuestra vida. ¡Descúbrela!

  • Hoy en día, cerca de 6.500 millones de dispositivos conectados intercambian información en Internet. En 2025, esa cifra se elevará hasta los 20.000 millones. El big data analiza este mar de datos para convertirlos en la información que está transformando nuestro mundo.

    El avance imparable de la tecnología ha hecho que nuestros hábitos y conductas se transformen y surjan retos y dilemas inéditos que pueden poner en riesgo nuestro futuro como sociedad digital. ¿La solución? Una nueva ética fundamentada en el origen del cambio: Internet.