medio ambiente

TeInteresa
  • Los bonos verdes se destinan a la financiación o refinanciación de proyectos verdes, es decir, a la inversión en activos sostenibles y socialmente responsables en áreas tan diversas como las energías renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o la gestión responsable de los residuos. Iberdrola se ha consolidado como el mayor grupo emisor de bonos verdes del mundo; y a principios de 2021 realizó la emisión del mayor bono verde híbrido de la historia, por valor de 2.000 millones de euros. Entre un 75-81 % del plan de inversión 2020-2025 de Iberdrola —dotado con 75.000 millones de euros hasta 2025 y 150.000 millones hasta 2030— está alineado con la taxonomía de la Unión Europea para la mitigación del cambio climático.

  • El 2019 cerró un decennium horribilis para el clima del planeta y es que el veredicto presentado por la Organización Metereológica Mundial (OMM) durante la COP25 fue tajante: la década más calurosa de la historia desde que se registran datos (1850). Las consecuencias del aumento de la temperatura media de la Tierra van desde la crecida de los océanos hasta la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos.

    Móviles, tabletas, portátiles... La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en un problema para el planeta porque, cuando su vida útil finaliza —al año se generan casi 50 millones de toneladas de chatarra tecnológica—, su tasa de reciclaje es insuficiente. Aumentarla es clave para frenar el cambio climático y evitar el deterioro del medio ambiente.

  • La pasada Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) se celebró en Madrid, bajo la presidencia de Chile, del 2 al 13 de diciembre y se centró en los escenarios climáticos y energéticos que contribuyen a limitar el incremento de la temperatura global por debajo de los 1,5 ºC. Esto equivale a alcanzar un mundo con nulas emisiones netas de CO2 en torno a la mitad de siglo, un objetivo con el que el grupo Iberdrola —uno de los patrocinadores oficiales de la cumbre— se encuentra plenamente alineado.

    "Los arrecifes de coral se están hirviendo vivos". Esta afirmación de Gabriel Grimsditch, miembro de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), desató las alarmas. Y es que el panorama para los corales no es muy alentador: los científicos calculan que casi el 90 % de estos súper ecosistemas podría extinguirse para 2050.