MODELO DE SOSTENIBILIDAD

Diseñado para la eficiencia energética

El Campus ha sido construido con criterios y valores de sostenibilidad en todas sus fases, desde la elección de su ubicación hasta la puesta en marcha del complejo.

El Campus está formado por un conjunto de edificios funcionales, sostenibles e independientes que se interrelacionan entre sí mediante un recubrimiento superior que vuela los edificios a modo de segunda piel y que los conecta mediante calles que desembocan en una gran plaza central.

Dicho recubrimiento, o marquesina, genera un bioclima interior que permite reducir la producción de agua fría y caliente para la refrigeración y calefacción de los edificios al minimizar la carga térmica generada en las fachadas. Todo ello, además, supone una reducción significativa de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

El Campus también cuenta con medidas de reducción del consumo de agua. Se ha establecido un sistema para la recogida de aguas pluviales para utilizarlas en el riego y el baldeo del complejo, así como un sistema de recogida y tratamiento de las aguas grises de la residencia para uso sanitario.

El complejo dispone, asimismo, de diferentes áreas de placas solares térmicas y fotovoltaicas para la generación de energía limpia.

El Campus Iberdrola aspira a la certificación LEED Oro de construcción sostenible, otorgada por el U.S. Green Building Council (USGBC) para incentivar el diseño y la construcción de edificios sostenibles, el uso eficaz de los recursos y, en general, reducir el impacto de las edificaciones sobre el medio ambiente.