ENTREVISTA A LOS FUNDADORES DE SKYQRAFT

"Nuestro objetivo es revolucionar la inspección de infraestructuras y hacerla más segura, eficiente y sostenible"

#empresa #empleo #emprendimiento

David Almroth, Umar Chughtai y Sakina Turabali son un ejemplo de cómo emprender de manera sostenible y con éxito. Estos tres jóvenes de Suecia, Pakistán y Sri Lanka soñaban con que la inspección de instalaciones eléctricas se pudiera hacer de una forma más eficiente y, sobre todo, menos nociva para el medio ambiente. Y, para ello, fundaron Skyqraft, la start-up que ha resultado ganadora del primer Start-up Challenge lanzado por el grupo Iberdrola, Resiliencia a desastres naturales.

Tras conocerse en Estocolmo en una empresa internacional generadora de start-ups y capital riesgo, decidieron unirse en una incubadora y de ahí surgió Skyqraft. En esta entrevista cuentan por qué decidieron participar en el Start-up Challenge y lo que ha supuesto para ellos haber resultado ganadores.

¿En qué consiste exactamente el proyecto que os ha hecho ganar el Start-up Challenge de Iberdrola?

Consiste en inspeccionar la red de distribución de gas y electricidad de Nueva York en el área de Brewster (EE. UU.) utilizando aeronaves no tripuladas para recopilar imágenes y vídeo y detectar así cualquier riesgo que pueda afectar a las líneas eléctricas, tanto antes de una tormenta como después de ella. La solución incluye:

 Vídeo HD de 360 grados.

 Imágenes en alta resolución de las instalaciones inspeccionadas.

 Un mapa automatizado con la localización de toda la información de la inspección.

 Mayor rapidez en la evaluación de los daños y mejores imágenes para facilitar la planificación y el restablecimiento del servicio después de una tormenta.

¿Cómo llegasteis a esta solución?

Nuestra intención era hacer que este sector fuera más sostenible y esto no es en absoluto compatible con el uso de helicópteros para las inspecciones. Haciendo un sencillo cálculo determinamos que, hoy en día, los helicópteros emiten entre 500 y 700 g de CO2/km (3-5 veces más que los coches diésel), y esto lo queremos cambiar. Por este motivo, estamos utilizando aeronaves no tripuladas con imágenes de alta calidad y vídeos de 360 grados para inspeccionar tanto la red de distribución como la red de transmisión. En el futuro, sin embargo, queremos ir aún más allá y ofrecer a nuestros clientes un sistema de evaluación de riesgos por medio del aprendizaje automático que permita detectar automáticamente cualquier amenaza para la red.

Es una solución que piden nuestros clientes y cada una de sus características se construye en una comunicación frecuente con ellos y entendiendo lo que necesitan de la solución; después de todo, lo que queremos es desarrollar un servicio que necesiten y que quieran utilizar. Queremos evitar desde el principio crear algo que pensamos que necesitan y luego tener que convencerles para que contraten nuestro servicio.

¿De qué manera pueden facilitar la inspección de las instalaciones eléctricas la inteligencia artificial y el aprendizaje automático?

Los humanos cometemos errores. Imagínese tener que ver cientos de horas de aburridos vídeos e imágenes de líneas eléctricas para encontrar averías o daños. Ahora, imagine un software de aprendizaje automático capaz de sugerirle los problemas que debe revisar un inspector humano. De este modo, las personas pueden realizar un trabajo más cualificado y con mayor sentido: reconocer qué problemas son reales y cuáles no. El sistema de aprendizaje automático mejorará con el tiempo y ayudará a los inspectores humanos a encontrar más problemas con mayor precisión.

El machine learning o aprendizaje automático supondrá un ahorro de tiempo y esfuerzo y será eficaz a todos los niveles de la inspección.

Trabajan con drones para inspeccionar las infraestructuras de manera más sostenible y eficiente.#RRSSTrabajan con drones para inspeccionar las infraestructuras de manera más sostenible y eficiente.

¿Qué os llevó a participar en el Start-up Challenge?

El desafío de Iberdrola no es un reto más en el que hayamos participado: era muy interesante porque nos ofrecía un cliente real. ¡Y eso merece la pena! Para una start-up joven como la nuestra, lo importante es aprender. El mercado de los EE. UU. es hoy en día uno de los mercados más importantes en cuanto a inspecciones de líneas eléctricas. Por lo tanto, esta experiencia nos ayuda a entender cómo se hacen las inspecciones en un mercado diferente al nuestro, a conocer las expectativas de los clientes sobre nuestro servicio y, lo más importante, a entablar relaciones y a conseguir algún contrato en el futuro.

También nos ayuda a desarrollar un servicio internacional que ya se puede expandir.

¿Qué significa para vosotros haber sido seleccionados? ¿Cómo va a contribuir al progreso de vuestro proyecto y vuestra empresa?

Ganar este reto nos ha hecho acelerar hacia nuestro objetivo de llegar al mercado estadounidense. Para una start-up, en circunstancias normales, sobre todo en este sector, esto habría llevado mucho tiempo y esfuerzo, y eso es algo con lo que no siempre cuenta una start-up cuando empiezan a aparecer los concursos. El mercado de los EE. UU. es, hoy en día, uno de los mercados más importantes en el campo de las inspecciones de líneas eléctricas, ya que representa un tamaño de mercado de 658 millones de dólares. Estamos muy ilusionados por poder trabajar el año que viene para New York Gas & Electric.

Con el éxito en el desafío de Iberdrola y, al mismo tiempo, el cierre de nuestra segunda ronda de inversiones, ahora estamos centrados en desarrollar nuestro software de aprendizaje automático para poder detectar las amenazas de forma automática y las primeras contrataciones empezarán en breve. Esta expansión a los EE. UU. y a otros mercados nos brinda una ventaja competitiva muy importante.

¿Cómo creéis que iniciativas como el programa internacional de start-ups de Iberdrola (Perseo) puede ayudar a las start-ups y a las nuevas empresas?

Iniciativas como esta ayudan a las start-ups a acceder al ecosistema de Iberdrola y al conocimiento del mercado y de las tecnologías clave, lo cual ya es un gran reto para una start-up. Incluyen programas piloto que permiten acceder a grandes volúmenes de datos y probar la tecnología en un entorno real. Y para Iberdrola también es una posibilidad de invertir en el futuro.

Las start-ups no son las únicas que salen ganando con estos desafíos: también ganan los clientes y, sobre todo, el medio ambiente, teniendo en cuenta el problema de sostenibilidad al que nos estamos enfrentando en la actualidad.

Nos gustaría saber más sobre vuestra start-up. ¿Cuál es su línea de trabajo?

Skyqraft ofrece inspecciones inteligentes de las infraestructuras utilizando aeronaves no tripuladas para obtener imágenes y detectar automáticamente cualquier riesgo para las líneas eléctricas.

Se trata de una start-up de Inteligencia Artificial (IA) sólidamente financiada y de reciente creación dedicada a la recopilación de datos aéreos para la inspección de infraestructuras. Con la utilización de aeronaves no tripuladas, Skyqraft permite recopilar grandes volúmenes de datos de imagen que nutren un sistema de evaluación de riesgos basado en el aprendizaje automático.

Nuestro objetivo es revolucionar el mercado de la inspección de las infraestructuras y hacerlo más seguro, más eficiente y, sobre todo, más sostenible.

Skyqraft es la primera empresa sueca que cuenta con licencia de vuelo de aeronaves de ala fija más allá del campo de visión.

¿Cómo la creasteis?

Fundamos la empresa los tres en enero de 2019. No llevamos mucho tiempo, pero dicen que un año de una start-up es como siete años de una empresa normal. Así que ¡esa es la sensación que tenemos!

Nos conocimos en Antler —una empresa internacional de creación de start-ups y capital riesgo de fase temprana— en Estocolmo (Suecia) y ya en noviembre nos incorporamos a la incubadora para crear una empresa juntos. Aunque parezca sorprendente, no nos conocíamos antes de entrar en el programa. En noviembre empezamos a pasar mucho tiempo juntos para conocernos y encontrar la química: analizamos los diferentes tipos de habilidades, conocimientos y experiencia que teníamos y nos sentamos para intercambiar ideas. En ese entorno creativo nació Skyqraft.

David Almroth, uno de los socios fundadores, con uno de sus drones.#RRSSDavid Almroth, uno de los socios fundadores, con uno de sus drones.

¿Podéis hablarnos un poco más de cada uno? ¿De dónde sois? ¿Cómo os conocisteis? ¿Tenéis algún tipo de experiencia previa en start-ups u otros proyectos empresariales?

La decisión de utilizar drones de largo alcance para las inspecciones de líneas eléctricas surgió porque Umar Chughtai, que es de Pakistán, había trabajado con drones y había estudiado ingeniería aeroespacial en Suecia.

David Almroth, originario de Suecia, ya había trabajado anteriormente en el sector de las redes eléctricas y llevaba veinte años trabajando en el desarrollo de software; además, tuvo su propia start-up en 2012.

Sakina [Turabali] es de Sri Lanka y se mudó a Estocolmo hace seis años. Tiene mucha experiencia en ventas y marketing y jugó un papel muy importante en una start-up de gran éxito en Suecia, Truecaller, la cual hizo crecer a gran escala.

Sois un equipo muy heterogéneo y multidisciplinar. ¿Os ha beneficiado de alguna manera?

Sin ninguna duda. La verdad es que creemos que la diversidad es nuestro secreto. Como procedemos de entornos diferentes, nunca llegamos a pensar lo mismo: tenemos opiniones muy opuestas y diferentes formas de pensar. Eso es lo que nos permite encontrar entre todos ideas muy innovadoras.

La diversidad nos ha ayudado muchísimo a mejorar nuestro producto y servicio. La comunidad, el entorno, la forma en que nos criamos, la música que escuchamos, la gente con la que nos relacionamos, todo es diferente, y esto significa que estamos creando un servicio que ya atiende mejor a las diferentes culturas.

El hecho de que tengamos a una mujer como fundadora también nos ha ayudado a afianzar nuestras inversiones en la empresa, y su actitud de colaboración, más que de simplemente atender a la competencia, es lo que realmente nos hace avanzar.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?

Nuestro próximo proyecto es, por supuesto, desarrollar nuestro sistema de aprendizaje automático y crear un software que prediga automáticamente los daños en la red utilizando este tipo de aprendizaje, así como expandirnos rápidamente por todo el territorio de Suecia, Finlandia y Estados Unidos.