EL TRABAJO DE LOS PROFESIONALES DE IBERDROLA EN LA COVID-19

Nuestros profesionales, al pie del cañón durante la pandemia del coronavirus

#empresa #acción social #sociedad

En una situación tan difícil como la creada por la pandemia del coronavirus en todo el mundo, los trabajadores del grupo Iberdrola se están esforzando más que nunca no solo para seguir ofreciendo el suministro, manteniendo la seguridad de empleados y clientes, sino también para brindar toda su solidaridad. Te presentamos a algunos de los profesionales que lo han hecho posible.

Desde el principio de la crisis de la COVID-19, Iberdrola se ha centrado en mantener sus servicios a la vez que garantizaba la salud y seguridad de sus trabajadores, clientes y proveedores, lo cual representaba un gran desafío, especialmente debido al crecimiento de la demanda energética por parte de hospitales, hogares y servicios esenciales.

Los equipos de IT de la compañía tuvieron que desarrollar en tiempo récord la infraestructura necesaria para facilitar el teletrabajo a todos los empleados. "Fue necesario que todos trabajaran juntos para que esto sucediera", explica Matheus Araujo, responsable de infraestructura de Neoenergia1 Nota filial del grupo en Brasil. "Estamos actuando en el flujo normal de home office y teníamos la fuerza necesaria para ese cambio, por lo que hemos podido superar todos los contratiempos posibles".

GARANTIZAR EL SUMINISTRO

Durante este periodo, el consumo de los hogares ha ascendido, mientras que el de la industria ha disminuido, salvo en las empresas que ofrecen servicios críticos esenciales, como es el caso de Iberdrola. Esta situación ha requerido el esfuerzo de los técnicos de la compañía, que han asegurado la generación de energía en mitad de esta pandemia, incluso en las condiciones más extremas.

Las infraestructuras críticas son aquellas que cumplen un papel irremplazable dentro del sector eléctrico y en las que, por tanto, cualquier interrupción del servicio puede tener un impacto muy alto sobre la población. No obstante, "cuando hablamos de una pandemia de esta magnitud —explica Natalia Galán, responsable de infraestructuras críticas de Iberdrola—, no podemos centrarnos solo en estas infraestructuras críticas, sino en el conjunto de todas las instalaciones estratégicas esenciales para garantizar el suministro eléctrico".

Un ejemplo es el complejo eólico de Valdeporres (Burgos), la instalación eólica más aislada y de alta montaña de Iberdrola en España, expuesta siempre a unas condiciones meteorológicas extremas. Su responsable, Eduardo García Antón, explica que "no ha habido más incidencias de las habituales, y las hemos sobrellevado como tenemos costumbre y como estamos habituados".

En la gigabatería del Tâmega, el proyecto más importante de la compañía en el sector hidroeléctrico a nivel europeo, "desde el primer momento nos hemos guiado por la idea de intentar no parar", afirma su responsable medioambiental, Sara Hoya, quien añade que en el complejo se han implantado todas las medidas de seguridad, "como distanciamiento, hacer varios turnos a la hora de comer, utilizar mascarillas, lavarse las manos, desinfección de áreas comunes, etc."

Nada de esto habría sido posible sin un plan de emergencias previo. Trish Nilsen, directora de preparación para emergencias de Avangrid2 Nota Networkssubholding de Iberdrola en EE. UU.—, comenta que las filiales "ya contaban con unos sólidos planes de continuidad de negocio y respuesta para emergencias", lo que les permite estar preparados ante cualquier contingencia. "Este tipo de planificación nos ha resultado muy útil para abordar esta emergencia", agrega.

Natalia Galán, responsable de infraestructuras críticas de Iberdrola, explica que la legislación actual no contempla amenazas biológicas como a la que nos enfrentamos en este momento. "Pero en Iberdrola —en concreto en Seguridad, donde analizamos muchos escenarios de riesgo— sí las tenemos incluidas y, por tanto, estaban plenamente incorporadas en nuestros procedimientos internos y en los planes de continuidad de los diferentes negocios, por lo que, de alguna manera, teníamos muy clara la hoja de ruta que íbamos a seguir".

LA COMUNICACIÓN CON LOS EMPLEADOS

Otro aspecto importante para el grupo ha sido mantener a sus trabajadores seguros e informados en todo momento. Los CEO de todas las subhodings han mantenido comunicaciones periódicas con sus empleados, y el presidente del grupo, Ignacio Galán, tuvo un encuentro virtual con los trabajadores en España. Por otro lado, los departamentos de RR. HH. están enviando correos periódicamente a sus empleados.

Además, se han creado varias plataformas, como las juntas de empleados de Avangrid2 Nota , en las que los responsables de la compañía responden directamente a preguntas de los empleados, o Neo at home, un foro creado por Neoenergia1 sobre el teletrabajo, que incluye consejos, desahogos y buenas prácticas. También se han implantado acciones periódicas de capacitación y desarrollo, encuentros virtuales, canales de WhatsApp, etc.

"El diálogo es lo que más buscamos estimular", explica Clayton Freire, gerente de comunicación interna y cultura de Neoenergia1 Nota . “Logramos estar cerca de los profesionales en sus hogares y de los que están en el campo en las actividades esenciales”.

LA SOLIDARIDAD

Iberdrola no ha querido dejar atrás a los más vulnerables. Consciente de la enorme necesidad de material sanitario y de prevención para los equipos sanitarios, la compañía se ha volcado en conseguir suministros, trabajando siempre de la mano de las autoridades.

Solo en España, Iberdrola ha gestionado la recepción y envío de más de 80 toneladas de toneladas de materiales sanitarios a hospitales, Policía Nacional, Correos, etc. “Nos han pedido aprovechar nuestra capacidad global de acceso a los suministros de material sanitario a través de nuestra amplia red de proveedores, tanto nacionales como internacionales”, explica Ignacio Ramiro, gestor de compras en Iberdrola.

Ramiro añade que, por la excepcionalidad del momento, se han enfrentado a una situación que "no tiene nada que ver" con las compras habituales, "sobre todo por la urgencia en cerrar todas las operaciones", en un mercado saturado y teniendo que hacer los pagos por adelantado.

En España, los materiales han ido llegando a los aeropuertos de Madrid, la base aérea de Torrejón de Ardoz y al centro logístico de Zaragoza. Todo ello se ha concentrado en el centro de formación de San Agustín del Guadalix (Madrid), que, en palabras de Karina Jaczko, responsable de planificación y gestión de espacios de Iberdrola, "se ha retransformado, hasta cierto punto, en un centro logístico". Jaczko, que estuvo en el macrohospital de Ifema, destaca sobre todo la solidaridad y la organización: "Muchísima colaboración, particulares que llegaban con bolsas de comida, frutas, etc. para donar".

En México, Iberdrola ha duplicado la inversión en material sanitario, hasta los 60 millones de pesos (1,16 millones de euros), para la compra de material sanitario para el sector público, con el fin de proteger al personal médico y atender de forma segura a los pacientes.

Otras ayudas destacables han sido el reparto de comida en comunidades de Río de Janeiro y São Paulo en Brasil o a personas mayores en el Reino Unido, o de menús solidarios en España. En Estados Unidos, Avangrid2 Nota ha asignado dos millones en subvenciones, a lo que hay que sumar el reparto de mascarillas. En Reino Unido, se han facilitado medios de transporte al personal sanitario.

EL LEGADO DE LA CRISIS

Una vez la pandemia parece estar remitiendo en algunas zonas, es hora de preparar la desescalada, para lo que se seguirán guardando todas las medidas de seguridad, como teletrabajo, higiene y distanciamiento social. "La idea es organizar de manera ordenada el retorno a las actividades y oficinas presenciales, priorizando la seguridad y necesidades de los empleados en el nuevo escenario que tendremos, sin afectar al funcionamiento de la empresa", informa Manuel Martínez, líder del comité de recursos de Neoenergia1 Nota .

En cualquier caso, y aunque nuestra forma de vivir y de relacionarnos ya no será como antes, los profesionales de Iberdrola quieren ser optimistas. "Yo sí veo la luz al final del camino. No tengo la más mínima duda", apunta Karina Jaczko.
 

1 Nota Neoenergia, S. A. está participada indirectamente en un 50 % + 1 acción por Iberdrola, S. A

2 Nota Avangrid, Inc. está participada en un 81,5 0% por Iberdrola, S. A.