empresa

La compañía apuesta por el tejido empresarial en todas aquellas zonas donde desarrolla su actividad. Impulsamos a la empresa que se implica en la innovación, la calidad, la transparencia y la generación de empleo.

 Somos la energética del futuro

TeInteresa
  • El talento es un valor diferencial para las empresas en su camino hacia el éxito. Por ello, las compañías dedican cada vez más tiempo y recursos a potenciar su reputación y su propuesta de valor hacia los empleados. El objetivo es captar, atraer y retener el talento, además de aumentar el compromiso. A continuación, repasamos las principales estrategias para fidelizar el capital humano.

    La hiperautomatización, según la consultora Gartner, será una de las tendencias tecnológicas que marcará la próxima década. El concepto, que va más allá de mecanizar las tareas manuales repetitivas que hacen las personas, se refiere a la automatización de cualquier proceso empresarial utilizando una combinación de RPA y otras tecnologías avanzadas como Inteligencia Artificial o Machine Learning.

  • En un mundo digital que evoluciona a gran velocidad, la agilidad y la flexibilidad a la hora de abordar tareas y proyectos es clave para alcanzar el éxito. Pero, ¿cómo conseguirlo? Implementando una forma diferente de organizarse y de trabajar. Ahí entra en escena la cultura agile, que mejora la productividad y fomenta el desarrollo de las organizaciones líquidas.

    El Foro Económico Mundial celebra del 21 al 24 de enero su 50.ª reunión anual. El encuentro —conocido como Foro de Davos por el lugar en el que se realiza, la pequeña localidad suiza de Davos-Klosters— congregará a los principales líderes empresariales, gubernamentales y de la sociedad civil para debatir sobre los problemas mundiales actuales y buscar soluciones a estos desafíos. El grupo Iberdrola, miembro del Foro, participará un año más en el evento, que definió la agenda global de cara a 2020.

  • La revolución digital y la necesidad de luchar contra el cambio climático, junto a la reciente pandemia de COVID-19, han puesto el debate de la reindustrialización sobre la mesa. Una nueva industrialización que no pasa por modelos anacrónicos, sino por aquellos que apuesten por la digitalización y la sostenibilidad.

    Según datos de Oxford Economics, el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) puede impactar en industrias que representan 62 % del PIB en los países del G20. Entre ellas, algunas como la manufactura, la energía o la alimentación. La aplicación del IoT en el sector promete convertirse en el mayor impulsor de la productividad y la innovación en la próxima década.