I+D+i

La innovación es una de las principales herramientas para garantizar la sostenibilidad, eficiencia y competitividad de cualquier compañía. En nuestro caso, el continuo compromiso con la innovación nos ha llevado a ser la utility española más innovadora y la tercera de Europa, según la clasificación de la Comisión Europea.

TeInteresa
  • El grupo Iberdrola es hoy una de las primeras utilities del mundo por capitalización bursátil y líder en renovables. La innovación juega un papel clave en nuestro objetivo de consolidarnos como la energética del futuro, y así lo demostramos con la celebración del Innoday 2018.

    El grupo Iberdrola ha puesto en marcha un proyecto piloto basado en el uso del blockchain para garantizar en tiempo real que la energía que se suministra y consume es 100% renovable. Gracias a esta tecnología, la compañía ha conseguido unir las plantas donde se produce la electricidad con los puntos de consumo y trazar así su origen, lo que incrementa la transparencia y, en última instancia, favorece el uso de la energía renovable.

  • MeteoFlow es un sistema integrado para la predicción de las variables meteorológicas a medio y largo plazo en cualquier tipo de instalación renovable. Desarrollado íntegramente por Iberdrola Renovables, durante este 2019 celebra su decimoquinto aniversario y ya tiene claro su nuevo objetivo: predecir las condiciones marítimas. Te descubrimos este sistema de predicción al detalle con la ayuda de Pilar Orellana, la responsable de seguimiento de resultados del proyecto.

    El mundo necesita invertir 90 billones de dólares en infraestructuras sostenibles de aquí a 2030, según estimaciones de The New Climate Economy. Estas inversiones son imprescindibles tanto para renovar los viejos equipamientos de los países desarrollados y alinearlos a la lucha contra el cambio climático, como para apuntalar un crecimiento económico verde en los mercados emergentes y los países en vías de desarrollo.

  • La lucha contra el cambio climático es uno de los principales retos a los que se enfrenta el planeta. Para minimizar su impacto negativo, el objetivo es alcanzar una economía climáticamente neutra en el año 2050. La transición hacia ese modelo implicará cambios estructurales con un fuerte impacto sobre determinadas regiones, áreas y colectivos. Para no dejar a nadie atrás, dicha transición debe ser justa.

    La creciente masificación de las grandes ciudades supone un serio reto para la movilidad sostenible. Gracias a la revolución digital, herramientas como el big data y conceptos como el carsharing son vitales para crear ciudades inteligentes con sistemas de movilidad de alto rendimiento. A continuación, abordamos cuáles serán las claves de la movilidad del futuro, las tendencias que revolucionarán cómo nos desplazamos y el impacto que tendrá en todo ello la crisis del coronavirus.