I+D+i

La innovación es una de las principales herramientas para garantizar la sostenibilidad, eficiencia y competitividad de cualquier compañía. En nuestro caso, el continuo compromiso con la innovación nos ha llevado a ser la utility española más innovadora y la tercera de Europa, según la clasificación de la Comisión Europea.

TeInteresa
  • Los aerogeneradores, los motores o las grúas ya son capaces de comprenderse a sí mismos y de conversar en lenguaje natural con los ingenieros. No es ciencia ficción, son los gemelos digitales, una tecnología disruptiva que será vital en el auge y desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial.

    Cuando escuchamos hablar de una sociedad conectada, de las miles de posibilidades que brindarán las nuevas tecnologías o de cómo viviremos en las ciudades inteligentes, pensamos en una constelación de dispositivos ultrarrápidos. Pero para que esta visión se haga realidad, se necesita una infraestructura que lo soporte y ahí es donde entra el 5G.

  • ¿Qué convierte a un país en una referencia en innovación (I+D)? La compañía Bloomberg creó el Índice Global de Innovación para establecer una clasificación con los países más innovadores del mundo. El Índice valora cuestiones como el registro de patentes, la inversión en educación o la productividad. Conoce qué diez países lideran este ranking.

    La arquitectura sostenible fomenta la eficiencia energética de los edificios para que no generen un gasto innecesario de energía, aprovechen los recursos de su entorno para el funcionamiento de sus sistemas y no tengan ningún impacto negativo en el medio ambiente.

  • La prestigiosa London School of Economics estima que en 2050 casi el 70% del mundo vivirá en las ciudades. Hasta entonces nos quedan muchos desafíos por superar para convertirlas en lugares más sostenibles, inclusivos y habitables, tal y como reclama la Nueva Agenda Urbana de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

    De acuerdo con la primera lista de la revista Fortune publicada en 1955, 429 de las 500 compañías más importantes del mundo ya no existen. En una sociedad tan volátil como la actual, en la que la revolución digital está cambiando la forma en que consumimos, nos comunicamos y nos informamos, las empresas, al igual que las especies, están obligadas a adaptarse para sobrevivir.