sociedad

Contribuimos en el progreso de la sociedad a través de ayudas, iniciativas y programas solidarios que fomentan la igualdad, la formación y el desarrollo de las comunidades.

TeInteresa
  • Las energías renovables han abierto una nueva forma de consumir energía eléctrica. Un ejemplo es el autoconsumo eléctrico. Su auge en los últimos tiempos se debe a que la instalación de las tecnologías que lo hacen posible son cada vez más asequibles y a que los trámites administrativos también son menores. Descubre una forma de ahorrar en tu factura eléctrica al tiempo que luchas contra el cambio climático.

    El cambio climático es el gran problema medioambiental al que se enfrentará la humanidad durante la próxima década, pero no es el único. A continuación, repasaremos algunos de ellos —desde la escasez de agua a la pérdida de la biodiversidad o la gestión de los residuos— y abordaremos cuáles son los desafíos que tenemos por delante.

  • Durante la celebración de la COP25 en Madrid el instituto Germanwatch presentó los resultados del Índice de Riesgo Climático (IRC) Global 2020. Según este análisis, basado en los impactos de los eventos climáticos extremos y las pérdidas socioeconómicas que provocan, Japón, Filipinas y Alemania son los lugares más afectados por el cambio climático en la actualidad.

    La compra a granel ha resurgido para frenar el despilfarro de alimentos y la invasión de envases de plástico en la naturaleza. Este tipo de comercio, habitual hasta hace unas décadas, permite adquirir comestibles y bienes domésticos al peso y sin embalajes, y se ha convertido en uno de los pilares del movimiento global Residuo Cero.

  • El cambio climático no solo es una seria amenaza para el planeta y las personas, también lo es para la economía mundial. Se trata de un problema que requiere de la colaboración entre el sector público y el privado para cambiar el modelo productivo hacia otro que garantice e impulse el desarrollo y el crecimiento económico sostenible.

    Partículas invisibles que combaten las células cancerígenas, microprocesadores más rápidos que consumen menos energía, baterías diez veces más duraderas o placas solares que rinden el doble. Estas son solo algunas de las muchas aplicaciones de la nanotecnología, una disciplina con todos los ingredientes para convertirse en una nueva revolución industrial.