sociedad

Contribuimos en el progreso de la sociedad a través de ayudas, iniciativas y programas solidarios que fomentan la igualdad, la formación y el desarrollo de las comunidades.

TeInteresa
  • Las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) ofrecen numerosas ventajas: mayor acceso a la información, reducción de costes en el sector laboral, mayor conectividad entre las personas, etc. Pero la digitalización no se está dando por igual en todo el mundo y es que, también en esto, existe un desequilibrio y recibe el nombre de brecha digital.

    La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara: "La salud mental es parte integral de la salud, tanto que sin ella no hay salud". La pandemia de COVID-19 también ha puesto a prueba nuestro bienestar psicológico y para preservarlo solo hay un camino: cuidar nuestra higiene mental. A continuación, explicamos cómo ayuda a prevenir conductas negativas, a alcanzar el equilibrio emocional y a mejorar nuestra calidad de vida.

  • La pandemia de COVID-19 ha dejado millones de contagios y cientos de miles de fallecidos, además de mantener confinada a la mayoría de la población mundial, pero también ha reducido considerablemente las emisiones diarias de CO2 —un 17 %, según un informe publicado por la revista Nature Climate Change—. La duda que surge ahora es si una vez superada la crisis se mantendrán los compromisos en la lucha contra el cambio climático, y todo parece indicar que sí.

    Al menos 165 millones de partículas de plástico flotan habitualmente en el estuario del puerto de Nueva York y Nueva Jersey, según un estudio reciente de los guardacostas del área que comparten ambos estados. Una de las iniciativas pioneras en combatir el plástico en las aguas marinas de la zona es Plastic Free Waters Partnership, que une a organizaciones del sector educativo y público, ONG y compañías privadas con un objetivo común: erradicar los residuos plásticos de sus aguas.

  • La pandemia de COVID-19 ha azotado la economía mundial y ha obligado a tomar medidas a corto plazo destinadas a dotar de liquidez a los mercados, apoyar coberturas de desempleo o reforzar los recursos de los sistemas sanitarios. Los trabajos para desarrollar programas de recuperación económica a medio y largo plazo están arrancando en todo el mundo, y cada vez más gobiernos, organismos y empresas apuestan por una recuperación verde.

    La disponibilidad de los alimentos, el acceso de las personas a ellos y un consumo nutricionalmente adecuado son los tres pilares sobre los que se asienta el concepto de seguridad alimentaria. El cambio climático, la escasez de recursos hídricos o la degradación de los suelos son algunas de las amenazas que la ponen en peligro a nivel mundial, a la que hay que sumar ahora los efectos socio-económicos de la pandemia de COVID-19.