sostenibilidad medioambiental

Iberdrola es un referente internacional en sostenibilidad medioambiental. Impulsamos los modelos de negocio sostenibles, procurando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

 Apostamos por un modelo de negocio energético sostenible

TeInteresa
  • Desde el Acuerdo de París hay un término que resuena en todas las conversaciones relativas al cambio climático: mitigación. El objetivo es reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, y una de las medidas para conseguirlo es aumentar la presencia de los sumideros de carbono en la Tierra.

    El cambio climático afecta a la seguridad humana y a la estabilidad de ciertas zonas del planeta. La búsqueda de la relación entre el cambio climático y la aparición de conflictos ha despertado el interés de la comunidad científica en los últimos años, siendo muchos los estudios que se publican al respecto.

  • Ciencia y aventura son, en muchas ocasiones, compañeros de viaje. Begoña Jiménez ha llegado hasta la Antártida persiguiendo el rastro de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP). Es una de las científicas de 'Sentinel', un proyecto para medir su acumulación y persistencia en el medio ambiente ya que estas sustancias pueden afectar a los seres vivos.

    Practicar senderismo u otros deportes de aventura como rafting o escalada en ecosistemas naturales es cada vez más frecuente. Ya sea en la montaña, en parques naturales o en playas vírgenes, a la hora de ponernos en marcha y practicar deporte en el medio natural debemos tener en cuenta el impacto ambiental que causamos.

  • La acción del hombre está provocando un aumento de la temperatura global —desde 1977 todos los meses han sido más cálidos que la media del siglo XX salvo uno (Global Climate Report, NOAA, 2018)—, por el cual el efecto invernadero ha pasado de ser nuestro gran aliado a ser un riesgo para nuestra supervivencia.

    La arena es, después del agua, el recurso natural más demandado. Es un componente imprescindible para la fabricación de aparatos electrónicos, o de vidrio, y también se utiliza masivamente en la construcción. El rápido crecimiento de la población y el desarrollo masivo de las ciudades han convertido a este material en un bien escaso y, en torno a su comercialización, ha surgido un negocio muy lucrativo. El robo de arena es una amenaza real para el medio ambiente.