sostenibilidad medioambiental

Iberdrola es un referente internacional en sostenibilidad medioambiental. Impulsamos los modelos de negocio sostenibles, procurando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

 Apostamos por un modelo de negocio energético sostenible

TeInteresa
  • Iberdrola apuesta por completar el proceso de cierre de todas sus centrales de carbón —la fuente de energía que representa, actualmente, solo el 1,8% de la capacidad total del grupo— y ratifica, así, su firme compromiso con el medio ambiente.

    Greta Thunberg es el icono de la lucha de los jóvenes contra el cambio climático. Y no está sola. Miles de chicos y chicas de todo el mundo preocupados por su futuro se han sumado a Fridays For Future, una iniciativa que les reúne todos los viernes con el objetivo de concienciar sobre este problema global.

  • Este sistema pionero de mitigación del ruido ayuda a proteger a las marsopas, un pequeño cetáceo en peligro de extinción, durante las obras de construcción del parque eólico marino de Wikinger.

    Este proyecto, liderado por Iberdrola y aprobado por la Comisión Europea, surgió para demostrar la viabilidad de la captura del CO2 procedente de la combustión del gas natural para reducir el 'macrofouling', el proceso de ensuciamiento que se produce en los circuitos de refrigeración de las centrales de ciclo combinado.

  • El plástico es dañino para el medio ambiente porque no se degrada: una botella de PET puede tardar más de cinco siglos en descomponerse. Pero, ¿y si se pudiera convertir esa característica nociva en una ventaja? Bajo esa premisa investigadores de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, han creado un material termoplástico 100% reciclado y reciclable que tiene múltiples usos en construcción. El material se utilizó para construir el puente de plástico reciclado más largo del mundo en el condado de Peeblesshire, en el Escocia.

    En 2019, las principales autovías y corredores de España, así como los espacios de acceso público de las principales ciudades de la geografía española, contarán con una estación de recarga rápida al menos cada 100 km. Así, será posible viajar por todo el país con autonomía.