sostenibilidad medioambiental

Iberdrola es un referente internacional en sostenibilidad medioambiental. Impulsamos los modelos de negocio sostenibles, procurando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

 Apostamos por un modelo de negocio energético sostenible

TeInteresa
  • El grupo Iberdrola tiene plenamente integrada la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas dentro de su estrategia. Por eso, todos sus proyectos de nuevas instalaciones cuentan con un exhaustivo plan medioambiental con el objetivo de minimizar su afección a la flora y la fauna. Así se refleja en el Informe de Biodiversidad 2018-2019, en el que se muestran las acciones concretas llevadas a cabo por la compañía para proteger y conservar la biodiversidad en algunos de sus proyectos más destacados.

    El grupo Iberdrola ha acuñado el término dividendo social para expresar su objetivo de creación de valor sostenible para sus Grupos de interés mediante el desarrollo de todas sus actividades. Te acercamos nuestros logros más significativos al cierre del Ejercicio 2018.

  • Este sistema pionero de mitigación del ruido ayuda a proteger a las marsopas, un pequeño cetáceo en peligro de extinción, durante las obras de construcción del parque eólico marino de Wikinger.

    Los océanos y los bosques son los responsables de que nuestro planeta sea habitable. Sin embargo, el 40% de los océanos del mundo se ven gravemente afectados por nuestra actividad y cada año 13 millones de hectáreas son deforestadas. El respeto por la biodiversidad de todos los ecosistemas es fundamental para nuestra propia supervivencia.

  • El cambio climático produce un impacto negativo en el medio ambiente, la economía y la salud de las personas, y ya es considerado como uno de los más importantes desafíos a los que debe hacer frente la humanidad en el siglo XXI. Desde el grupo Iberdrola contribuimos activa y decididamente a un futuro sostenible y bajo en carbono para luchar contra este fenómeno global.

    Las ciudades son el cimiento de la cultura, la ciencia y el desarrollo social. En 2015, cerca de 4.000 millones de personas vivían en ciudades y se prevé que ese número aumente hasta unos 5.000 millones en 2030. Necesitamos mejorar la planificación y la gestión urbanas para que estos espacios sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. El uso eficiente de los recursos y la energía es un requerimiento básico para avanzar en este objetivo.