sostenibilidad medioambiental

Iberdrola es un referente internacional en sostenibilidad medioambiental. Impulsamos los modelos de negocio sostenibles, procurando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

 Apostamos por un modelo de negocio energético sostenible

TeInteresa
  • Europa prohibirá en 2021 la venta en su territorio de plásticos de un solo uso como pajitas, cubiertos o bastoncillos. Esta y otras medidas similares se están expandiendo por todo el planeta para revertir una situación que acumula casi 90.000 toneladas de basura solo en el océano Pacífico.

    Gracias al importante grado de alineamiento de nuestra estrategia con los objetivos del histórico Acuerdo de París y a la documentación facilitada por la compañía, Iberdrola es una de las seis empresas seleccionadas por Naciones Unidas para participar en los grupos del Diálogo de Talanoa en Bonn.

  • Iberdrola apuesta por completar el proceso de cierre de todas sus centrales de carbón —la fuente de energía que representa, actualmente, solo el 1,8% de la capacidad total del grupo— y ratifica, así, su firme compromiso con el medio ambiente.

    El diario El País ha publicado hoy, 19 de enero de 2018, un artículo de opinión del presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en el que defiende la necesidad de avanzar hacia un modelo sostenible, seguro y competitivo que sustituya la producción con fuentes contaminantes por energías limpias e intensifique la electrificación de la economía mundial porque "es la única solución capaz de conciliar la satisfacción del fuerte crecimiento de la demanda energética con el cumplimiento de los objetivos climáticos globales".

  • Este sistema pionero de mitigación del ruido ayuda a proteger a las marsopas, un pequeño cetáceo en peligro de extinción, durante las obras de construcción del parque eólico marino de Wikinger.

    Las ciudades son el cimiento de la cultura, la ciencia y el desarrollo social. En 2015, cerca de 4.000 millones de personas vivían en ciudades y se prevé que ese número aumente hasta unos 5.000 millones en 2030. Necesitamos mejorar la planificación y la gestión urbanas para que estos espacios sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. El uso eficiente de los recursos y la energía es un requerimiento básico para avanzar en este objetivo.