sostenibilidad medioambiental

Iberdrola es un referente internacional en sostenibilidad medioambiental. Impulsamos los modelos de negocio sostenibles, procurando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

 Apostamos por un modelo de negocio energético sostenible

TeInteresa
  • No figuran en los mapas, pero en nuestros océanos existen cinco islas de plástico flotante que amenazan con erradicar buena parte de la vida marina y contribuyen al cambio climático. Algunas de estas manchas de basura —como la del Pacífico Norte— tienen un tamaño equivalente a Francia, España y Alemania juntas.

    Su sobrenombre, el séptimo continente, ya lo dice todo y no es para menos. La isla de basura que flota en el Pacífico triplica el tamaño de Francia y es el mayor vertedero oceánico del mundo con 1,8 billones de trozos de plástico flotante que matan, cada año, a miles de animales marinos entre California y Hawái.

  • La arquitectura sostenible fomenta la eficiencia energética de los edificios para que no generen un gasto innecesario de energía, aprovechen los recursos de su entorno para el funcionamiento de sus sistemas y no tengan ningún impacto negativo en el medio ambiente.

    La educación ambiental para niños debe comenzar en la escuela. El destino del planeta está en sus manos y es importante que desde pequeños aprendan a racionalizar los recursos y a aportar su granito de arena en la lucha contra el cambio climático. En este difícil examen se juegan un mundo mejor, más sostenible y habitable.

  • Las ecoaldeas son pequeñas comunidades autosuficientes que viven por y para el medio natural. Existen unas 10.000 en todo el mundo, se desarrollan sobre todo en áreas rurales y sus habitantes construyen sociedades basadas en la cooperación, el autoconsumo, las energías renovables y los materiales ecológicos. Conoce cómo funcionan...

    Las ciudades son el cimiento de la cultura, la ciencia y el desarrollo social. En 2015, cerca de 4.000 millones de personas vivían en ciudades y se prevé que ese número aumente hasta unos 5.000 millones en 2030. Necesitamos mejorar la planificación y la gestión urbanas para que estos espacios sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. El uso eficiente de los recursos y la energía es un requerimiento básico para avanzar en este objetivo.