talento digital

La evolución de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) ha impulsado el desarrollo de un tipo de talento asociado a la digitalización y esas capacidades son cada vez más demandadas. Te presentamos las últimas tendencias.

TeInteresa
  • Hasta hace muy poco, el arte era una capacidad inherente al ser humano y, por tanto, inaccesible para las máquinas. La aparición y evolución de la Inteligencia Artificial obliga a replantearse si aquello de pintar, componer o escribir sigue siendo patrimonio exclusivo de la humanidad. El debate está abierto.

    La innovación es uno de los mantras del siglo XXI y la formación debe sumarse a esta (r)evolución para estar a la altura de lo que un mundo hiperactivo e hiperconectado demanda. Para afrontar todos estos retos, la tecnología se presenta como un aliado imprescindible para impulsar una educación disruptiva que reenfoque el aprendizaje.

  • En un par de décadas —puede que menos—, los robots harán muchos de los trabajos que ahora desempeñan los humanos. Pero antes de hacer saltar las alarmas, escuchemos a los expertos. Ellos apuntan que en esta carrera hombre-máquina, el ser humano cuenta con una ventaja competitiva: la inteligencia emocional.

    Encontrar nuevas oportunidades laborales, contactar con colaboradores, presentar tu proyecto personal o conocer a potenciales clientes. En un mundo dominado por la tecnología, el networking en su versión online se ha convertido en una ventaja competitiva. Pese a ello, conviene no minusvalorar el valor de un cara a cara.

  • La marca personal son todas aquellas características que nos definen y diferencian de los demás como profesionales. Para crearla, afianzarla y promocionarla pocas cosas hay tan efectivas hoy en día como las redes sociales. Estas herramientas pueden ser el altavoz de nuestra marca personal y darle el impulso definitivo.

    Muchos padres recelan de las videoconsolas y no quieren verlas en casa por miedo a que perjudiquen el rendimiento escolar de sus hijos. Sin embargo, los beneficios de los videojuegos incluyen el desarrollo de habilidades como la atención, la creatividad, la memoria, los idiomas y el trabajo en equipo.