talento

TeInteresa
  • Las fake news, surgidas al albor de las nuevas tecnologías y de las redes sociales —que amplifican su impacto— están, desafortunadamente, de moda. La mejor manera de hacer frente a los argumentos falaces es desarrollar el pensamiento crítico para analizar lo que leemos, escuchamos o vemos antes de darlo como verdadero.

  • La brevedad y el impacto inmediato son valores cada vez más apreciados en la comunicación por la influencia de las redes sociales y, por qué no decirlo, del ajetreo diario. El elevator pitch permite, en lo que dura un viaje de ascensor, plantar en el interlocutor la semilla de una idea como primer paso para alcanzar el éxito.

    El número de usuarios de telefonía móvil supera ya, según datos ofrecidos por la GSMA —organización de operadores y compañías móviles—, los 5.000 millones en todo el mundo. Y subiendo. Por esa razón, un sector como el de la educación y la formación no puede cerrar los ojos a esta realidad. La respuesta es el mobile learning, que convierte a estos dispositivos en un aliado a la hora de enseñar.

  • La innovación es uno de los mantras del siglo XXI y la formación debe sumarse a esta (r)evolución para estar a la altura de lo que un mundo hiperactivo e hiperconectado demanda. Para afrontar todos estos retos, la tecnología se presenta como un aliado imprescindible para impulsar una educación disruptiva que reenfoque el aprendizaje.

    El tiempo es oro y en pleno 2020 aún más. Internet y las nuevas tecnologías han traído la inmediatez, provocando que, en ocasiones, la gestión del día a día y el establecimiento de prioridades se conviertan en una ardua tarea. A continuación repasaremos algunas técnicas para mejorar la productividad. ¡Toma nota!