MUSEOS, ARTE Y SOSTENIBILIDAD

¿Cómo conservar el patrimonio respetando el medio ambiente?

#sostenibilidad medioambiental #arte #ocio

Hasta ahora, las estrictas condiciones de conservación que requieren sus colecciones habían impedido que los museos pudieran adecuarse a las necesidades del desarrollo sostenible. Sin embargo, en los últimos años, la Academia de las Ciencias de California, el Museo del Mañana de Río de Janeiro o el Museo del Prado de Madrid han demostrado que es posible armonizar el exigente gasto energético de un museo con el respeto al medio ambiente.

¿QUÉ SON LOS MUSEOS SOSTENIBLES?

Una temperatura de entre 20 y 22 grados, humedad relativa de entre el 40 y el 45% y un máximo de 150 luxes de iluminación. Estas son las condiciones recomendadas para conservar cuadros en una pinacoteca. Otro tipo de museos, como los arqueológicos, deben aclimatar sus salas con diferentes valores para conservar materiales como pieles, metales o huesos.

Los museos, obligados a mantener estrictas condiciones de conservación que históricamente han ignorado la eficiencia energética, están transformando sus prácticas y sus estructuras para alinearse con el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático. Los museos sostenibles del siglo XXI son energéticamente eficientes, están gestionados de modo sostenible y conciencian al público sobre temas medioambientales.

ARQUITECTURA 'ECO' Y CONCIENCIACIÓN

En el ámbito de los museos, uno de los ejemplos de arquitectura sostenible más espectaculares lo encontramos en la Academia de las Ciencias de California (Estados Unidos). Integrado de manera natural en el paisaje, este centro cuenta con un techo de 10.000 metros cuadrados recubierto por plantas autóctonas que actúa como aislante térmico, reduciendo las necesidades energéticas del edificio al tiempo que absorbe 13 millones de litros de agua al año, la mayoría de los cuales se destinan a usos del museo.

En la reconstrucción de este centro se reutilizó el 90% de los materiales de la antigua academia, consume un 30% de electricidad menos que cualquier edificio de su tamaño y sus 60.000 celdas fotovoltaicas generan el 10% de sus necesidades energéticas. La Academia de las Ciencias de California ha recibido la prestigiosa certificación LEED platino (Leadership in Energy and Environmental Design, por sus siglas en inglés) otorgada por el Green Building Council a los edificios más sostenibles.

En los últimos años también se han creado otros centros sostenibles, como el futurista Museo del Mañana de Río de Janeiro (Brasil). Inaugurado en 2015, este centro consume un 40% menos de energía que un edificio convencional y su sistema de enfriamiento utiliza agua de la cercana bahía de Guanabara. Basado en la idea de que el futuro empieza hoy, el objetivo del Museo del Mañana es concienciar al público sobre la sostenibilidad como única vía de futuro a través de experiencias de inmersión, audiovisuales y juegos interactivos.

En Europa contamos también con museos destinados a concienciar sobre el medio ambiente como el Museo del Océano de Biarritz (Francia), pensado como un viaje interactivo al fondo de los océanos del mundo. Otro de los centros más reconocidos a nivel mundial por su labor de concienciación es el Biomuseo de Panamá, cuyo fin es educar sobre la importancia natural y cultural del istmo de Panamá, así como destacar la apuesta del país por la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad.

REHABILITACIÓN SOSTENIBLE

Pero no siempre es posible construir un museo desde cero o someterlo a una intensa reforma. Sin ir más lejos, España cuenta con museos de imponderable valor histórico que deben ser conservados periódicamente. Aquí entra en juego la rehabilitación sostenible.

Según los expertos, para que un proceso de rehabilitación sea sostenible, sus responsables deben seguir unas pautas a lo largo de sus distintas fases:

  • Gestionar responsablemente los residuos generados en el vaciado y demolición.
  • Optimizar el uso de materiales para que causen el menor impacto al medio ambiente.
  • Mejorar el aislamiento para reducir el consumo energético.
  • Realizar un mantenimiento sostenible una vez la obra esté concluida.

Iberdrola, a través de su fundación en España, patrocina la instalación de un nuevo sistema de iluminación con tecnología LED en el Museo del Prado. Esta solución permitirá un ahorro anual de energía del 75% y evitará la emisión de 320 toneladas de CO2 cada año. El Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México (MUNAL) está llevando a cabo una renovación similar gracias a Iberdrola México.

Conoce más ejemplos y características de museos sostenibles

Entre las rehabilitaciones sostenibles llevadas a cabo en museos en los últimos años, se encuentran:

  • El Museo Hermitage de Ámsterdam (Países Bajos): levantado en 1683, este centro ha conseguido reducir su consumo energético mejorando su aislamiento y creando sistemas de climatización más eficientes y originales, entre ellos, compartir los excedentes de calor y frío con el Jardín Botánico.
  • El recinto modernista de Sant Pau, en Barcelona (España): la actuación realizada sobre este centro en 2009 mejoró su aislamiento respetando sus materiales originales. Asimismo, cuenta con una instalación geotérmica que aprovecha la temperatura de las capas inferiores de la tierra para calentar o enfriar un circuito cerrado de agua.

Ocultar información

GESTIÓN RESPONSABLE Y ARTE SOSTENIBLE

Pero no solo se trata de mejorar su eficiencia energética. Para que un museo sea considerado sostenible también debe ser gestionado de manera responsable. Su compromiso con el medio ambiente debe estar presente en todos sus ámbitos, desde las decisiones de la directiva hasta la composición de la colección, pasando por normas de comportamiento de sus empleados.

Seis claves para la gestión sostenible de un museo.#RRSSSeis claves para la gestión sostenible de un museo.

¿Cómo lograr una gestión responsable?

De acuerdo a las mejores prácticas, un museo sostenible debe enfocar sus esfuerzos a:

  • Reducir al máximo su consumo energético.
  • Fomentar medidas de reciclaje y de reutilización de los materiales.
  • Implantar sistemas de gestión ambiental.
  • Ser un espacio de producción cultural sostenible, exponiendo el trabajo de artistas conscientes del impacto que genera su obra a nivel social y medioambiental.
  • Concienciar al público sobre la sostenibilidad medioambiental, económica y social a través de exposiciones e iniciativas.
  • Fomentar el comercio justo en sus espacios comerciales.

Ocultar información

La construcción y rehabilitación sostenible de edificios catalogados como Bien de Interés Cultural es un reto apasionante. Es el mejor modo de cuidar el patrimonio y los recursos para las generaciones futuras y contribuye a la labor de concienciación sobre la protección del medio ambiente.
 

 Ocho pasos hacia la construcción sostenible

 Descubre los templos del arte del siglo XXI