PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD MARINA

¿Para qué sirven las cortinas de burbujas?

Este sistema pionero de mitigación del ruido ayuda a proteger a las marsopas, un pequeño cetáceo en peligro de extinción, durante las obras de construcción del parque eólico marino de Wikinger.

Las marsopas son pequeños cetáceos muy parecidos a los delfines que viven cerca de las costas del hemisferio norte. Pese a medir apenas metro y medio, mucho menos que otros mamíferos marinos que pueblan los océanos, desempeñan un papel clave en el equilibrio de los ecosistemas litorales. Sin embargo, y debido a su captura accidental en las redes de pesca, en el Báltico tan solo se contabilizan unos 600 ejemplares.

En estas aguas, donde la compañía está construyendo el parque eólico marino de Wikinger para abastecer de energía a 350.000 hogares alemanes, las marsopas figuran en la lista roja de especies en peligro de extinción. Para evitar que los cetáceos supervivientes se vean afectados por el ruido de las obras, Iberdrola ha desplegado un sistema pionero de mitigación del impacto acústico.

La fase más compleja por la generación de ruido es la fijación al suelo marino de los jackets, las cimentaciones que permiten a los aerogeneradores levantarse por encima del mar. Esta instalación requiere el uso de un martillo hidráulico, lo que produce un intenso alboroto que se propaga a largas distancias bajo las aguas y puede perjudicar a la orientación de los cetáceos.

Dentro de su compromiso con la conservación de la biodiversidad y la protección de los ecosistemas, Iberdrola ha destinado 40 millones de euros al despliegue de una cortina de burbujas impulsadas por compresores que atenúan el ruido alrededor de las cimentaciones.

Parque eólico marino de Wikinger.Parque eólico marino de Wikinger.

El sistema consiste en dos círculos de tuberías con microperforaciones conectadas a un barco lleno de compresores que bombean aire dentro de ellas. A través de los agujeros, el aire emitido sale hacia la superficie creando la cortina de burbujas.

La protección de estos pequeños cetáceos ha sido uno de los grandes retos de la construcción del parque eólico marino.