ODS 8 Y 10: TRABAJO DIGNO

Hacia un trabajo digno y sostenible que acabe con las desigualdades

#empleo #acción social #ODS

Más de 700 millones de trabajadores viven en situación de pobreza en todo el mundo (OIT, 2017), al tiempo que las disparidades entre géneros se agravan cada vez más. Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente.

Hoy en día tener un trabajo no es sinónimo de riqueza. Ni siquiera de vivir en unas condiciones dignas. Es una de las conclusiones a las que ha llegado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2018. La institución remarca que en 2017 unos 300 millones de trabajadores de países emergentes y en vías de desarrollo vivieron en condiciones de pobreza extrema: no ingresaron ni 1,90 dólares al día.

Esa cifra se incrementa hasta los 730,2 millones si se añaden los trabajadores clasificados por la organización como moderadamente pobres, es decir, aquellos que viven con menos de 3,10 dólares al día. La OIT cifra en 712,6 millones las personas que vivirán en situación de pobreza laboral en los países emergentes y en vías de desarrollo durante este 2018 y en 1.409 millones las que tendrán empleos vulnerables, una situación que dificulta la consecución del primer Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU, que tiene por fin acabar con la pobreza.

Hacer frente a la situación actual y revertir estos datos se ha convertido en un objetivo primordial en el ámbito internacional. Por este motivo, garantizar el trabajo decente, inclusivo y sostenible, así como la reducción de las desigualdades se han convertido en el octavo y décimo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, aprobados en septiembre de 2015 como parte de la Agenda 2030.

Claves para entender las desigualdades en el mundo.#RRSSClaves para entender las desigualdades en el mundo.

 VER INFOGRAFÍA: Claves para entender las desigualdades en el mundo [PDF]

IBERDROLA, COMPROMETIDA CON EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL

El grupo Iberdrola se compromete con la creación de trabajo de calidad y el crecimiento económico en todos los países en los que desarrolla su actividad. La compañía es un claro motor de riqueza y de desarrollo económico y social: crea empleo estable y de calidad y, por cada euro de beneficio que obtiene, genera 10 euros en el PIB de los países en los que está presente (Informe integrado, febrero 2018).

En concreto, a cierre del Ejercicio 2017, Iberdrola creó 400.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos en todo el mundo. Además, produjo un total de 7.111 millones de euros de contribución fiscal y generó 8.648 millones de euros en volumen de compras.

¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LOS OBJETIVOS TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO Y REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES DE LA ONU?

Crecimiento económico y trabajo decente van de la mano. Según apunta la OIT en el estudio Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2018, el crecimiento potencial mundial tiene gran relevancia en la capacidad de la economía mundial para reducir los déficits de trabajo decente a medio plazo. Sobre todo, en la cantidad y calidad de los puestos de trabajo y en su distribución entre los países.

Por otro lado, la misma institución denuncia que las disparidades entre los géneros en cuanto al acceso a las oportunidades laborales todavía persisten. Situación que, por tanto, los países miembros que rubricaron la Agenda 2030 pretenden erradicar, materializada en el ODS 10.

METAS DE LOS OCTAVO Y DÉCIMO OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Los objetivos fijados para el año 2030 son:

  • Lograr el empleo productivo y pleno, y el trabajo decente para todos, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.
  • Erradicar el trabajo forzoso e infantil y proteger los derechos laborales.
  • Adoptar políticas fiscales, salariales y de protección social y lograr progresivamente una mayor igualdad.
  • Potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión, situación económica u otra condición.
  • Mejorar la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente.
  • Asegurar una mayor representación de los países en vías de desarrollo en las decisiones adoptadas por las instituciones económicas y financieras internacionales.