COMPETENCIAS DIGITALES

Competencias digitales: ¿estamos preparados para la digitalización del empleo?

#empleo #internet #informática

El mercado laboral demanda competencias digitales, esto es, trabajadores que dominen, además de otros idiomas o su especialidad académica, las herramientas esenciales para desenvolverse con fluidez en la era tecnológica. Hablamos de conocimientos sobre dispositivos electrónicos, redes, seguridad cibernética, sistemas de comunicación o análisis de datos, entre otros.

NUEVOS PROFESIONALES DIGITALES

La ofimática como extra imprescindible del currículum ya es historia. La revolución tecnológica está creando nuevas profesiones y los trabajadores necesitan competencias digitales para no quedarse atrás. El Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop) estima que en un futuro cercano el 90% de las vacantes en Europa requerirá de algún tipo de conocimiento digital.

El último informe de la Comisión Europea, International Digital Economy and Society Index (I-DESI 2018), señala que el 80,5% de los australianos, el 80,2% de los islandeses y el 79,3% de los neozelandeses cuentan con competencias digitales. Esto los convierte en los tres países más desarrollados del mundo en este ámbito, seguidos de Corea del Sur con un 75,6%. A la cola se sitúan China, con un 40,5%, y Brasil, con un 39,2%. En este ranking, Estados Unidos alcanza el 56% y la Unión Europea el 58% de ciudadanos con competencias digitales.

COMPETENCIAS DIGITALES MÁS DEMANDADAS

Competencias digitales más demandadas.#RRSSCompetencias digitales más demandadas.

 VER INFOGRAFÍA: Competencias digitales más demandadas [PDF]

Descubre cuáles son las competencias digitales que más valoran las empresas
 

¿QUÉ COMPETENCIAS DIGITALES VALORAN MÁS LAS EMPRESAS?

  • Ciberseguridad: aunque la seguridad informática es un campo complejo deberíamos contar, al menos, con nociones básicas.
  • Atención al cliente: las empresas valoran el dominio de herramientas de asistencia a terceros como los CRM o las redes sociales.
  • Marketing: saber vender y gestionar los contenidos de un blog es otra de las competencias digitales más valoradas.
  • Redes sociales: no basta con subir fotos y postear. Deberíamos aprender cómo se construye una estrategia en Twitter, Facebook, etc.
  • Edición digital de imagen y vídeo: retocar fotografías o elaborar infografías, tutoriales, etc., son otras de las competencias digitales más demandadas.
  • Tecnología cloud y comercio electrónico: desenvolvernos con herramientas en la nube o saber algo de e-commerce son competencias digitales importantes.
  • Software específico: controlar programas de análisis de datos o gestión empresarial nos dará muchos puntos para encontrar trabajo.
  • Posicionamiento web: entender cómo funciona un buscador para que nuestros contenidos se cuelen entre los primeros resultados.

Ocultar información

¿PARA QUÉ SIRVEN LAS COMPETENCIAS DIGITALES?

Las competencias digitales no consisten solo en aprender y desarrollar habilidades tecnológicas. Implican también la adquisición de conocimiento, valores, actitudes, normativa y ética sobre las TIC para sacarles el máximo partido. Además, contemplan la reflexión y el uso responsable de los datos obtenidos mediante su uso.

En el ámbito laboral existe una estrecha relación entre la carencia de competencias digitales y la dificultad para encontrar trabajo: la digitalización potencia nuestras capacidades personales y profesionales, y eso nos da más opciones de obtener un empleo.

Las competencias digitales nos permiten:

  • Optimizar los tiempos y los costes. Esto nos supondría la entrega de proyectos dentro de los plazos y parámetros de calidad establecidos de antemano, respetando además el presupuesto y los requerimientos originales.
  • Entender el potencial interactivo de dispositivos electrónicos como móviles inteligentes, tablets o portátiles, incorporando las nuevas rutinas digitales a nuestra labor profesional.
  • Imprimir velocidad a la reflexión, la creatividad y la innovación. Las competencias digitales utilizan herramientas tecnológicas que aceleran la innovación y nos hacen más productivos, más flexibles y más capaces para reaccionar y anticiparnos a los imprevistos.
  • Administrar la identidad digital corporativa con sentido. La digitalización nos dota de conocimientos, inteligencia de negocio y análisis de la competencia, dándonos criterio para mover la información y ayudar al posicionamiento de la marca.
  • Mejorar la eficacia y eficiencia laboral. Las competencias digitales nos ayudan a trabajar en equipo sin depender de un espacio físico. Los dispositivos y medios electrónicos fomentan la coordinación y los entornos colaborativos.

LA DIGITALIZACIÓN, UN NUEVO IMPULSO PARA LA IGUALDAD

La Unesco centró su Semana de aprendizaje móvil de 2018 en París en la importancia de las competencias digitales como conductoras de la inclusión social. Las desigualdades en esta materia son evidentes para este organismo internacional, que denuncia discriminación de acceso al conocimiento tecnológico en el mundo por razones socioeconómicas, raciales, educativas y de género.

Algunas ONG como Plan International, que velan por los derechos de la infancia y la igualdad de sexos, aseguraban en 2017 que las niñas tenían cinco veces menos probabilidades que los niños de estudiar una carrera tecnológica. Según esta organización, África era entonces el continente más desigual del mundo en cuestiones digitales de género, con una brecha del 23% frente al 2% de América.

En el caso de Europa, la agencia Eurostat publicó datos de 2017 donde también se aprecia la brecha digital por sexos. Mientras el 60% de los europeos de entre 16 y 74 años dominaban competencias digitales básicas, las europeas de la misma edad se quedaban en el 55%.

La tecnología no debe ser motivo de exclusión, sino una herramienta para empoderarnos, ayudándonos a superar adversidades y descubrir nuevas oportunidades. La educación en competencias digitales es, sin duda, la mejor forma para vencer este desafío. La digitalización no está reñida con los avances sociales y económicos. Al contrario, debe traernos prosperidad, igualdad social y, en definitiva, una economía más competitiva.
 

 Transformación digital e innovación

 Canal de Empleo Iberdrola