PRINCIPIO DE CONSERVACIÓN

La conservación, un principio básico de nuestra política ambiental

El grupo Iberdrola se compromete a preservar la biodiversidad de los ecosistemas, paisajes y especies en los que desarrolla su actividad, así como a fomentar la sensibilización de la sociedad sobre la magnitud de este reto y las acciones que contribuyen a la conservación.

El grupo Iberdrola desarrolla iniciativas en sus parques eólicos para proteger la avifauna.#RRSSEl grupo Iberdrola desarrolla iniciativas en sus parques eólicos para proteger la avifauna.

Los ecosistemas se han transformado por la acción del hombre, pero en el último siglo la transformación ha sido más rápida y extensa que en ningún otro período comparable de la historia de la humanidad. Esto ha generado una pérdida considerable de la biodiversidad sobre la Tierra. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la tasa de desaparición de especies en el último siglo es mil veces superior a la natural, como consecuencia del cada vez mayor impacto de las actividades humanas. La extinción de especies amenaza no solo a la naturaleza, sino a la humanidad misma.

Iberdrola es consciente de este problema y en coherencia con su compromiso con el desarrollo sostenible considera la conservación de la biodiversidad como un principio básico de nuestra política ambiental. Por ello, dispone de una Política de biodiversidad [PDF], que se aplica a todas las unidades de negocio y regiones en las que opera la compañía. La política establece como principios básicos de actuación:

  • Integrar la conservación de la diversidad biológica en la toma de decisiones en las fases de implantación, operación y desmantelamiento de los proyectos de infraestructura.
  • Aplicar un enfoque preventivo en la construcción de nuevas infraestructuras, teniendo en cuenta su ciclo de vida completo, integrando este enfoque en la evaluación de impacto de nuevos proyectos.
  • Promover la compensación de los impactos producidos por las actividades del grupo y la restauración del capital natural.
  • Integrar la biodiversidad en los sistemas de gestión ambiental (SGA) del grupo, estableciendo objetivos, indicadores y criterios para su control, seguimiento y auditoría.
  • Proteger las especies y hábitats, mediante la aplicación de una gestión de conservación positiva y la investigación de emplazamientos, con el objetivo de obtener un balance neto positivo en la relación con el medioambiente, evitando la localización de nuevas infraestructuras en áreas protegidas o en aquellas con alto valor en biodiversidad.
  • Informar de las actuaciones del grupo en materia de biodiversidad a los grupos de interés.