ELECTRIFICAR LA ECONOMÍA

Iberdrola apuesta por la electrificación como base para una economía sostenible

El sector eléctrico es el vector energético disponible que mejor puede incorporar las renovables y, por ello, Iberdrola apoya la descarbonización de la economía a través de una mayor electrificación, especialmente en sectores como el transporte (a través del vehículo eléctrico) y la edificación (a través de la bomba de calor).

Para que la electrificación sea posible, deben sentarse las bases para la creación de un terreno de juego equilibrado entre energías:

1. TODAS LAS ENERGÍAS (GAS, GASOLINA Y ELECTRICIDAD) deben asumir el coste de sus emisiones a la atmósfera, internalizando el coste medioambiental como uno más. Es decir, debe establecerse una fiscalidad medioambiental homogénea basada en el principio de quien contamina paga.

¿Por qué las renovables requieren apoyos complementarios al precio de la electricidad?

El cambio climático es un hecho incontestable y la descarbonización de la economía es el camino obligado. La apuesta por las renovables es una de las soluciones más eficientes frente al cambio climático, siendo Iberdrola empresa pionera en renovables desde el año 2000.

Muchos países han fijado objetivos de energías renovables en base a un porcentaje del consumo final de energía. Es decir, del consumo de gasolina, gas y electricidad. Dado que las gasolinas utilizadas fundamentalmente para el transporte y el gas no pueden introducir renovables de forma significativa, la electricidad es la única que permite su introducción masiva desde centrales eólicas, fotovoltaicas e hidroeléctricas y, por ello, es quien ha desarrollado la mayoría de las renovables hasta la fecha, y quién continuará haciéndolo en el futuro. Pero las centrales renovables concentran la mayoría de sus costes en la construcción, con un coste variable de operación muy bajo por utilizar recursos naturales: viento, sol o agua. Por ello, a mayor penetración de renovables, menor es el precio de la electricidad que obtienen en el mercado mayorista, dificultando la operación de la inversión inicial. Es decir, las renovables requieren apoyos complementarios al precio de la electricidad en el mercado y, hasta ahora, los países han cargado el precio de estos apoyos exclusivamente en la factura eléctrica, a pesar de que la mayoría de renovables se construyen para cumplir con el objetivo fijado en base al consumo de gasolinas y gas.

Este modelo de financiación aumenta considerablemente las tarifas eléctricas, encarece la energía limpia dejándola en desventaja competitiva frente a las más emisoras, provoca que el cliente eléctrico soporte el coste de las renovables derivado del consumo del usuario del coche convencional y dificulta la descarbonización. Por ello, todos los productos energéticos deberían incluir en su precio final el coste de sus emisiones y su cuota proporcional de renovables, de acuerdo al principio de quién contamina, paga, permitiendo saber a los clientes el coste ambiental de las energías que usan.

Iberdrola, con más de un 50% de generación renovable apuesta firmemente por las renovables, por esquemas retributivos que garanticen su desarrollo y por un modelo de financiación equitativo entre todas las energías, favoreciendo la descarbonización de la economía.

Ocultar información

2. DEBEN ELIMINARSE LAS BARRERAS A LA ELECTRIFICACIÓN, limpiando las tarifas eléctricas de costes ajenos al suministro (políticas sociales, industriales, ambientales, etc.) y fomentando los usos finales eléctricos:

  • En el caso del transporte, estableciendo objetivos ambiciosos de vehículos eléctricos en el parque total de vehículos nuevos y asegurando el despliegue de una red de recarga básica en la vía pública, que ofrezca confianza a los propietarios y usuarios.
  • En el caso de la edificación, estableciendo objetivos de soluciones descarbonizadas (como la bomba de calor) en edificaciones nuevas y existentes.

Conoce el despliegue del vehículo eléctrico

La Unión Europea ha conseguido reducir sus emisiones de CO2 en dos décadas un 17% a pesar de que en este mismo periodo el sector transporte ha aumentado las suyas un 22%, convirtiéndose ya en el responsable del 26% de las emisiones totales europeas. Y esto es así porque el sector transporte actual sigue basado en gasolinas y gasóleos y no ha sido capaz de introducir renovables de forma significativa. A modo de ejemplo debe saber que el 29% de la electricidad consumida por los europeos es renovable, mientras que en el sector transporte las renovables solo representan el 7% de la energía consumida. Todo esto ha convertido al transporte en la causa principal de la contaminación del aire, con los graves efectos que conlleva para la salud en las zonas urbanas. Por ello, dada la sostenibilidad ambiental de la electricidad, es la energía menos emisora, la que más renovables ha desarrollado y la que más desarrollará en el futuro. Y dado que el motor del vehículo eléctrico es mucho más eficiente que los motores diésel y gasolina, el vehículo eléctrico es la forma más eficiente y viable para transformar el transporte, permitiendo reducir tanto las emisiones de CO2 como la contaminación ambiental en las ciudades. Por lo tanto, es necesario implementar una estrategia europea que facilite el desarrollo masivo del vehículo eléctrico, promoviendo el transporte de cero emisiones.

Y el momento es ahora ya que la Unión Europea está desarrollando normativas tanto para implantar un sistema eléctrico limpio como para modernizar el sector del transporte. Esta oportunidad debería aprovecharse para:

  1. Reducir las barreras económicas y regulatorias que frenan el desarrollo del vehículo eléctrico.
  2. Asegurar que los vehículos eléctricos representen una cuota razonable del total de los vehículos que se compran en Europa.
  3. Asegurar el despliegue de infraestructuras de recarga de forma masiva y eficiente, que permita el despegue del mercado.

Desde Iberdrola contribuimos al despliegue del vehículo eléctrico desarrollando y comercializando servicios de recarga privada y pública. Las soluciones recarga verde de Iberdrola se adaptan a las necesidades de clientes, particulares, empresas y flotas para una movilidad cero emisiones, integrando energía de origen renovable, servicios y la más moderna tecnología de recarga.

Ocultar información