NoticiaVolver

24/11/2009

EL ORIGEN DE IBERDROLA EN GALICIA: EL SIL

IBERDROLA INFORMA


IBERDROLA está presente en Galicia desde la década de los sesenta. Fue entonces cuando la antigua Iberduero absorbió la sociedad Saltos del Sil, constituida en 1945 para llevar a cabo el proyecto de la planta hidroeléctrica de San Esteban, que terminaría siendo la central de este tipo con mayor potencia instalada de Europa. De este modo, Saltos del Sil estuvo integrada en Iberduero hasta que ésta se fusionó, en el mes de noviembre de 1992, con Hidroeléctrica Española, dando lugar a IBERDROLA.

La central de San Esteban, de casi 300 megavatios (MW) de capacidad instalada, dio sus primeros pasos en 1945, cuando comenzaron a habilitarse los accesos al terreno donde se ubicaría la planta, en el cañón del río Sil. Durante los 12 años que tardó en construirse la instalación, trabajaron en la obra alrededor de 3.650 profesionales, la mayoría -unos 2.000- durante la fase en la que se levantó la presa.

Al mismo tiempo, se iniciaron las obras de los poblados de La Chaira y La Rasa, que servirían para alojar a los trabajadores de la Compañía. En el segundo se levantó el llamado hotel-dirección, residencia rehabilitada recientemente por IBERDROLA y construida inicialmente para albergar las reuniones del Consejo de Administración de Saltos del Sil. Ubicada en la margen izquierda del cañón, sirvió también como domicilio de los ingenieros responsables de la obra.

En 1948, una vez terminados los accesos y los poblados, el Consejo de Administración de Saltos del Sil decidió paralizar la obra por las dificultades propias de la posguerra para importar la maquinaria necesaria. Los trabajos se reanudaron en 1950 y se prolongaron hasta 1957, año en el que se completó la instalación del cuarto grupo. No obstante, la inauguración oficial de la central de San Esteban tuvo lugar un año antes, en septiembre de 1956.

La presa de San Esteban, con sus 115 metros de altura, fue la primera proyectada con un perfil de arco de gravedad. Esta estructura, una obra de ingeniería de primer nivel, responde a la complicada orografía del terreno, con desniveles que oscilan entre los 300 y los 500 metros hasta el cauce del río Sil.

Cuando se puso en marcha, la planta de San Esteban era la mayor de Europa por capacidad de producción, con una media anual de 1.000 millones de kWh, y la que contaba con una presa más alta. Actualmente, IBERDROLA trabaja en San Esteban II, una nueva central de turbinación que añadirá 176 MW a la instalación original.