CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

Un órgano plural e independiente en continua renovación al mando de la estrategia del grupo.

Ver composición actualizada.

El Consejo de Administración, que cuenta con los más amplios poderes y facultades para administrar y representar a la Sociedad, centra su actividad en la definición y supervisión de la estrategia general de la Sociedad, incluyendo la aprobación de las Políticas corporativas de gobierno corporativo y cumplimiento normativo, de riesgos y de desarrollo sostenible, todo ello en los términos previstos en el artículo 13 del Reglamento del Consejo de Administración [PDF].

Asimismo, confía las funciones de organización y coordinación estratégica al presidente y consejero delegado y al equipo directivo, quienes difunden, implementan y supervisan la estrategia general establecida por el Consejo de Administración con arreglo a lo dispuesto en el Sistema de gobierno corporativo.

Adicionalmente, tiene constituida una Comisión Ejecutiva Delegada y cuatro comisiones consultivas: la Comisión de Auditoría y Supervisión del Riesgo, la Comisión de Nombramientos, la Comisión de Retribuciones y la Comisión de Desarrollo Sostenible.

En el marco del permanente ejercicio de transparencia y comunicación de Iberdrola con los accionistas y los mercados, la Sociedad publica la Memoria de actividades del Consejo de Administración y de sus comisiones [PDF], que integra la información sobre el Consejo de Administración, la Comisión Ejecutiva Delegada, la Comisión de Auditoría y Supervisión del Riesgo, la Comisión de Nombramientos, la Comisión de Retribuciones y la Comisión de Desarrollo Sostenible.

ESTRUCTURA DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

El siguiente gráfico muestra la proporción de las distintas clases de consejeros en el Consejo de Administración y en sus comisiones consultivas:

Consejo de administración. Estructura y tipología de consejero. Ejecutivos: 2. Independientes: 10. Otros externos: 2.

 Infografía: Estructura del Consejo de Administración [PDF]

Todos los miembros del Consejo de Administración son consejeros externos salvo el presidente, don Ignacio Sánchez Galán, y el consejero-director general de los negocios del grupo (Business CEO), don Francisco Martínez Córcoles, que son ejecutivos.

El consejero independiente don Juan Manuel González Serna es el vicepresidente del Consejo de Administración, preside la Comisión de Retribuciones y, además, es consejero coordinador, con las atribuciones previstas en el artículo 26 del Reglamento del Consejo de Administración [PDF].

Los cargos de letrado asesor del Consejo de Administración y de secretario de cada una de sus comisiones consultivas recaen en abogados externos de reconocido prestigio, lo que garantiza su independencia de criterio, y enriquece el debate y el intercambio de puntos de vista en las reuniones del Consejo de Administración y de sus comisiones.

Los miembros del Consejo de Administración se clasifican en ejecutivos, independientes y otros externos conforme a las definiciones establecidas en la Ley de Sociedades de Capital.

Consulta aquí más información sobre las tipologías de los consejeros (Ley de Sociedades de Capital)

En particular, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 529 duodecies.4 de la citada ley, se consideran consejeros independientes aquellos que, designados en atención a sus condiciones personales y profesionales, puedan desempeñar sus funciones sin verse condicionados por relaciones con la sociedad o su grupo, sus accionistas significativos o sus directivos. No podrán ser considerados en ningún caso como consejeros independientes quienes se encuentren en cualquiera de las siguientes situaciones:

a) Quienes hayan sido empleados o consejeros ejecutivos de sociedades del grupo, salvo que hubieran transcurrido 3 o 5 años, respectivamente, desde el cese en esa relación.

b) Quienes perciban de la sociedad, o de su mismo grupo, cualquier cantidad o beneficio por un concepto distinto de la remuneración de consejero, salvo que no sea significativa para el consejero.

A efectos de lo dispuesto en esta letra no se tendrán en cuenta los dividendos ni los complementos de pensiones que reciba el consejero en razón de su anterior relación profesional o laboral, siempre que tales complementos tengan carácter incondicional y, en consecuencia, la sociedad que los satisfaga no pueda de forma discrecional suspender, modificar o revocar su devengo sin que medie incumplimiento de sus obligaciones.

c) Quienes sean o hayan sido durante los últimos 3 años socios del auditor externo o responsable del informe de auditoría, ya se trate de la auditoría durante dicho período de la sociedad cotizada o de cualquier otra sociedad de su grupo.

d) Quienes sean consejeros ejecutivos o altos directivos de otra sociedad distinta en la que algún consejero ejecutivo o alto directivo de la sociedad sea consejero externo.

e) Quienes mantengan, o hayan mantenido durante el último año, una relación de negocios significativa con la sociedad o con cualquier sociedad de su grupo, ya sea en nombre propio o como accionista significativo, consejero o alto directivo de una entidad que mantenga o hubiera mantenido dicha relación.

Se considerarán relaciones de negocios la de proveedor de bienes o servicios, incluidos los financieros, y la de asesor o consultor.

f) Quienes sean accionistas significativos, consejeros ejecutivos o altos directivos de una entidad que reciba, o haya recibido durante los últimos 3 años, donaciones de la sociedad o de su grupo.

No se considerarán incluidos en esta letra quienes sean meros patronos de una fundación que reciba donaciones.

g) Quienes sean cónyuges, personas ligadas por análoga relación de afectividad o parientes hasta de segundo grado de un consejero ejecutivo o alto directivo de la sociedad.

h) Quienes no hayan sido propuestos, ya sea para su nombramiento o renovación por la comisión de nombramientos.

i) Quienes hayan sido consejeros durante un período continuado superior a 12 años.

j) Quienes se encuentren respecto de algún accionista significativo o representado en el consejo en alguno de los supuestos señalados en las letras a), e), f) o g) anteriores. En el caso de la relación de parentesco señalada en la letra g), la limitación se aplicará no solo respecto al accionista, sino también respecto a sus consejeros dominicales en la sociedad participada.

Los consejeros dominicales que pierdan tal condición como consecuencia de la venta de su participación por el accionista al que representaban solo podrán ser reelegidos como consejeros independientes cuando el accionista al que representaran hasta ese momento hubiera vendido la totalidad de sus acciones en la sociedad.

Un consejero que posea una participación accionarial en la sociedad podrá tener la condición de independiente, siempre que satisfaga todas las condiciones establecidas en este artículo y, además, su participación no sea significativa.

Ocultar información