Noticia

La línea, entre San Pedro del Pinatar y el norte de La Manga, discurrirá durante dos kilómetros a 15 metros por debajo del nivel del mar

07.02.2017

Iberdrola invierte más de seis millones de euros en mejorar el suministro del norte de La Manga del Mar Menor

  • Con capacidad suficiente para suministrar energía eléctrica a 23.000 viviendas, la nueva línea contribuirá a mejorar la fiabilidad y la calidad del servicio de la zona
  • Esta importante actuación permitirá, a su vez, el desmontaje de la actual línea aérea de media tensión que cruza La Encañizada desde el Molino de la Ezequiela, en el interior del Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
  • El tramo por debajo del Mar Menor se instalará mediante una técnica que permite dirigir la perforación en su trayectoria más adecuada, minimizando así la afección sobre el fondo marino y la vida en la superficie de la laguna
  • El proyecto implica el uso de más de 150 kilómetros de cable eléctrico y de 12.500 metros de canalización subterránea, así como la interconexión de 10 centros de transformación y 28.000 horas/hombre de empleo directo 

Iberdrola Distribución invertirá más de seis millones de euros en mejorar el suministro eléctrico de la zona norte de La Manga del Mar Menor, con la instalación de una nueva línea subterránea que discurrirá en un tramo de cerca de dos kilómetros a una profundidad de 15 metros por debajo del nivel del mar.

Asimismo, esta importante actuación permitirá el desmontaje de la línea eléctrica aérea de media tensión que actualmente cruza La Encañizada procedente del Molino de la Ezequiela, en el interior del Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

Esta línea aérea será desmontada una vez que entre en servicio la nueva canalización eléctrica subterránea, que permitirá mejorar la fiabilidad y calidad de suministro en toda la extensión de La Manga.

Actualmente, La Manga del Mar Menor se abastece casi exclusivamente de las líneas eléctricas procedentes de la subestación eléctrica de La Manga, ubicada en la entrada de la misma, y algunas recorren cerca de 20 kilómetros hasta llegar a los puntos de suministro enclavados en la zona norte.

La entrada en servicio de la nueva línea procedente de la subestación eléctrica de San Pedro del Pinatar va a dotar a La Manga de una nueva alimentación eléctrica desde su parte norte, con lo que aumentará la fiabilidad de la red de distribución de la compañía al contar con una doble alimentación -desde el norte y desde el sur-, ya que en caso de incidencia una podrá respaldar a la otra.

 

Cuatro nuevas líneas de media tensión

Este ambicioso proyecto, tanto desde el punto de vista técnico como medioambiental, arrancará con la construcción de cuatro líneas eléctricas de media tensión -20 kilovoltios (Kv)-, aglutinadas en una canalización subterránea de 12,5 kilómetros con origen en la subestación transformadora de San Pedro del Pinatar.

Una de estas líneas reforzará el suministro de la zona urbana de la localidad, mientras que las tres líneas restantes continuarán en canalización subterránea a lo largo de 3,5 kilómetros por el Camino Molino Quintín.

En este punto, para alcanzar el norte de la Manga del Mar Menor, el triple circuito deberá recorrer cerca de dos kilómetros de zona marina. El cruzamiento se realizará mediante Perforaciones Horizontales Teledirigidas (PHTD). La perforación desde el islote de La Encañizada como base de operaciones se realizará a 15 metros de profundidad del lecho marino. Cada una de las tres líneas eléctricas discurrirá por un tubo independiente, que a su vez irá dentro de una canalización general.

La PHTD para instalar el cable submarino se desarrollará en dos actuaciones desde el islote de la Encañizada: la primera en dirección norte para buscar siempre por debajo del lecho marino el Molino Ezequiela, que tendrá una longitud de 1,2 kilómetros; la segunda en dirección sur, hasta emerger en la zona norte de La Manga del Mar Menor, con una longitud de 610 metros.

La PHTD es el método de instalación de canalizaciones subterráneo más respetuoso con el medio ambiente, ya que evita afecciones sobre el fondo marino y la superficie, siendo a la vez eficaz y limpio.

Esta técnica permite dirigir de una forma controlada, utilizando sistemas de navegación por geolocalización, la trayectoria más adecuada para la instalación de la tubería a una profundidad de 15 metros tomando como cota 0 el fondo marino.

Alcanzado el norte de La Manga, la canalización seguirá su trazado por viales conectando con las redes ya existentes hasta los centros de transformación de la zona, contribuyendo a mejorar la fiabilidad y el suministro eléctrico.

La previsión de la compañía es comenzar los trabajos de la primera fase del proyecto en el mes de marzo y el plazo de ejecución de todo el proyecto es de dos años.

La nueva canalización subterránea cuenta con una capacidad de transporte suficiente como para suministrar energía eléctrica a 23.000 viviendas.

El proyecto implica más de 150 kilómetros de cable eléctrico, 12.500 metros de canalización subterránea, 1.850 metros de PHTD, la interconexión de 10 centros de transformación y 28.000 horas/hombre de empleo directo.