NoticiaVolver

10/05/2017

La compañía apuesta por esta tecnología renovable de generación como una de las claves del futuro de la compañía

Avangrid entra en el proyecto eólico marino Vineyard Wind, en la costa de Massachusetts

  • A través de su filial estadounidense, Avangrid, entra en el proyecto eólico marino Vineyard Wind, en la costa de Massachusetts, cuya construcción comenzará en el año 2020

Iberdrola Avangrid Renewables, filial de Avangrid Inc. perteneciente al grupo Iberdrola, y Vineyard Wind anunciaron hoy la creación de una alianza estratégica para desarrollar conjuntamente un proyecto eólico marino a gran escala y del mismo nombre frente a las costas del estado de Massachusetts, en Estados Unidos.

Así, Avangrid Renewables ha adquirido el 50% de Vineyard Wind, la empresa promotora del proyecto, hasta ahora propiedad de Copenhagen Infrastructure Partners (CIP). La construcción del parque eólico de Vineyard Wind, cuya capacidad final se decidirá en función de los estudios técnicos y las características del área de concesión, comenzará en 2020.

Se trata de un importante acuerdo de cooperación estratégica. La combinación de los conocimientos de Avangrid Renewables en materia de energías renovables en Estados Unidos, la experiencia en financiación de infraestructuras de Copenhagen Infrastructure Partners y la especialización de Iberdrola en proyectos de eólica marina ofrecen, sin duda, una importante ventaja competitiva que permitirá a Vineyard Wind construir el primer parque eólico marino de Massachusetts y de todo Estados Unidos.

En verano de 2016 entró en vigor en Massachusetts la normativa que obliga a las compañías eléctricas a adquirir, en el plazo de 10 años, la producción de hasta 1.600 megavatios (MW) provenientes de instalaciones eólico-marinas, desencadenando una fuerte competencia entre los promotores de esta tecnología. Hasta la fecha, solo tres compañías han adquirido derechos para construir en la zona marítima del estado, incluida Vineyard Wind, cuya concesión se encuentra a 15 millas al sur de la isla de Martha's Vineyard. 

Iberdrola ya cuenta con relevantes proyectos en este sector en varios países de Europa: Reino Unido, Alemania y Francia. Igualmente, en la subasta de capacidad celebrada a mediados de marzo en EE.UU. resultó adjudicataria, a través de su filial Avangrid Renewables, de los derechos para desarrollar un proyecto en la zona denominada Kitty Hawk, frente a la costa de Carolina del Norte.

Por su parte, Copenhagen Infrastructure Partners presta servicios de financiación y gestión a proyectos eólico-marinos en construcción en Alemania y Escocia, incluyendo el proyecto Veja Mate, de 402 MW, en aguas de Alemania y el proyecto Beatrice, de 588 MW, cerca de la costa escocesa. La empresa danesa gestiona más de 4.000 millones de euros en activos y  adquirió Vineyard Wind en agosto de 2016.

A partir de ahora expertos de ambas compañías se unirán al equipo de desarrollo con base en New Bedford, Massahusetts.

Con esta operación Iberdrola ratifica su papel como compañía eléctrica de referencia mundial en el sector de la eólica marina, gracias a un plan de inversiones perfectamente trazado y ejecutado en el que ha conseguido obtener la experiencia necesaria para competir con éxito en un sector altamente especializado. Ahora podrá aplicar su know-how al desarrollo del sector eólico marino emergente en Estados Unidos, cuya costa este reúne óptimas condiciones de profundidad y recurso eólico. 

Asimismo, la entrada en este proyecto demuestra el fuerte compromiso de Iberdrola con la ejecución de su plan de inversiones en Estados Unidos. Su amplia experiencia en el sector de renovables y la visibilidad a largo plazo que ofrecen los desarrollos marinos de Kitty Hawk, en Carolina del Norte, y Vinyard Wind, en Massachusetts, suponen una plataforma ideal para continuar creciendo en ese país con la introducción de las últimas tecnologías marinas.

 

La energía eólica marina, una apuesta de futuro para Iberdrola 

Iberdrola ha apostado de forma decidida por la energía eólica marina como una de las claves del futuro de la compañía. Los países elegidos para desarrollar su actividad en este nuevo negocio son, de momento, Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos.

La compañía marcó un hito en 2014 al convertirse en la primera empresa española en proyectar y poner en marcha un parque eólico, el de West of Duddon Sands (WoDS). Iberdrola desarrolló este proyecto a través de su filial británica ScottishPower Renewables y en consorcio con la empresa danesa Dong, invirtiendo entre ambas más de 1.600 millones de libras. WoDS dispone de una potencia es de 389 MW, que le permiten producir energía eléctrica suficiente como para cubrir la demanda de aproximadamente 300.000 hogares británicos.

El parque marino está situado a unos 20 kilómetros de Barrow-in-Furness, en la costa noroeste de Inglaterra y desde su puesta en marcha ha obtenido unos extraordinarios resultados, tanto de producción como de disponibilidad en horas. WoDS cubre un área de unos 67 kilómetros cuadrados (km2) y sus turbinas, que han sido suministradas por la empresa alemana Siemens, tienen una capacidad unitaria de 3,6 MW.

En la actualidad Iberdrola está construyendo el parque de Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico, que supondrá una inversión de cerca de 1.400 millones de euros y dispondrá de una potencia de 350 MW, cubriendo las necesidades de más de 350.000 hogares alemanes y evitando la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año. La instalación está ubicada a unos 75 kilómetros de distancia de la costa y entrará en funcionamiento a partir de octubre de 2017.

Igualmente, Iberdrola se prepara para comenzar el próximo año la construcción de su tercer proyecto marino, el parque eólico de East Anglia One, de 714 MW de potencia que suministrarán energía limpia a más de 500.000 hogares ingleses, el mayor proyecto español de la historia en el sector de las renovables y el mayor parque eólico marino del mundo cuando entre en funcionamiento en 2020 tras una inversión de 2.500 millones de libras. Siemens será la encargada de suministrar 102 turbinas de 7 MW de capacidad unitaria para este parque marino, que serán construidas por el fabricante alemán en sus nuevas instalaciones ubicadas en la localidad Hull, en el noreste de Inglaterra.

Además, Iberdrola ha solicitado al Gobierno británico ampliar esta instalación hasta los 2.000 MW. Para ello, ha presentado a las autoridades del Reino Unido una propuesta para construir el parque East Anglia Three, que dispondría de 1.200 MW de potencia.

A estas nuevas instalaciones se sumará la de Sant Brieuc (496 MW), en aguas francesas, cuya entrada en operación se prevé para 2022. El parque eólico de Saint Brieuc tendrá una potencia  de 496 MW y estará ubicada en aguas francesas. Concretamente, en la bahía de Saint-Brieuc, frente a la costa de la Bretaña francesa, en el norte del país y a unos 100 kilómetros de la ciudad de Rennes.

El parque marino contará con 62 turbinas de 8 MW de potencia y se ubicará a 20 kilómetros mar adentro. Estos aerogeneradores, de última generación, tendrán sello español, ya que han sido encargados a Adwen, empresa de Gamesa destinada al sector eólico marino. Estarán distribuidos sobre una superficie de 75 km²  y el más próximo a tierra se instalará a unos 16 km de la costa.

Esta instalación, que desarrolla Iberdrola en colaboración con la empresa RES y Caisse Des Dépôts, se convertirá, cuando entre en operación, en el cuarto parque de eólica marina de la empresa.  La producción de energía se prevé que permitan satisfacer el consumo de electricidad equivalente a 850.000 habitantes.

A mediados de marzo Iberdrola se adjudicó en subasta los derechos para desarrollar y construir un parque eólico marino en la zona conocida como Kitty Hawk, a 24 millas náuticas de la costa de Carolina del Norte y con potencial para instalar hasta 1.486 MW de capacidad.

 

Iberdrola en Estados Unidos

La compañía cuenta con 6.900 MW de capacidad de generación en Estados Unidos, principalmente de energía eólica y solar, y está construyendo 1.800 MW de nueva capacidad eólica terrestre, cuya entrada en funcionamiento está prevista, de forma escalonada, de aquí a finales de 2019.

Avangrid, que cotiza en la bolsa de Nueva York, cuenta con activos valorados en más de 31.000 millones de dólares y está presente en 25 estados con negocios de generación eólica y distribución, sirviendo a aproximadamente 3,2 millones de clientes en Nueva York y los estados de Nueva Inglaterra.