NoticiaVolver

16/08/2017

La empresa invierte en estos momentos 780 millones de dólares en proyectos renovables

Iberdrola alcanzará en México los 1.000 megavatios renovables en 2019

  • Desarrolla en estos momentos 600 megavatios (MW) en instalaciones renovables en este país, en donde ya es el primer generador de energía privada y en donde tiene a una de sus prioridades a la hora de invertir en los próximos años 
  • Iberdrola ha elegido a México por sus excelentes condiciones regulatorias y de recurso solar para desarrollar sus primeros proyectos fotovoltaicos a gran escala de su historia, construyendo dos plantas de 170 MW y 100 MW

Iberdrola construye en estos momentos instalaciones renovables en México que le permitirán alcanzar en 2019 los 1.000 megavatios (MW) de potencia instalada. 

Para ello, la empresa construye 600 MW en nuevas plantas eólicas y fotovoltaicas en distintos estados mexicanos, cuya inversión asciende a 780 millones de dólares, lo que supone la mayor suma destinada hasta la fecha por Iberdrola al sector de las renovables en América Latina. 

En concreto, construye 325 MW eólicos en los estados de Puebla y Guanajuato y 275 MW fotovoltaicos en los de San Luis de Potosí y Sonora. 

Los parques eólicos en construcción son los de PIER, de 220 MW de capacidad y ubicado en el estado de Puebla, que será la siguiente fase del proyecto actualmente en operación de PIER II, y Santiago Eólico, de 105 MW, situado en Guanajuato. Está previsto que la entrada en funcionamiento de ambos proyectos se produzca en 2019. 

En cuanto a las plantas fotovoltaicas, Iberdrola va a construir la de Hermosillo, de 105 MW, que estará ubicada en el estado de Sonora, y la de Santiago, de 170 MW, en San Luís de Potosí. Se espera que ambas puedan estar operativas a finales de 2018. 

Estas instalaciones van a suponer la primera incursión de Iberdrola en el ámbito de la energía fotovoltaica a gran escala, dada la capacidad instalada con la que contarán. Iberdrola ha elegido a México para esta nueva apuesta renovable por sus excelentes condiciones regulatorias y de recurso solar. 

Iberdrola desarrolla estos cuatro proyectos eólicos y solares en el marco de contratos a largo plazo (PPA) con clientes industriales privados, a los que la empresa suministrará la energía eléctrica generada y los Certificados de Energía Limpia asociados a estas instalaciones renovables. 

Además de las plantas renovables en construcción, Iberdrola ya dispone en este país de 366 MW eólicos repartidos entre los parques de La Ventosa (102 MW), La Venta III (102 MW), Bii Nee Stipa (26 MW), Pier II (66 MW) y Dos Arbolitos (70 MW).

 

Iberdrola, decidida apuesta por México 

Desde finales de la década de los noventa hasta hoy, Iberdrola México ha aumentado de forma constante e ininterrumpida sus inversiones y actividades en México, que es considerado uno de los países estratégicos para el proceso de su internacionalización. 

En la actualidad, Iberdrola dispone en México de una capacidad instalada de 6,000 megavatios (MW) a través de siete centrales de ciclo combinado y cinco parques eólicos, cuya producción es capaz de dar servicio a una población de veinte millones de mexicanos. 

Iberdrola tiene en marcha en estos momentos en México proyectos de generación convencional de energía que suman más de 3,000 millones de dólares de inversión, lo que supone una de las apuestas internacionales más importantes realizadas por la compañía en su historia. 

En concreto, construye cuatro nuevas plantas de ciclo combinado (Baja California III, Noreste y Escobedo II, en Monterrey, y Noroeste, en Sinaloa), así como dos cogeneraciones (Bajío, en Querétaro, y Altamira, en Tamaulipas). 

México es uno de los países estratégicos en el proceso de internacionalización de Iberdrola. La compañía prevé tener una capacidad total de cerca de 10,000 MW para el año 2020. 

La compañía emplea en México a más de 700 personas con quienes desarrolla un amplio programa de formación al que dedica entre un 3 y 4 por ciento de las horas laborables. El rápido crecimiento de Iberdrola México es fruto de un esfuerzo humano y técnico, en el que ha sido necesaria una gran capacidad de liderazgo y trabajo en equipo.