Noticia

04.01.2017

Iberdrola construye el túnel de la central de Daivões, primer hito de su proyecto hidroelétrico del Tâmega (Portugal)

  • La empresa ha superado con éxito el primero de los grandes hitos de este ambicioso proyecto, tras construir el cale del primer túnel de desvío del río Tâmega, que permitirá construir en los próximos meses la presa de Daivões
  • Con una inversión de más de 1.500 millones de euros, el proyecto del Tâmega es una de las mayores iniciativas de la historia de Portugal en el sector de la energía hidroeléctrica e incluye la construcción de tres centrales: Gouvães, Daivões y Tâmega

Iberdrola ha conseguido superar con éxito el primero de los grandes hitos que se ha marcado en el proyecto del Tâmega (Portugal): la construcción del cale del túnel de desvío de la central hidroeléctrica de Daivões.

Se trata de un túnel de una longitud de cerca de 400 metros (m) y su excavación y sostenimiento ha sido realizado por Iberdrola en menos de cien días desde que se comenzó su excavación, lo que muestra la eficiencia y el conocimiento de Iberdrola en este tipo de proyectos de ingeniería hidroeléctrica.

Tras la finalización de esta fase de la obra, Iberdrola va a construir el revestimiento interior de hormigón y las ataguías, que permitirán el desvío del río Tâmega y dar paso a la fase de construcción de la presa y la central de Daivões.

La central de Daivões va a tener una altura de presa de 77,5 m y va a contar con dos grupos que sumarán una potencia instalada de 114 megavatios (MW) y una producción de 142 GWh. Además, contará con un grupo adicional de 4 MW, que añadirá una producción de 17 GWh a la planta.

El complejo del Tâmega constará de tres grandes presas, las de Gouvães, Tâmega y Daivões, cuyas instalaciones de generación de energía eléctrica asociadas sumarán una capacidad instalada de 1.158 MW y serán capaces de producir más de 1.760 GWh anuales.

Las obras se están desarrollando en el río Tâmega en el norte de Portugal, cerca de la ciudad de Oporto, e implicarán una inversión de más de 1.500 millones de euros. Se estima que la ejecución de esta relevante infraestructura energética propicie la creación de 3.500 empleos directos y 10.000 indirectos durante el periodo de construcción.

En la actualidad Iberdrola dispone de un equipo de dirección y supervisión de obra compuesto por 54 personas que se irá incrementando hasta las 165 personas en el periodo de mayor confluencia de trabajos.

Uno de los puntos clave en esta iniciativa, tanto para Iberdrola, como para el Gobierno portugués, es la creación de empleo local en el área del proyecto, con el objetivo de dinamizar la economía local y dar trabajo de calidad a un importante número de empresas portuguesas. 

El objetivo es que el área del Tâmega crezca en torno a este proyecto a lo largo de los próximos años. Para ello, se estima que la ejecución de esta infraestructura energética propicie la creación de 3.500 empleos directos y 10.000 indirectos durante el periodo de construcción.

Además, posteriormente, se va a crear un equipo de operación y mantenimiento para cada una de las plantas, que se espera completar con empleados de la zona. Una de las prioridades de Iberdrola en sus proyectos es formar sus equipos con empleados del entorno en donde se desarrollan.

El desarrollo de esta iniciativa muestra la apuesta de Iberdrola por las tecnologías de generación de energía limpia, tanto a través del bombeo como de sus proyectos en desarrollo de energía eólica marina. El bombeo es el método más eficiente de almacenamiento de energía a día de hoy y el complejo del Tâmega tendrá una capacidad de almacenamiento equivalente a unos 300.000 hogares.

 

 

Líder en almacenamiento de energía en Europa gracias al bombeo

Iberdrola es líder en almacenamiento de energía con 4.400 MW instalados mediante tecnología hidroeléctrica de bombeo, y cuenta además con la mayor instalación de estas características de Europa: el complejo de Cortes-La Muela, en Valencia.

Estas plantas suponen una salvaguarda para el sistema eléctrico, ya que permiten almacenar energía en un depósito superior a través del llenado, mediante el bombeo de agua de un embalse. Esta agua se utiliza posteriormente para producir electricidad al ser turbinada al embalse inferior, generar gran cantidad de energía con un tiempo de respuesta muy rápido y sin generar ningún tipo de emisión a la atmósfera.

Las centrales de bombeo proporcionan servicios complementarios al sistema y capacidad de suministro de potencia de reserva, partiendo de la energía sobrante en periodos de bajo consumo que ayuda a cubrir las necesidades del mercado durante las horas de mayor demanda.