NoticiaVolver

09/07/2021

Inaugurada por el presidente de la Xunta, el presidente de Iberdrola, el arzobispo de Santiago, el deán presidente del templo y el canónigo director de la Fundación Catedral

Iberdrola revitaliza la Catedral de Santiago con una nueva iluminación interior en el Año Jubilar Compostelano

  • En su intervención, Ignacio Galán ha destacado a Santiago como el centro neurálgico de movimientos artísticos y culturales desde la Alta Edad Media. “Realizamos esta actuación en el más universal de los monumentos de Galicia, con la misma ilusión y el mismo compromiso con el que apostamos por esta tierra, que es la nuestra, impulsando la transición energética, el desarrollo industrial y la generación de empleo”
  • La actuación realizada por la compañía incluye la instalación de 700 luminarias -que mejoran un 61 % la eficiencia energética y evitan la emisión de 6,7 t de CO2/ año- y 36 lámparas diseñadas en exclusiva, inspiradas en las antiguas lámparas votivas
  • Iberdrola lleva décadas apostando por Galicia: es la primera compañía renovable de la región -opera más de 2.000 MW verdes- y ha hecho de esta comunidad un referente industrial de la eólica marina, con la participación de proveedores locales en los proyectos que desarrolla en el mundo

La Catedral de Santiago de Compostela ha estrenado iluminación interior hoy, tras culminar un proyecto desarrollado en los dos últimos años por Iberdrola -a través de su Fundación en España- y el Cabildo de la Catedral, con el objetivo de revitalizar el templo en el Año Jubilar Compostelano y dotarlo de una luz que respeta tanto la historia como la realidad actual del monumento.

El acto de inauguración de la nueva iluminación, celebrado este medio día, ha contado con la presencia del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio Barrio; el deán presidente de la Catedral, José Fernández Lago; y el canónigo director de la Fundación Catedral, Daniel C. Lorenzo Santos, entre otras autoridades.

En su intervención, Ignacio Galán ha destacado que es “un verdadero honor para Iberdrola haber contribuido, una vez más, a la conservación de este templo, que hemos realizado con la misma emoción que tantos miles de devotos al llegar a Santiago, destino de todas las rutas de mayor peregrinación de la Cristiandad y centro neurálgico de tantos movimientos artísticos y culturales desde la Alta Edad Media”. Asimismo, ha añadido, “realizamos esta actuación en el más universal de los monumentos de Galicia, con la misma ilusión y el mismo compromiso con el que apostamos por esta tierra, que es la nuestra, impulsando la transición energética, el desarrollo industrial y la generación de empleo sostenible y de calidad”.

La iluminación interior de Santiago está integrada en el Programa Iluminaciones de Iberdrola y se suma a otras colaboraciones desarrolladas en la Catedral de Santiago desde 2004 por la compañía, con la iluminación de la Puerta Santa, o la renovación total de la iluminación en 2015, junto al control e instalaciones eléctricas, de la Capilla Mayor y el Sepulcro del Apóstol.


Combinar la historia y la realidad actual del templo

Los trabajos de iluminación interior de la Catedral de Santiago han incluido la instalación de 700 luminarias, con una potencia total de 15,8 kW, que permiten una iluminación renovada de distintos elementos del templo, como las naves, el crucero, la girola, el triforio y el Pórtico de la Gloria. Con esta actuación, se ha mejorado en un 61 % la eficiencia energética, respecto a la iluminación anterior, y se evitará la emisión a la atmósfera de 6,7 toneladas deCO2 al año.

Entre otros elementos, el proyecto ha diseñado en exclusiva 36 nuevas lámparas inspiradas en las antiguas lámparas votivas de la Catedral que, suspendidas en la nave central y los transeptos, recuperan la iluminación de la época en la que el templo se iluminaba con velas. Dotadas con la última tecnología en iluminación, disponen de 12 emisores LED cada una y se alimentan directamente desde los propios cables que las anclan al techo y las mantienen suspendidas.

La instalación de las nuevas lámparas, gestionadas desde un sistema de control junto a otros componentes de iluminación, contribuye crear diferentes escenas según los momentos de visita: sin culto, con culto ordinario o culto solemne.

Tras varios años de estudios por parte de expertos y en coordinación con el resto de las actuaciones de restauración que se realizan en la Catedral, se ha evaluado la luz natural de la basílica durante el día para diseñar un esquema de luz artificial que se superpone como una capa visual diferente, evitando la clásica iluminación de bóvedas.

La luz de la Catedral se ha expresado tradicionalmente en dos planos distintos. De una parte, la luz artificial, en un plano más o menos cercano al suelo por motivos de tecnología disponible y mantenimiento, con temperaturas de color cálidas y desplegada a través de soluciones como lampadarios de velas, palmatorias, lámparas votivas, etc. Por otro lado, la luz natural ha sido protagonista de los tramos más elevados. Una luz abundante y de temperaturas de color frías.

El proyecto actual se apoya en esta dualidad para generar una experiencia visual atractiva a visitantes y fieles. La secuencia de lámparas suspendidas en contraposición con la luz natural aportada por rosetones y cimborrio permite ordenar una narrativa que respeta tanto la historia como la realidad actual del templo.


Transición energética, desarrollo industrial y empleo sostenible y de calidad

Iberdrola opera desde hace décadas en Galicia, una región en la que ha consolidado su posición como la primera empresa renovable -con la gestión de más de 2.000 MW verdes- y donde sigue impulsando la transición energética y, con ella, el desarrollo industrial y la generación de empleo sostenible y de calidad.

El impacto socioeconómico de su actividad en la región supera los 400 millones de euros al año entre inversiones, compras, salarios y contribución fiscal.

La apuesta de la compañía por las tecnologías de futuro ha convertido a Galicia, además, en referente industrial de la eólica marina, con la participación de proveedores locales en los proyectos que desarrolla en el mundo. Es el caso del parque eólico marino de Wikinger, que Iberdrola opera en el Mar Báltico alemán y cuyas cimentaciones se fabricaron en Fene/Navantia, y, más recientemente, los contratos para Saint-Brieuc, que contribuirán a levantar este parque eólico marino en la Bretaña francesa, así como los acuerdos para la fabricación de componentes de futuros parques eólicos marinos.  


Puesta en valor del patrimonio histórico y artístico en España

A través de su Fundación en España, Iberdrola dedica una parte importante de sus actuaciones a la promoción del valor social de la cultura y la puesta en valor de la riqueza artística del país.

Desde 2011, y con una inversión de 12,6 millones de euros, desarrollan dos principales líneas de trabajo: el Programa Restauraciones, para la conservación del patrimonio pictórico y artístico; y el Programa Iluminaciones, centrado en el cuidado, conservación y puesta en valor de las riquezas histórico-artísticas.

El Programa de Iluminaciones tiene como principal objetivo desarrollar intervenciones en edificios singulares para instalar o mejorar sus sistemas de iluminación interior y/o exterior con el fin de contribuir a la puesta en valor del patrimonio histórico-artístico.

Desde 2011, las actuaciones desarrolladas en este ámbito han supuesto la mejora de más de 40 monumentos en España, entre los que destacan el histórico Puente Romano de Alcántara, en Cáceres; la fachada del Congreso de los Diputados, en Madrid; la Catedral de Ávila, y el interior de la Catedral Nueva de Salamanca. Otra iniciativa singular es el programa Iluminando el Prado, un proyecto integral de iluminación del Museo del Prado con tecnología LED pionero y de referencia en Europa.

Acceso a información legal