NoticiaVolver

09/08/2018

La planta estará equipada con cuatro grupos reversibles que suman una potencia de 880 megavatios (MW)

Iberdrola inicia el montaje de la primera turbina de la central hidroeléctrica de Gouvães, en Portugal

  • Esta infraestructura de generación se enmarca en el complejo hidroeléctrico del Támega, cuya construcción supondrá una inversión de más de 1.500 millones de euros, y ratifica el compromiso de Iberdrola con las energías renovables
  • La central hidroeléctrica de Gouvães, que está previsto que entre en operación para finales de 2021, es de bombeo, el método más eficiente de almacenamiento de energía

Iberdrola ha iniciado el proceso de montaje de la primera turbina del aprovechamiento hidroeléctrico de Gouvães, en Portugal, un hito clave de la construcción del complejo hidroeléctrico del Támega, uno de los mayores proyectos de estas características desarrollados en Europa en los últimos 25 años.

Esta relevante infraestructura, que ratifica el firme compromiso de Iberdrola con las energías renovables y cuyo desarrollo supondrá una inversión de más de 1.500 millones de euros, contempla la construcción de tres presas: Alto Támega, Daivões y Gouvães. Contará con una potencia instalada total de 1.158 megavatios (MW) y será capaz de producir anualmente alrededor de 1.766 gigavatios-hora (GWh).

En concreto, la central de Gouvães, donde acaban de comenzar los trabajos con la instalación del tubo de aspiración de la turbina del grupo 4, será subterránea y estará equipada con cuatro grupos generadores reversibles que sumarán una potencia total de 880 MW.

El montaje de dichos grupos, en una caverna situada a una profundidad media de 325 metros y cuyas dimensiones son considerables -120 metros de longitud, 50 metros de altura y 20 metros de anchura-, se prolongará hasta finales del año 2021, cuando está prevista su entrada en operación.

Cabe destacar que Gouvães será una planta hidroeléctrica de bombeo, la única tecnología existente que permite almacenar grandes cantidades de energía de forma eficiente. Asimismo, este tipo de instalaciones aporta al sistema eléctrico la flexibilidad que requiere para poder afrontar en tiempo real las oscilaciones de la demanda.

En línea con la filosofía del grupo Iberdrola, la construcción del complejo luso del Támega está contribuyendo al impulso de la actividad económica de la región, principalmente en los municipios de su área de influencia. A modo de ejemplo, se estima que se puedan generar, a lo largo del período de construcción de las presas, 13.500 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

 

Liderazgo en energías de origen renovable

Esta infraestructura renovable que promueve la compañía en Portugal, que se suma a otros proyectos de calado que desarrolla, por ejemplo, en Reino Unido (parque eólico marino East Anglia One), México (centrales fotovoltaicas Santiago y Hermosillo) o Estados Unidos (parque eólico terrestre Karankawa), no hace sino reforzar su papel como una de las eléctricas globales más comprometidas con las energías limpias, en el marco de su apuesta por combatir el cambio climático.

Al cierre del primer semestre de este año, el grupo Iberdrola contaba ya con 29.479 MW de origen renovable, el 4,3% más que en el mismo periodo del año anterior, que representan el 60% de toda su potencia instalada en el mundo, que ascendía a 48.871 MW.

Este mix generación cada vez más renovable ha permitido a la empresa seguir reduciendo sus emisiones durante el primer semestre del año en curso: al cierre de junio, un 61% de la producción de Iberdrola en el mundo estaba libre de emisiones, porcentaje que llegó a alcanzar el 89% en España.

 

Acceso a información legal