NoticiaVolver

30/04/2018

Esta iniciativa tiene como objetivo contribuir a la reactivación de la región en torno al proyecto hidroeléctrico de Iberdrola en Tâmega

Iberdrola invierte 1,84 millones de euros en Tresminas, aportando valor a su candidatura como Patrimonio Mundial de la UNESCO

  • Iberdrola ha invertido en Tresminas, entre 2016 y finales de 2018, cerca de 850 mil euros, con acciones como la construcción del edificio de apoyo a las cortas y galerías mineras
  • Actualmente Tresminas está en proceso de candidatura para ser nominada Patrimonio Mundial de la UNESCO

En el marco de la construcción del gran Complejo Hidroeléctrico del Tâmega, Iberdrola ha promovido una visita al Yacimiento minero de oro romano de Tresminas, un proyecto que se enmarca en las acciones de compensación llevadas a cabo por la eléctrica 

A través de una inversión de 1,84 millones de euros en el Complejo minero de Tresminas, Iberdrola demuestra su compromiso para el desarrollo económico, social, cultural y ambiental de las comunidades donde está presente. La empresa colabora con el Ayuntamiento de Vila Pouca de Aguiar y la Dirección Regional de Cultura del Norte de Portugal, en la puesta en valor histórica, patrimonial y arqueológica de la región. Esta inversión se inició en 2016 y está prevista hasta 2023.

Esta aportación, de acuerdo con lo establecido en la DIA (Declaración de Impacto Ambiental), tiene como objetivo la puesta en valor y divulgación de la antigua área minera de Tresminas. La inversión se aplica en diferentes áreas esenciales de desarrollo como: seguridad, investigación científica, conservación, gestión y ordenación del territorio y promoción turística.

Además, la inversión realizada por Iberdrola permite la realización de un conjunto de acciones que benefician al Complejo Minero de Tresminas, posibilitando su futura declaración como Parque Arqueológico, lo que salvaguardará los materiales asociados a la explotación minera romana y el paisaje de la zona.

La empresa ha destinado, entre 2016 y finales de 2018, unos 850 mil euros que, a lo largo de este año, se traducirán en acciones entre las que se incluyen: la financiación del equipo técnico; la continuación de los estudios históricos, geológicos y de fauna y flora de Tresminas; la adquisición de equipo para visitas a las cortas y galerías mineras, su limpieza y / o desobstrucción; la construcción del edificio de apoyo y estructuras y equipos de apoyo a la circulación en las cortas y galerías mineras.

 

Tresminas y la Candidatura al Patrimonio Mundial de la UNESCO

El Complejo Minero Romano de Tresminas fue, durante la época romana, una de las mayores exploraciones auríferas en yacimiento primario del conventus bracaraugustanus y uno de los más significativos del Noroeste Peninsular.

Se estima que entre los siglos I y III d.C. se aprovecharon en Tresminas alrededor de 25 toneladas de oro puro, lo que implicó la expulsión de millones de toneladas de roca mediante la excavación de cortas a cielo abierto.

Además, Tresminas forma parte de uno de los pilares estratégicos en términos de turismo cultural del Municipio de Vila Pouca de Aguiar. Para el desarrollo del municipio es fundamental la puesta en valor y divulgación de este conjunto arqueológico y sus elementos patrimoniales.

Precisamente, se han visto los resultados de los esfuerzos realizados durante los últimos meses, tanto a nivel local como regional tras la puesta en valor patrimonial y turística de Tresminas, incrementándose el número de visitantes a la región.

Además, estos resultados han sido apoyados por la actividad en asociación transfronteriza con Las Médulas, desde 1997 Patrimonio Mundial de la UNESCO y una de las más importantes y reconocidas minas romanas, en la región de El Bierzo, España. La candidatura se realiza de forma conjunta, en un proyecto cultural común, que tiene como objetivo la puesta en valor del legado minero romano en la Península Ibérica. En el año 2017, este protocolo de cooperación entre el Municipio de Vila Pouca de Aguiar y la Fundación Las Médulas, es apoyado por entidades como - la Direção Regional de Cultura do Norte y la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León -. Esta alianza tiene como objetivo fortalecer aún más la candidatura de esta zona de Portugal como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Este es otro ejemplo del compromiso asumido por Iberdrola con la preservación del medio ambiente y del bienestar social. En este sentido, la empresa afianza su papel de líder mundial en el desarrollo de energías limpias- una meta que, en Portugal, ha sido asunto destacado últimamente, teniendo en cuenta las casi 70 horas seguidas aprovechando la electricidad producida únicamente a partir de energías renovables.

 

Iberdrola en Portugal

Iberdrola está desarrollando en Portugal el gran Complejo Hidroeléctrico del Tâmega, que supone la construcción de tres presas: Alto Tâmega, Daivões y Gouvães. Además, opera tres parques eólicos, con una potencia nominal de 92 MW, que origina 200 GWh / año de electricidad de origen renovable. La compañía también opera en el mercado de la energía libre en Portugal, a través de la venta de electricidad y tiene más de 170.000 clientes en este segmento. Iberdrola es uno de los líderes nacionales en clientes industriales, con una cuota de mercado superior al 16%, contando actualmente con más de 1.000 colaboradores.

El Complejo Hidroeléctrico del Tâmega es uno de los proyectos hidroeléctricos más importantes llevados a cabo en Europa en los últimos 25 años. Este sistema contará con una capacidad instalada de 1.158 MW y una capacidad estimada de producción anual de más de 1.760 GWh.

Las obras, que se prolongarán hasta 2023, ya se han iniciado en el río Tâmega y suponen una inversión de más de 1.500 millones de euros. El objetivo de Iberdrola es contribuir al crecimiento y desarrollo de la región en torno al proyecto durante los próximos años. Se prevé que a lo largo del período de construcción de los aprovechamientos se producirán alrededor de 40.000 empleos directos e indirectos.

Además, posteriormente, se constituirá un equipo de operación y mantenimiento para las centrales, que se espera completar con empleo local. Esta es precisamente una de las prioridades de Iberdrola en sus proyectos, formar sus equipos con colaboradores provenientes de la región donde se desarrollan.