NoticiaVolver

24/05/2012

IBERDROLA LIDERA EL FUTURO DE LA ENERGÍA EÓLICA MARINA

La Dirección de Negocio Offshore, con sede en Escocia, impulsa la puesta en marcha de las instalaciones offshore de su cartera de proyectos, que ya suma más de 11.000 MW en todo el mundo

Iberdrola ha apostado por la promoción de la energía eólica marina como una de las bases de su crecimiento futuro y persigue liderar el desarrollo de esta tecnología, a la que considera como la segunda revolución de las energías renovables, como ya hizo con la energía eólica terrestre, en donde es la referencia mundial, con más de 14.000 megavatios (MW) instalados en 14 países.

Para lograr este objetivo, Iberdrola cuenta con una Dirección de Negocio Offshore, con sede en Escocia, que impulsa la paulatina puesta en marcha de las instalaciones eólicas marinas de su cartera de proyectos, que ya suma más de 11.000 MW en todo el mundo.

Esta cartera está ubicada en Europa, especialmente en la zona norte y tiene a Reino Unido, Francia y Alemania como países más destacados. Se trata del reto más ambicioso realizado por una empresa en renovables en la historia, con el que se pretenden crear unos 40.000 empleos, dando un impulso decisivo a la economía de las áreas en donde desarrollen y reactivando sectores como el naval.

El primero de estos proyectos que se pondrá en marcha va a ser West of Duddon Sands, que Iberdrola desarrolla en Reino Unido junto a la compañía danesa Dong. Esta instalación, en cuya construcción trabajarán cerca de 500 personas, tendrá una potencia de 389 MW, suficiente para atender el consumo de energía eléctrica de 300.000 hogares británicos, por lo que será uno de los parques de estas características más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, previsiblemente en 2013.

Iberdrola y Dong ya han completado el desarrollo de todo el proyecto y han asignado a Siemens el suministro de los aerogeneradores. Además, han encargado dos buques de última generación a dos empresas danesas, líderes en el sector naval aplicado a la energía eólica marina, para la construcción del parque. Estos dos buques transportarán e instalarán todos los elementos de esta infraestructura eólica desde el puerto hasta alta mar.

Se trata de dos de los modelos navales más modernos del mercado y se han diseñado expresamente para la instalación de parques eólicos offshore, lo que va a permitir realizar los trabajos durante todo el año, incluso en condiciones meteorológicas extremas. Las dos embarcaciones se encuentran en estos momentos en construcción y se espera disponer de ellas a final de año.

El parque se ha decidido instalar desde el puerto de Belfast (Irlanda del Norte). Para ello, se va a acometer el proyecto más importante de la historia de este puerto, con una inversión récord de 60 millones de euros, destinada a construir una nueva terminal de 200.000 metros cuadrados que albergará el montaje de todos los elementos de esta instalación offshore.

En cuanto a los proyectos a largo plazo de Iberdrola en offshore, destaca el de East Anglia Array, que va a desarrollar en aguas inglesas junto a la empresa sueca Vattenfall y que será uno de los complejos eólicos offshore más grandes del mundo, con una capacidad de 7.200 MW.

La instalación, que podría obtener los primeros permisos este mismo año y empezar a construirse en 2015, tendrá una capacidad instalada que permitirá suministrar electricidad a cerca de cinco millones de hogares.

El siguiente proyecto más destacado de Iberdrola en offshore es el de Wikinger, parque situado en aguas alemanas del mar Báltico, el proyecto eólico marino más importante del mundo desarrollado a grandes profundidades (más de 40 metros). La instalación dispondrá de una capacidad instalada de 400 MW y contará con aerogeneradores de alrededor de 5 MW de potencia unitaria.

Iberdrola prevé presentar la planificación final de este proyecto offshore a principios de 2014, con el fin de iniciar la construcción del mismo en el año 2015 y lograr exportar a la red eléctrica los primeros kilovatios en 2016. Wikinger estará situado en la parte norte de la zona denominada Westlich Adlergrund, que las autoridades alemanas han designado como Área Prioritaria de Desarrollo Offshore y dista unos 40 kilómetros de la costa más cercana, la isla de Rügen.

Además, la Empresa también desarrolla en Reino Unido el parque eólico de Argyll Array, una instalación cuya capacidad potencial oscila entre los 500 MW y los 1.800 MW.

Por último, el consorcio formado por Iberdrola y la empresa francesa Eole-Res ha recibido la concesión del Gobierno francés de los derechos exclusivos para la construcción y operación del parque eólico marino de Saint-Brieuc, de 500 MW de capacidad.

El parque de Saint-Brieuc incorporará 100 aerogeneradores, de 5 MW de potencia unitaria. Estará ubicado frente a la bahía de Saint-Brieuc, en el departamento francés de Côtes d'Armor, a unos 20 kilómetros mar adentro.

Para el desarrollo del proyecto el consorcio ha creado la empresa Alas Marinas y ha contratado a varias compañías francesas líderes en energía offshore. Cabe destacar el impulso a la creación de empleo que va a suponer la puesta en marcha de esta infraestructura en toda la costa de la Bretaña francesa, con más de 2.000 puestos de trabajo de media durante los próximos años.