NoticiaVolver

23/10/2017

En el marco de su compromiso con las mejores prácticas de gobierno corporativo

Iberdrola obtiene el certificado de AENOR de sistemas de gestión de cumplimiento penal efectivo

  • Se suma al reconocimiento obtenido el pasado mes de mayo, cuando fue la primera compañía española y una de las primeras del mundo en lograr la certificación de sistemas de gestión antisoborno

AENOR ha concedido a Iberdrola el certificado de la norma UNE 19601, a través del cual se verifica que la compañía cuenta con un sistema de gestión de cumplimiento penal efectivo. La empresa se convierte así en una de las primeras del Ibex 35 en conseguirlo, en el marco de su compromiso con la transparencia y el buen gobierno corporativo.

Esta norma es el estándar nacional de mejores prácticas para prevenir delitos, reducir el riesgo, y fomentar una cultura empresarial ética y de cumplimiento con la Ley.

El certificado ahora obtenido se suma a la certificación que Iberdrola logró en mayo, también por parte de AENOR, de la UNE-ISO 37001 sobre sistemas de gestión para prevenir la corrupción. El grupo se convirtió entonces en el primero del Ibex 35 en lograr este reconocimiento, además de ser una de las primeras del mundo en contar con él.

De este modo, Iberdrola continúa avanzando en su compromiso con las mejores prácticas internacionales de cumplimiento, dando así reflejo a algunos de sus valores, como son los principios éticos, la transparencia y el buen gobierno corporativo.

Entre las políticas de gobierno corporativo y cumplimiento normativo con las que cuenta el grupo, se encuentran la Política para la prevención de delitos y la Política contra la corrupción y el fraude, ambas aprobadas por el Consejo de Administración de la sociedad en diciembre de 2010 y 2016, respectivamente.

La primera de ellas tiene como objetivo transmitir a todos los directivos y empleados de Iberdrola, así como a los terceros que se relacionen con la compañía, un mensaje rotundo de oposición a la comisión de cualquier acto ilícito penal, así como de la voluntad de la empresa de combatirlos y de prevenir un eventual deterioro de su imagen y su valor reputacional.

La segunda, en la misma línea, busca transmitir la firme oposición de Iberdrola a la corrupción y el fraude en todas sus manifestaciones, y su voluntad de erradicarla en todas sus actividades.

Este compromiso con la transparencia y las mejores prácticas le ha valido a Iberdrola ser elegida una de las compañías más éticas del mundo por el Instituto Ethisphere, entidad líder en definición de estándares de buenas prácticas empresariales.

En su ranking 2017 World´s Most Ethical Companies, reconoce a aquellas empresas que ejercen su papel en la sociedad para motivar un cambio positivo en la comunidad empresarial mundial. Según este organismo, las empresas seleccionadas también tienen en cuenta el impacto de sus actividades en sus empleados, clientes y otros grupos de interés, al tiempo que fomentan una cultura de integridad y valores en su toma de decisiones.