NoticiaVolver

20/07/2020

Iberdrola pasa a liderar el Ibex 35 como respuesta de futuro para la recuperación

  • El selectivo español se convierte en el único gran índice del mundo liderado por una empresa renovable, lo que ejemplifica la gran oportunidad verde del país a nivel mundial
  • Su resiliencia ante la crisis, la calidad de sus activos regulados y renovables , sus planes de inversión y su rentabilidad para el accionista la convierten en la primera empresa del país
  • Durante las últimas dos décadas y bajo el liderazgo de Ignacio Galán, Iberdrola ha pasado de ser una empresa nacional y la decimoctava del mundo por capitalización, a convertirse en un líder energético global y una de las tres mayores utilities del mundo, decidida a seguir invirtiendo y creando empleo

Iberdrola ha cerrado la sesión de hoy con una capitalización de 71.727,6 millones de euros[i], a 11,24 euros por acción. Se convierte así en la primera empresa del país, tras superar el valor en bolsa de Inditex, líder del selectivo en los últimos años.

Con este movimiento se pone de manifiesto el cambio de tendencia en un entorno marcado por la crisis derivada de la COVID-19 y por la transición hacia una economía baja en carbono, con el European Green Deal y el PNIEC como claras hojas de ruta para los próximos años.

Además, el Ibex 35 se convierte así en el único gran índice del mundo liderado por una empresa renovable. Con el liderazgo bursátil de Iberdrola queda patente la gran oportunidad para España que supone liderar el nuevo modelo económico, basado en la descarbonización y en la electrificación.

De hecho, los analistas y agencias de calificación también coinciden en las buenas perspectivas que se derivan de este imparable proceso de transición energética. En el caso concreto de Iberdrola, coinciden en resaltar su buen posicionamiento para los próximos años y destacan la calidad de sus activos, con gran peso de los ingresos regulados; su liderazgo renovable, sus planes de inversión para los próximos ejercicicios y los buenos rendimientos para sus accionistas.

Otro de los aspectos que suelen destacar es la buena diversificación geográfica del grupo, presente en países con entornos estables y bajo riesgo, como Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Alemania, Francia, Italia... o más recientemente Australia, donde la compañía avanza en su oferta por la empresa Infigen Energy.

Como resultado de esta confianza en el valor, S&P ha reafirmado recientemente el rating BBB+ con perspectiva estable de Iberdrola, y Goldman Sachs ha elevado su precio objetivo a 11 euros, con recomendación de comprar.

En lo que va de año, marcado por la pandemia del coronavirus, los inversores han continuado confiando en la acción de Iberdrola, que se ha revalorizado un 22,4% desde enero. Teniendo en cuenta el pago de dividendo, esta revalorización asciende al 27,5%. La compañía presidida por Ignacio Galán se convierte así en la que mayores retornos ofrece a sus accionistas dentro del podio mundial de las utilities, que comparte con Nextera (+13,5%) y Enel (+17,7%).

También destaca el comportamiento de Iberdrola en este 2020 si se compara con los principales índices de referencia:

 




 

Las cifras del éxito de Iberdrola
  • Cuando Ignacio Galán fue elegido presidente de Iberdrola en mayo de 2001, la acción de Iberdrola cotizaba a 4,10 euros y su capitalización bursátil ascendía a 14.475 millones de euros. Hoy, el valor de la compañía en bolsa se ha quintuplicado, hasta superar los 70.000 millones de euros.
  • Esta evolución la ha situado no solo como líder del Ibex 35, sino como una de las dos principales utilities europeas y una de las tres mayores del mundo por capitalización bursátil, en contraste con el puesto 18 que ocupaba hace 20 años.
  • El beneficio neto de Iberdrola fue de 906 millones de euros en aquel 2001. En 2019, la compañía alcanzó un nuevo récord con 3.406 millones de euros, casi cuatro veces más. La misma tendencia ha seguido el Ebitda del grupo, que ha pasado de 2.394 millones de euros a superar los 10.000 millones de euros en el último ejercicio.
  • Este crecimiento se ha ido traduciendo en rentabilidad para sus accionistas: la RTA[1] de Iberdrola ha sido casi del 400 % desde finales de 2000 hasta ahora, más de cinco veces la del Ibex 35 en el mismo periodo, que ha sido del 71,44 %.
  • En cuanto a los dividendos, han ido creciendo al ritmo del beneficio, en línea con el compromiso adquirido por Ignacio Galán con los accionistas del grupo: si la retribución al accionista con cargo a 2001 fue de 0,146 euros brutos por acción, la correspondiente al ejercicio 2019 alcanzará los 0,40 euros brutos por acción, un 173,5 % más.


 

La estrategia: 20 años de anticipación y retornos estables y regulados
  • La apuesta pionera de Galán ha situado a la compañía como líder global en energías limpias y referente en la lucha contra el cambio climático, tras haber invertido más de 100.000 millones de euros desde 2001 en renovables, redes inteligentes y almacenamiento eficiente.
  • En paralelo y bajo la batuta de Ignacio Galán, Iberdrola ha llevado a cabo numerosas operaciones corporativas durante estos años de crecimiento, que siempre se han realizado de forma amistosa, aportando valor para el grupo y manteniendo una posición mayoritaria.
  • Como resultado, hoy Iberdrola es el tercer productor eólico de Estados Unidos a través de AVANGRID, que cotiza en la Bolsa de Nueva York; un líder energético en Brasil a través de Neoenergia, que cotiza en la Bolsa de Sao Paulo; un referente en el sector energético mexicano con Iberdrola México; la primera utility 100 % verde de Reino Unido a través de ScottishPower y continúa ampliando su presencia renovable y comercial en países como Francia, Alemania, Italia o Portugal.
  • A esto se añade su reciente salto a Australia, donde Iberdrola ha realizado una oferta de compra por Infigen Energy, compañía con gran potencial en el mercado renovable del país. Como en otras ocasiones, las conversaciones han sido amistosas e Iberdrola cuenta con el respaldo del Consejo de Administración de la empresa.
  • Iberdrola cuenta hoy con unos activos valorados en 122.369 millones de euros, cifra que más quintuplica la de 2001, que se situaba en 23.200 millones de euros.






[1] Incluye la revalorización en bolsa y el pago por dividendo.
[i] Incluye derechos de suscripción del programa de scrip dividend.