NoticiaVolver

23/01/2018

Durante su intervención en el panel 'Strategic Outlook: Energy Systems', en el marco de la reunión anual del Foro Económico Mundial

Ignacio Galán defiende en Davos la necesidad de impulsar la descarbonización de la economía mundial

  • El presidente de Iberdrola insiste en que este proceso es compatible con la obtención de rentabilidad, como muestra la evolución de la compañía, que ha pasado de ocupar el vigésimo lugar entre las 'utilities' por capitalización bursátil a situarse entre las cuatro primeras del mundo
  • Insiste en la necesidad de electrificar la economía, para lo que se necesitarán más renovables, más capacidad de almacenamiento, más redes inteligentes y más vehículos eléctricos, además de una inversión de 19 billones $ por parte del sector eléctrico en los próximos 25 años
  • Para lograr dar respuesta a la creciente demanda de electricidad de un modo sostenible, es necesario desarrollar un marco regulatorio estable y a largo plazo, acompañado de una reforma de la fiscalidad ambiental


El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha participado esta mañana en el panel Strategic Outlook: Energy Systems, que ha tenido lugar en el marco de la reunión anual del Foro Económico Mundial en la localidad suiza de Davos.

Galán ha defendido la necesidad de descarbonizar la economía para cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, definido por el presidente del grupo como “un hito histórico que requiere cambios en la producción y en los patrones de consumo en todos los sectores de la economía”.

El presidente de Iberdrola ha explicado que para dar respuesta a una demanda creciente con un modelo energético descarbonizado es imprescindible desarrollar más generación renovable, mayor capacidad de almacenamiento, más redes inteligentes y más vehículos eléctricos. Ignacio Galán ha recordado que la tecnología necesaria ya está disponible y que sus costes se están reduciendo rápidamente. En este sentido, ha afirmado que la inversión requerida por el sector eléctrico durante los próximos 25 años asciende a 19 billones de dólares.

Galán ha afirmado que el cambio climático debe ser visto como una oportunidad, puesto que descarbonización y rentabilidad son totalmente compatibles. Para demostrarlo, ha puesto el ejemplo de Iberdrola que, después de haber invertido 100.000 millones de dólares en renovables, redes y tecnología hidroeléctrica de bombeo, ha multiplicado por cinco su base de activos y triplicado sus resultados y dividendos. “Hemos pasado de ocupar el puesto número 20 por capitalización bursátil entre las utilities a situarnos entre las cuatro primeras del mundo”, ha añadido.

El presidente de Iberdrola también ha hecho hincapié en la necesidad de que sean todos los actores los que se impliquen en la lucha contra el cambio climático. Además de los gobiernos y el sector privado, se debe contar también con las ONG, las ciudades y los consumidores, de modo que se generen alianzas, como contempla el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 17 de la agenda de la ONU para 2030. “La industria y la sociedad civil siempre van por delante del Gobierno”, ha explicado.

Para avanzar hacia un modelo económico descarbonizado, no obstante, es necesario que se implementen marcos legales estables y predecibles, que deben ir acompañados de una reforma de la fiscalidad ambiental bajo el principio de “quien contamina, paga”, así como de la eliminación de los costes no energéticos incluidos en la tarifa eléctrica.

En este sentido, Ignacio Galán ha puesto de manifiesto que no todos los países que suscribieron el Acuerdo de París están desarrollando políticas para cumplir los compromisos asumidos. A pesar de esta situación, también ha destacado otros pasos positivos que se están dando, como la tramitación en la Unión Europea del paquete Clean Energy for All Europeans.