NoticiaVolver

20/02/2015

WEST OF DUDDON SANDS: PRIMER PARQUE EÓLICO MARINO DE UNA EMPRESA ESPAÑOLA

La instalación, de 389 megavatios (MW) de potencia, es el primer parque offshore puesto en marcha por una empresa española y suministrará electricidad a unos 280.000 hogares

Iberdrola ha vuelto a marcar un hito a nivel mundial. El pasado mes de octubre de 2014 se convirtió en la primera empresa española en poner en marcha un parque eólico marino: West of Duddon Sands (WoDS).Desarrollado por Iberdrola a través de su filial británica ScottishPower Renewables y en consorcio con  la empresa danesa Dong Energy, el parque supuso una inversión de 2.000 millones de euros y se inauguró dos meses antes de lo previsto.Con 389 megavatios (MW) de potencia instalada, el primer parque eólico marino de Iberdrola es capaz de producir energía suficiente como para cubrir la demanda de electricidad de aproximadamente 280.000 hogares británicos.Dispone de 108 turbinas, cuya capacidad unitaria asciende a 3,6 MW, y su entrada en funcionamiento ha incluido la instalación de más de 200 kilómetros de cables submarinos. Situado a unos 20 kilómetros de la costa de Barrow-in-Furness, en el noroeste de Inglaterra, el emplazamiento en el que se ubica WoDS cubre un área de unos 67 kmsup:2#.West of Duddon Sands ha liderado los esfuerzos del sector eólico marino por reducir el coste de esta tecnología. La construcción de una nueva terminal en el puerto de Belfast, especialmente diseñada para el almacenamiento y montaje de cimentaciones y aerogeneradores, ha sido un factor esencial.Para su instalación en el mar, se han utilizado dos buques de última generación ( Pacific Orca y Sea Installer), fabricados expresamente para ocuparse de este tipo de instalaciones offshore, cuya enorme estabilidad permitió realizar la construcción del parque eólico durante un duro invierno, caracterizado por grandes tormentas y fuertes vientos.La energía producida por este parque se recoge en una subestación offshore, que ha sido diseñada específicamente por Iberdrola de cara a resistir las duras condiciones climatológicas de la zona. En ella se eleva el voltaje y mediante dos cables submarinos se exporta hasta la subestación en tierra de Heysham, punto de conexión a la red eléctrica del Reino Unido.El centro de operación y mantenimiento, también de nueva planta, se encuentra en el puerto de Barrow-in-Furness, donde trabajarán más de 40 operadores altamente cualificados durante al menos 20 años.El ministro de Energía y Cambio Climático británico, Ed Davey, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, y el vicepresidente de Dong Energy, Samuel Leupold, presidieron en octubre la inauguración del parque eólico. Durante el evento, Galán destacó que esta infraestructura “ha superado con éxito numerosos desafíos tecnológicos, demostrando la capacidad del Reino Unido para construir grandes proyectos de energías renovables, tanto por la cualificación de su mano de obra y excelente ingeniería como por el desarrollo de la cadena de suministro, la logística y sus instalaciones”.