NoticiaVolver

26/04/2021

Supera los 32.000 millones de financiación verde y sostenible y avanza, así, en su objetivo de que el 63% de su deuda cumpla con estas características en 2025

Iberdrola lanza el mayor programa de pagarés sostenibles para una empresa española por 5.000 millones de euros

  • Amplía su Euro Commercial Paper Programme (ECP) en 2.000 millones e introduce indicadores que cubren los tres ámbitos ESG: medioambiental, social y gobernanza
  • Gran nivel de autoexigencia: en caso de incumplimiento en alguno de los tres ámbitos ESG, Iberdrola renunciaría a la posibilidad de seguir emitiendo notas con denominación de sostenibilidad

Iberdrola se consolida como líder en financiación sostenible. El grupo ha dado un paso más y, a través de Iberdrola International B.V.[1], ha lanzado el mayor programa de pagarés sostenibles para una empresa española, con un saldo máximo a tener emitido en cada momento de 5.000 millones de euros.

La compañía amplía así su Euro Commercial Paper Programme (ECP) -su programa marco de emisión de notas a corto plazo en el Euromercado-, cuyo límite anterior era de 3.000 millones de euros, e introduce un factor clave: todo el papel comercial estará ligado a indicadores relacionados con los tres ejes ESG (medio ambiente, social y gobernanza).

De este modo, los pagarés de Iberdrola se abren a aquellos inversores focalizados en inversión socialmente responsable, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU. Por este motivo, la compañía introduce un alto nivel de exigencia en el programa y, en caso de incumplimiento de los indicadores ESG establecidos, la compañía renunciaría a seguir emitiendo notas con denominación de sostenibilidad hasta cumplirlos de nuevo, al considerar que se reduciría el atractivo para ese tipo de inversores.

El Euro Commercial Paper Programme (ECP) es el principal instrumento de financiación a corto plazo del grupo y está ligado a los tres indicadores ESG, que abarcan además cinco ODS:

  • Medioambiente (ODS 7 y 13): reducir la intensidad de emisiones hasta situarla en 100 g/kWh en 2022. Iberdrola ya mejora esta ratio, con 98 g/kWh en 2020.  
  • Social (ODS 5): aumentar el porcentaje de mujeres en posición de liderazgo hasta alcanzar el 25% en 2022.
  • Gobernanza (ODS 16 y 17): aplicar 11 recomendaciones del Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) para crear instituciones eficientes, transparentes y responsables, a lo que se añade el compromiso de divulgar su cumplimiento en el Informe de Sostenibilidad de la Sociedad y auditarlo externamente.

Al no existir actualmente un modelo estándar general para instrumentos de financiación sostenible de corto plazo, Iberdrola se ha basado para articular esta nueva estructura en los Sustainability-Linked Loans Principles de la Loan Market Association (LMA) y en los Sustainability-Linked Bond Principles de la International Capital Market Association (ICMA). La compañía ha contado para su certificación con VigeoEiris, que ha emitido la correspondiente Second Party Opinion.


63% de la deuda verde y sostenible en 2025

Iberdrola se ha consolidado como referente global en financiación sostenible, siendo el primer grupo mundial en emisión de bonos verdes, después de ser en 2014 la primera empresa española en abrir este mercado.

Actualmente, el grupo cuenta ya con financiación verde o ligada a criterios de sostenibilidad por un importe superior a los 32.000 millones de euros, de los que más de 13.000 millones corresponden a bonos verdes. Además, un 90% de sus líneas de crédito incorporan ya este tipo de criterios, tras el suscrito esta misma semana por 2.500 millones de euros.

La estrategia de Iberdrola pasa por que su estructura de financiación tenga cada vez un mayor porcentaje de productos verdes y sostenibles, hasta alcanzar el 63% del total en 2025. En 2021, el 100% de sus líneas de crédito y el 70% de sus bonos híbridos cumplirán con estas características.

Este enfoque de la financiación responde al plan de crecimiento de Iberdrola, que contempla inversiones de 75.000 millones de euros hasta 2025, destinadas a duplicar su capacidad renovable, hasta los 60.000 MW y situar el valor de sus activos en redes en 47.000 millones de euros. Un plan que tiene como objetivo impulsar la descarbonización de la economía y, con ella, la reactivación económica y el empleo y que prevé inversiones de 150.000 millones de euros a 2030, con las que el grupo alcanzará una potencia instalada cercana a los 100.000 MW.






[1] Emisor holandés con la garantía de Iberdrola S.A.

Acceso a información legal