sociedad

Contribuimos en el progreso de la sociedad a través de ayudas, iniciativas y programas solidarios que fomentan la igualdad, la formación y el desarrollo de las comunidades.

TeInteresa
  • Chillida Leku acoge hasta el 10 de enero la exposición Tàpies en Zabalaga, patrocinada por Fundación Iberdrola. Una muestra en la que la obra del artista catalán entabla una conversación con la de Chillida, al que, además de una buena amistad, le unía la voluntad de trascender la materia como un camino hacia la espiritualidad y un enfoque humanista con el que subrayaban la capacidad transformadora del arte. Mireia Massagué, directora de Chillida Leku, nos invita a disfrutar en el caserío Zabalaga del vínculo entre dos artistas únicos e irrepetibles.

  • La evolución de la neurociencia y, en paralelo, de la neurotecnología es imparable. Durante las próximas décadas veremos, aunque suene a ciencia ficción, dispositivos capaces de decodificar la información de nuestro cerebro, amplificar nuestros sentidos o modificar nuestros recuerdos. Ahí entran en juego los límites éticos y, en ese sentido, los neuroderechos se revelan imprescindibles para proteger nuestra privacidad mental.

    La ONU, que lucha contra la desertificación desde 1994, la define como el proceso de degradación de las tierras en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas como resultado de diversos factores climáticos y humanos. Con el cambio climático, dichos factores no han hecho sino multiplicarse y a día de hoy está considerado uno de los principales problemas ambientales del planeta.

  • El minimalismo, originalmente una tendencia arquitectónica que busca reducir las obras a lo esencial, se ha trasladado a otros ámbitos. La idea es muy sencilla: menos es más, lo que aplicado, por ejemplo, a nuestra vida diaria significa reducir al máximo el uso y consumo de bienes materiales. Esta forma de estar en el mundo tiene efectos positivos sobre el medio ambiente e iniciativas ecologistas recientes, como el movimiento Zero Waste, son muy cercanas a ella.

    Descubre más artículos interesantes relacionados

    La pandemia de COVID-19 lo ha cambiado casi todo. Con el avance de la vacunación, la vuelta a la normalidad está cada vez más cerca y las empresas aprovechan para replantearse su modelo de oficina. Entre las opciones más adoptadas está el hot desking, que consiste en crear espacios de trabajo compartidos y bajo demanda, más flexibles, más económicos y más orientados a fomentar la colaboración entre los empleados.