PROGRESO DEL PLAN 2020-2025 Y CRECIMIENTO HASTA 2030

Ampliamos nuestro plan inversor a 150.000 millones para triplicar nuestra capacidad renovable y duplicar nuestros activos de redes en 2030

El grupo Iberdrola avanza en su histórico plan inversor a 2025 de 75.000 millones de euros, que ahora amplía hasta los 150.000 millones a 2030. Este músculo inversor permitirá a la compañía alcanzar una potencia instalada renovable de 60 GW en 2025 y 95 GW en 2030 —triplicando la actual— y una base de activos regulados de 47.000 millones en 2025 y 60.000 millones en 2030 —duplicando la actual—. Asimismo, se espera que la base de clientes se eleve hasta los 70 millones de contratos en 2030, frente a los 43,8 millones actuales. Las nuevas inversiones impulsarán el beneficio neto hasta los 5.000 millones de euros en 2025 y alrededor de 7.000 millones en 2030.

AVANCES EN EL PLAN 2020-2025 Y POSICIÓN ÚNICA PARA CRECER HASTA 2030

Iberdrola cuenta con una posición única para continuar creciendo en la próxima década. En este sentido, la compañía ha puesto su Balance al servicio de la recuperación, con inversiones récord de más de 9.200 millones de euros en el Ejercicio 2020 y adjudicaciones a más de 22.000 empresas por valor de 14.000 millones, las mayores de nuestra historia, para sostener 400.000 empleos en nuestros mercados, que serán 500.000 en 2025.

En esta década, la compañía tiene previsto realizar inversiones por 150.000 millones de euros para triplicar su capacidad renovable y duplicar los activos de redes, que alcanzarán los 95 GW y los 60.000 millones de euros respectivamente. Este plan a largo plazo ya avanza por delante de lo esperado, con el 75 % de la capacidad prevista a 2025 ya en construcción o asegurada, una aceleración de las inversiones en Redes y alianzas estratégicas para promover la electrificación, entre otros progresos, permitiendo al grupo reafirmar sus perspectivas para el año 2021 y siguientes.

 Casi 19.000 MW verdes en construcción o asegurados, como parte de una cartera renovable que se eleva a 77.900 MW, después de sumar 25.000 MW en 2020

Iberdrola continúa reafirmando las bases de su crecimiento futuro, aumentando su cartera de proyectos hasta los 77,9 GW —tras sumar 25 GW en 2020—, de los cuales 18,7 GW están en construcción o asegurados, cubriendo ya el 100 % de la capacidad prevista hasta 2022 y el 75 % a 2025. Solo en España, la compañía cuenta con derechos de conexión para 15.000 MW y terrenos para una capacidad equivalente.

En construcción se encuentran 8,7 GW: 4.600 MW eólicos (2.600 MW marinos y el resto terrestres), 2.800 MW fotovoltaicos, 1.160 MW hidroeléctricos y 150 MW en baterías. Por mercados, un tercio se desarrolla en Estados Unidos, otro en España y Brasil y otro en países europeos —como Portugal, Francia y Alemania— y Australia.

Asimismo, durante los últimos 12 meses, la eólica marina se confirmó como uno de los vectores de crecimiento del grupo: cuenta con 1,3 GW instalados que triplicará con la construcción de 2,6 GW, sin costes de emplazamiento. La notable expansión de la cartera de esta tecnología —con más de 25 GW en la actualidad—, asentada sobre nuevas plataformas de crecimiento con gran potencial, como es el caso de Japón, Polonia, Suecia e Irlanda, permitirá al grupo alcanzar los 12.000 MW operativos en 2030.

En 2020, los proyectos eólicos marinos contribuyeron al EBITDA con 585 millones de euros, tras crecer un 72 %; aportación que ascenderá hasta los 2.300 millones en 2030.

 Más redes inteligentes. El valor de los activos regulados se estima en 47.000 millones de euros a 2025

Otro avance en 2020 fue el valor de los activos regulados de Redes, que ascendía ya a 31.000 millones de euros, y en 2021 seguirá creciendo hasta aproximadamente los 36.000 millones, con las aportaciones de las últimas operaciones en fase de integración: PNM Resources en Estados Unidos y la distribuidora CEB-D en Brasil.

Al final de la década el valor de los activos regulados se habrá duplicado, llegando a los 60.000 millones de euros, tras alcanzar los 47.000 millones en 2025.

 Aumento de la base de clientes y Smart solutions

El crecimiento de los próximos años vendrá también de la mano del aumento de su base de clientes. En 2020, Iberdrola registró 43,8 millones de contratos, que prevé elevar a 48,5 millones a finales de 2021. Y serán aproximadamente 60 millones en 2025 y unos 70 millones en 2030. En este contexto, las soluciones personalizadas e inteligentes, smart solutions, aportan el 4 % del beneficio neto en 2020.

 Liderando el desarrollo de hidrógeno verde

Otro gran vector de crecimiento será el hidrógeno verde. Iberdrola ya desarrolla varios proyectos que permitirán la descarbonización de la industria y el transporte o movilidad pesada en España y el Reino Unido, así como desarrollar su cadena de valor. La compañía ha presentado, además, 53 proyectos al programa Next Generation EU, que activarían inversiones de 2.500 millones de euros para alcanzar una producción anual de 60.000 tn/año.

 Duplicando los beneficios en 2030

La ejecución del Plan 2020-2025 avanza por delante de lo previsto, reafirmando las perspectivas del grupo de alcanzar un beneficio neto de 3.700-3.800 millones de euros a cierre del Ejercicio 2021, que se elevará hasta los 5.000 millones de euros a 2025 y alrededor de los 7.000 millones a 2030.

En línea con los resultados, evolucionará la retribución al accionista: la compañía prevé un dividendo de 0,44 euros/acción en 2021, el cual aumentará hasta 0,56 euros/acción para 2025 y hasta alrededor de 0,75 euros por título en 2030. Esta política de dividendo representa un incremento de la remuneración al accionista del 40 % en el período 2019-2025 y de aproximadamente el 90 % entre 2019-2030.

 

Presentación de Resultado 2020. [PDF]

Capital Markets Day 2020.

 

 Infografía Perspectivas 2020-2025 [PDF]