EXPOSICIÓN 'BILBAO Y LA PINTURA' EN EL GUGGENHEIM

Un recorrido pictórico por el moderno Bilbao de fines del XIX y principios del XX

Casi una treintena de obras con escenas de la vida y costumbres de la villa de Bilbao de finales del siglo XIX y albores del XX podrán verse en el Museo Guggenheim Bilbao hasta el 29 de agosto. La muestra, comisariada por Kosme de Barañano y patrocinada por Iberdrola, reúne a distintos pintores de la época que, con sus trazos imbuidos por el impresionismo francés y las vanguardias, reflejan el transcendental proceso de modernización que vivió la urbe.

El pasado 29 de enero se inauguró la exposición Bilbao y la pintura, que permanecerá en el Guggenheim Bilbao hasta el 29 de agosto. La muestra ofrece al espectador, a través de diversas escenas del Bilbao de fin de siglo XIX y comienzos del XX, la oportunidad de conocer el imparable proceso de modernización que vivió la capital vizcaína de la época, que pasaba a convertirse en una de las urbes más prósperas de España.

Las obras, de diferentes artistas de aquel periodo, reflejan la vida y costumbres de burgueses y aldeanos. Las faenas cotidianas, los barcos y terrazas en la ría o las fiestas populares revelan el brío y potencia de una ciudad que destacaba gracias a su industria naval y siderúrgica y a su actividad bancaria, comercial y cultural.

Kosme de Barañano —catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Elche y en la del País Vasco y profesor visitante en las Universidades de Venecia (IUAV) y de Berlín (Humboldt-Universität)—, comisario de la exposición, ha seleccionado grandes obras pictóricas que ofrecen una panorámica visual de la villa. A lo largo de tres salas encontramos una buena exhibición de escenas cotidianas que incorporan las ideas de modernidad del impresionismo francés y las vanguardias. No en vano, los pintores seleccionados habían viajado a París para empaparse de esas escuelas pictóricas.

Barañano explicó en la presentación de la muestra que el objetivo buscado "no es documentar sino experimentar ese Bilbao que pasa de villa a gran ciudad, a través de la pintura".

Como modo introductorio, la exposición ofrece fotografías de la época a gran escala. Entre ellas, un retrato del escultor bilbaíno Paco Durrio, realizado por Paul Gauguin.

Entre las tres salas que componen la exhibición podemos ver las obras La ría en Axpe y La terraza, de Adolfo Guiard, que presentan visiones idílicas de buques en la ría; y otras que retratan la burguesía ilustrada, como Amanecer, de Ignacio Zuloaga, Las Walquirias, de Manuel Losada, o La fuente de la salud, de Anselmo Guinea.

La temática del mar es también muy recurrente, y artistas como Ramón Zubiaurre o Gustavo de Maeztu reflejan su belleza y color a través de obras como El marino vasco Shanti Andía o el tríptico Tierra Vasca.

Obras dedicadas a la visión etnográfica del folklore y el costumbrismo completan la muestra, entre ellas Don Terencio y Chango el txisturari, de Manuel Losada, o En la romería, de Aurelio Arteta.

 Descargar dosier [PDF]

 Visita guiada

UN PASEO POR LOS ORÍGENES DE IBERDROLA

La muestra Bilbao y la pintura refleja el ambiente, la época y el lugar donde nació Iberdrola, por lo que su patrocinio adquiere especial relevancia para la compañía.

Ignacio Galán, presidente del grupo Iberdrola

Existen pocos motivos más genuinos y legítimos para el orgullo que el de mostrar la belleza del lugar del que uno procede. Por ello, para Iberdrola es una verdadera satisfacción impulsar esta muestra.

Dos compañías que fueron el germen de Iberdrola, Hidroeléctrica Ibérica (1901) y Saltos del Duero (1918), surgían en el ambiente de prosperidad que refleja la muestra pictórica. Una época en que la unión de los conocimientos técnicos en vanguardia de los ingenieros, el esfuerzo de los trabajadores y la capacidad financiera de los inversores culminaban en grandes proyectos.

La exposición se ancla precisamente en ese periodo de modernización, en el que la sociedad de la capital vizcaína promovía importantes innovaciones y favorecía cambios económicos que harían de Bilbao una suerte de ciudad moderna y vanguardista. Valores como el esfuerzo, el compromiso y el talento se abrían paso, y gracias a ellos, "hoy como ayer Iberdrola trabaja desde Bilbao para anticiparse a las necesidades energéticas y medioambientales del conjunto de la sociedad, dando suministro a más de 100 millones de personas en el mundo", afirma Galán.