competencias profesionales

Las empresas demandan unas determinadas competencias profesionales. Desde habilidades técnicas a habilidades emocionales (soft skills). Te contaremos cómo adquirirlas, cómo desarrollarlas y cómo ponerlas en práctica con éxito.

TeInteresa
  • Las habilidades blandas, del inglés soft skills, comprenden una serie de competencias sociales que facilitan a las personas la relación con sus semejantes. Aunque están muy ligadas a la propia personalidad, pueden mejorarse y, pese a su carácter intangible, son muy valoradas por las empresas en la actualidad. Entre ellas están la inteligencia emocional, la gestión del cambio o el pensamiento crítico.

  • El job hopping es una tendencia que está creciendo exponencialmente en el mercado laboral y que, principalmente, hace referencia a los profesionales que cambian de trabajo con frecuencia y de manera voluntaria. Se les conoce como job hoppers y su objetivo es una constante búsqueda de nuevos retos. Pese a que rara vez se asientan en una compañía, salvo que se les ofrezca la posibilidad de saltar internamente, las empresas han empezado a valorarlos positivamente.

    Iberdrola ha sido reconocida como una de las cuatro compañías con mayor capacidad para atraer y retener el talento en España, según Merco Talento 2020. Además, ha obtenido el segundo puesto en el sector energía, gas y agua, sumando ya 14 años consecutivos en las primeras posiciones. El atractivo de la compañía para las personas es consecuencia de su apuesta por la igualdad, la conciliación y la formación.

  • Entre las principales labores de un líder empresarial se encuentra conseguir que su equipo crea en el proyecto, mantenerle motivado y sacar lo mejor de cada uno en pos de los objetivos corporativos. El problema es que no hay una fórmula mágica y, por consiguiente, contamos con un amplio abanico de estilos de liderazgo. ¡Descúbrelos!

    Descubre más artículos interesantes relacionados

    En el entorno laboral existen muchos estilos de liderazgo, pero en la actualidad uno destaca por encima de los demás: el transformacional, que tiene como objetivo inspirar y motivar a sus empleados, fomentar su creatividad e impulsar su desarrollo profesional. A través de la influencia que ejerce como modelo a seguir, induce a la transformación de la empresa y sus miembros, que lo siguen voluntariamente en pos de un objetivo común.