competencias profesionales

Las empresas demandan unas determinadas competencias profesionales. Desde habilidades técnicas a habilidades emocionales (soft skills). Te contaremos cómo adquirirlas, cómo desarrollarlas y cómo ponerlas en práctica con éxito.

TeInteresa
  • Los idiomas, la experiencia, la formación o los conocimientos son elementos fundamentales a la hora de desempeñar tu profesión y de potenciar tu carrera, pero hay un elemento que, pese a pasar más desapercibido, también ejerce una enorme influencia: tu personalidad. A continuación, analizamos los tipos de personalidad y cómo pueden afectar a tu día a día.

  • Alegría, nerviosismo, sorpresa, ira, calma, decepción... Gestionar la catarata de emociones que vivimos a diario no es fácil. Sin embargo, la inteligencia emocional se abre paso cada vez con más fuerza como vía para alcanzar la felicidad en cualquier ámbito de nuestras vidas, incluido el laboral. ¿Dispuesto a aprender a ser feliz?

    Iberdrola ha sido reconocida como una de las cinco compañías con mayor capacidad para atraer y retener el talento en España, según Merco Talento 2019. Además, ha alcanzado el liderato como compañía del sector energía, gas y agua por decimotercer año consecutivo. El atractivo de la compañía para las personas es consecuencia de su apuesta por la igualdad, la conciliación y la formación.

  • En un entorno laboral en permanente evolución, existe un perfil que, según los expertos, es el que mejor se adapta a este nuevo contexto. Son los knowmads, del inglés knowledge nomads, o nómadas del conocimiento. Son trabajadores que destacan por su flexibilidad, creatividad y espíritu colaborativo. Además, les apasiona su trabajo y no conocen fronteras.

    Descubre más artículos interesantes relacionados

    En un par de décadas —puede que menos—, los robots harán muchos de los trabajos que ahora desempeñan los humanos. Pero antes de hacer saltar las alarmas, escuchemos a los expertos. Ellos apuntan que en esta carrera hombre-máquina, el ser humano cuenta con una ventaja competitiva: la inteligencia emocional.