inversiones

Inversores cualificados, minoristas, profesionales..., la compañía trabaja por desarrollar proyectos que atraigan inversiones e inversores al sector energético.

TeInteresa
  • Los bonos verdes se destinan a la financiación o refinanciación de proyectos verdes, es decir, a la inversión en activos sostenibles y socialmente responsables en áreas tan diversas como las energías renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o la gestión responsable de los residuos. Iberdrola se ha consolidado como el mayor grupo emisor de bonos verdes del mundo; y a principios de 2021 realizó la emisión del mayor bono verde híbrido de la historia, por valor de 2.000 millones de euros. Entre un 75-81 % del plan de inversión 2020-2025 de Iberdrola —dotado con 75.000 millones de euros hasta 2025 y 150.000 millones hasta 2030— está alineado con la taxonomía de la Unión Europea para la mitigación del cambio climático.

  • El grupo Iberdrola considera las redes un factor clave para la electrificación de la economía y la dinamización de los territorios. Por eso, sitúa los activos regulados —junto con las energías renovables— en el centro de su estrategia, tal y como demuestra su plan de inversión para el periodo 2020-2025. La compañía destinará al negocio de Redes más de 27.000 millones de euros (el 40 % de la inversión orgánica prevista), con lo que su base de activos regulados alcanzará los 47.000 millones de euros en 2025. Asimismo, con la ampliación de su plan inversor a 150.000 millones de euros hasta 2030, la compañía tiene previsto duplicar su base de activos y alcanzar los 60.000 millones de euros al final del mencionado periodo.

    El plan de inversión de Iberdrola para el periodo 2020-2025 —ahora ampliado hasta 2030— reafirma su apuesta por las energías renovables. Así, de los 75.000 millones de euros previstos para 2025, el 90 % serán inversiones orgánicas (68.000 millones) y, de estas, el 51 % (unos 34.680 millones) irán destinadas al área de renovables, que alcanzará los 60 gigavatios (GW) de potencia instalada en 2025, duplicando la capacidad actual. Con la ampliación hasta los 150.000 millones de euros a 2030, la compañía tiene previsto alcanzar una potencia instalada renovable de 95 GW, y parte de una posición única, con una de las carteras renovables más grandes de la industria, superior a los 74 GW.

  • La progresiva electrificación de los usos energéticos impulsada por la descarbonización de la economía permitirá a Iberdrola aumentar su base de clientes. El grupo, que prevé invertir más de 6.000 millones de euros en su negocio de Generación y Clientes entre 2020 y 2025, alcanzará los 60 millones de contratos con clientes al final de dicho periodo, y ha avanzado un escenario a 2030, en el que calcula que su base de clientes llegará hasta los 70 millones. La compañía ofrecerá soluciones inteligentes e innovadoras en el ámbito residencial (bomba de calor, almacenamiento de energía, movilidad eléctrica y autoconsumo) e industrial (smart solutions, electrificación de procesos e hidrógeno verde): soluciones que situarán a los clientes en el centro y los convertirán en los responsables del uso de la energía.

    Descubre más artículos interesantes relacionados