HIGIENE MENTAL

Higiene mental: conoce los hábitos para cuidar tu mente y mantener una buena calidad de vida

#sociedad #alto rendimiento #salud

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara: "La salud mental es parte integral de la salud, tanto que sin ella no hay salud". La pandemia de COVID-19 también ha puesto a prueba nuestro bienestar psicológico y para preservarlo solo hay un camino: cuidar nuestra higiene mental. A continuación, explicamos cómo ayuda a prevenir conductas negativas, a alcanzar el equilibrio emocional y a mejorar nuestra calidad de vida.

La crisis del coronavirus nos ha golpeado el ánimo, y ya son millones los ciudadanos de todo el mundo que acusan el desgaste psicológico de la lucha contra la COVID-19. En general, se trata de cuadros frecuentes de ansiedad y depresión asociados al estrés por el confinamiento, el distanciamiento social, el temor al contagio, la situación económica o la pérdida de seres queridos a causa de la enfermedad, según argumenta la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un informe sobre los efectos de la pandemia en la salud mental.

QUÉ ES LA HIGIENE MENTAL O PSICOLÓGICA

Las consecuencias psicológicas de esta emergencia sanitaria han puesto de relieve la necesidad de mantener el bienestar a través de la higiene mental. Esta práctica médica, iniciada por el psiquiatra estadounidense Clifford Whittingham Beers allá por 1909, define el conjunto de hábitos que permiten a una persona gozar de salud mental y estar en armonía con su entorno sociocultural. Las conductas que abarca tienen como objetivo prevenir comportamientos negativos, aportar estabilidad emocional e incrementar la calidad de vida.

Una buena salud mental nos capacita para aprender, razonar, relacionarnos, producir, lidiar con las dificultades y ofrecer nuestra mejor versión, por poner algunos ejemplos. Por ello, la ONU y la OMS advierten que su deterioro supone un grave problema social y económico: tan solo la depresión y la ansiedad generan unas pérdidas anuales de más de 1 billón de dólares a nivel global, mientras que los cuadros graves de salud mental quitan de 10 a 20 años de vida.

IMPORTANCIA DE LA HIGIENE MENTAL

En un mundo con 264 millones de personas con depresión y una pandemia que amenaza con disparar el número de casos, tal y como alerta la ONU en el informe mencionado anteriormente, la salud mental se ha convertido en una cuestión prioritaria para los gobiernos. La propia ONU considera urgente reforzar los servicios de atención psicológica ante los datos alarmantes que llegan de países como Estados Unidos, donde el 45 % de la población ha visto empeorar su estado de ánimo por la crisis del coronavirus, según una encuesta realizada por la Kaiser Family Foundation (KFF).

En estos tiempos difíciles, la higiene mental resulta clave para proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad, como los jóvenes. En Reino Unido, uno de los países más afectados por la COVID-19, el 32 % de los adolescentes con problemas previos de salud mental se ha resentido por la pandemia, y el 31 % de los padres italianos y españoles asegura que sus hijos se sienten más solos por las medidas de aislamiento. Conviene no pasar por alto estos datos, ya que el suicidio es la segunda causa global de mortalidad en personas de entre 15 y 29 años de edad.

La salud mental en tiempos de la COVID 19.#RRSSLa salud mental en tiempos de la COVID-19.

 VER INFOGRAFÍA: La salud mental en tiempos de la COVID-19 [PDF]

CONSEJOS Y HÁBITOS DE HIGIENE MENTAL

La higiene psicológica empieza por uno mismo y todos deberíamos velar por nuestras emociones, como recomienda la OMS. En este sentido, los expertos en salud mental coinciden en la necesidad de adoptar una serie de hábitos para el autocuidado emocional:

 Cubre tus necesidades básicas

Lo primero que debemos hacer para sentirnos bien es satisfacer nuestras necesidades fundamentales, como comer o dormir adecuadamente. Son claves para el bienestar psicológico y no debemos descuidarlas.

 Cuida tu autoestima y aprende a confiar

Para gozar de una buena higiene mental es importante que nos aceptemos tal y como somos. Además de tener fe en nosotros mismos, también es importante tener fe en los demás.

 Gestiona tus emociones y cultiva el autocontrol

No se trata de obviar nuestros sentimientos ni de dejarnos llevar por ellos, sino de saber identificarlos, interpretarlos y modular su intensidad para actuar de forma correcta. Para ello, es clave la inteligencia emocional.

 Maneja las expectativas y establece objetivos concretos

Mantener la motivación y ser perseverantes es fundamental para superarnos a nosotros mismos, por ello debemos fijarnos metas alcanzables para no desanimarnos. No hay que renunciar a los sueños, pero sí saber manejar expectativas y realidad.

 Piensa en positivo y vigila las emociones negativas

En ocasiones, es inevitable que nos asalten las dudas y los temores, pero siempre podremos contrarrestarlos y limitar su alcance con pensamientos positivos.

 Aprende a relajarte y a tolerar la adversidad

El estrés es una reacción natural del organismo muy útil para rendir en situaciones adversas. Sin embargo, resulta muy dañino para la salud cuando se normaliza y debemos aprender a desconectar. Por ejemplo, a través de técnicas como el mindfulness.

 Alimenta tu vida social y apóyate en los demás

Los seres humanos somos sociales por naturaleza y necesitamos relacionarnos con otras personas para divertirnos y compartir nuestras preocupaciones.

 Realiza deporte con regularidad

Hacer ejercicio de forma regular ayuda, además de a mantener la forma física y reforzar nuestra salud, a despejar la mente. Los periodos de descanso tras el deporte también son importantes.