EXPOSICIÓN 'OLAFUR ELIASSON. EN LA VIDA REAL' EN EL GUGGENHEIM

Olafur Eliasson llena el Guggenheim de color y sensaciones

El artista danés-islandés Olafur Eliasson llega al museo Guggenheim Bilbao, en colaboración con Iberdrola, con una propuesta multimedia en la que anima al espectador a reflexionar en torno a su comprensión y percepción del mundo físico que nos rodea.

Con una treintena de obras —algunas de las más importantes ya expuestas y otras nuevas creadas para la ocasión—, la muestra Olafur Eliasson. En la vida real llama nuestra atención hacia algunas de las cuestiones más candentes de la actualidad a través de piezas realizadas entre 1990 y 2020 —esculturas, fotografías, pinturas e instalaciones que juegan con reflejos y colores— que cuestionan el modo en que percibimos nuestro entorno y nos desenvolvemos en él.

Empleando materiales como musgo, agua, hielo procedente de glaciares, niebla, luz o metales reflejantes, Eliasson pone de manifiesto su profundo compromiso con la sociedad y el entorno en una exposición que podrá visitarse del 14 de febrero al 21 de junio de 2020.

El arte de Eliasson procede de su interés por la percepción, el movimiento, la experiencia física y las sensaciones. Deja ver su preocupación por la naturaleza, inspirada por las temporadas que ha pasado en Islandia, país de origen de sus padres y donde ha residido. Su estudio de Berlín, Studio Olafur Eliasson, es un espacio de trabajo, pero también de encuentro y diálogo, que reúne a un equipo variado de experimentados artesanos, arquitectos, archiveros, investigadores, administradores, cocineros, programadores, historiadores del arte y técnicos especializados.

En 1999, el artista, muy concienciado con el cambio climático, plasmó 30 glaciares islandeses en una serie de fotografías que repitió veinte años más tarde, ilustrando el impacto del cambio climático sobre ellos.

En el exterior del museo, una cascada de más de once metros de altura, hecha con un andamio y una serie de bombas, llama la atención del espectador sobre esa naturaleza construida en un entorno urbano. La cascada vierte sus aguas en el estanque situado detrás, reproduciendo los mismos sonidos y el aspecto de una cascada en plena naturaleza.

 Descargar dosier [PDF]

Pero el quehacer del escandinavo se extiende más allá de la obra de arte para incluir intervenciones públicas, proyectos arquitectónicos y activismo. Convencido de que el arte puede tener un poderoso impacto sobre el mundo más allá del museo, Eliasson ha creado lámparas solares para comunidades sin electricidad, ha diseñado talleres artísticos para refugiados y solicitantes de asilo y ha creado instalaciones artísticas para incrementar la concienciación sobre la emergencia climática. En octubre de 2019 fue nombrado Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.