COMBUSTIBLES DESCARBONIZADOS

Qué son los combustibles descarbonizados y qué necesidad cubren

El acuerdo de París y los compromisos que la Unión Europea está adquiriendo persiguen una sociedad neutra en emisiones a 2050. Para entonces, los vectores energéticos deberán estar plenamente descarbonizados, lo que significa que no hay lugar para los combustibles fósiles como se utilizan hoy en día.

El petróleo y el gas natural tendrán que ser sustituidos por alternativas descarbonizadas o neutras en carbono. Por tanto, es imprescindible identificar el origen de los combustibles y las emisiones generadas en su proceso con el fin de utilizar de forma masiva solo aquellos sin huella de carbono:

 1. COMBUSTIBLES DE ORIGEN FÓSIL

  • Hidrógeno gris (H2 gris): se hace reaccionar el metano de un combustible fósil (principalmente gas natural o carbón) con vapor de agua a una presión y temperatura elevadas. Es una tecnología muy madura y competitiva que se utiliza para obtener la práctica totalidad del hidrógeno producido hoy. No es un gas descarbonizado porque durante el proceso se generan emisiones.
  • Hidrógeno azul (H2 azul): se obtiene del mismo modo que el H2 gris, pero se añade un proceso posterior de captura y almacenamiento de CO2, conocido como CCS, para reducir la huella de carbono hasta en un 90 % en el mejor de los casos. Por ser un gas descarbonizado parcialmente, cuyo uso no es compatible con un sistema neutro en carbono, el H2 azul podría considerarse una alternativa de transición en algunos casos.

 2. COMBUSTIBLES DE ORIGEN ORGÁNICO

  • Biogás: se obtiene a partir de la descomposición controlada de material orgánico, como residuos forestales o los residuos orgánicos del contenedor marrón de las ciudades, obteniendo una mezcla de metano, CO2 y otros gases. El biogás es un gas descarbonizado ya que las emisiones producidas durante su proceso de combustión son menores que las evitadas al dejar que el material orgánico se degrade de forma natural.
  • Biometano: se obtiene mediante un proceso de limpieza del biogás, al que se le quita el CO2 y otras impurezas para obtener un metano lo más puro y parecido al gas natural. Al igual que el biogás, el biometano contabiliza como gas descarbonizado.

El biogás y el biometano tienen una posible utilización como combustibles de uso local cerca del lugar de producción ya que su transporte es muy costoso. Su potencial está condicionado por la disponibilidad de materia prima.

  • Biodiésel y bioetanol: son líquidos obtenidos a partir de materias primas como el azúcar o el aceite vegetal. Es una tecnología madura y de uso extendido, ya que se incorporan en un porcentaje entre el 5 y 10 % a la gasolina y diésel de los vehículos. No contabilizan como combustibles descarbonizados porque la materia prima de estos combustibles compite con la alimentación, requiriendo deforestar tierras fértiles.
  • Biocombustibles avanzados: son combustibles líquidos que se obtienen a partir de biomasa o de restos madereros que no compiten con la alimentación. Estos combustibles sí contabilizan como líquidos descarbonizados.

TIPOS DE COMBUSTIBLES SEGÚN SU ORIGEN Y EMISIONES

Tipos de combustibles según su origen y emisiones.

 3. COMBUSTIBLES DE ORIGEN ELÉCTRICO 100 % RENOVABLE

  • Hidrógeno verde (H2 verde): mediante la electrolisis con electricidad 100 % renovable, se rompe la molécula de agua obteniendo hidrógeno. El proceso no genera emisiones de CO2 y, por tanto, es un gas totalmente descarbonizado. Se trata de una tecnología poco madura a gran escala con una pérdida de eficiencia del 30 %, por lo que su uso actual es muy minoritario.
  • Derivados del hidrógeno verde: a partir del hidrógeno verde (H2 verde) se pueden obtener combustibles descarbonizados en forma de gas (metano sintético) o líquido (queroseno, gasolina o diésel sintético). Estos procesos requieren de tecnologías aún muy inmaduras que elevan significativamente su coste.

IBERDROLA Y LOS COMBUSTIBLES DESCARBONIZADOS

Por ser la más competitiva y eficiente, la electrificación directa de la economía a partir de energías renovables es hoy la principal vía de descarbonización. Sin embargo, hay nichos (como el transporte marítimo, aviación e industria de alta temperatura) que suponen el 16 % del consumo final y de las emisiones de la Unión Europea en los que, hoy día, la electrificación aún no es competitiva o técnicamente posible. Por ello, el grupo Iberdrola aboga por:

  • Utilizar combustibles descarbonizados en aquellos nichos de consumo en los que la electrificación directa no sea posible o competitiva.
  • Aprovechar todo el potencial de los combustibles de origen orgánico, ya que son opciones renovables que mejoran la economía circular y ayudan al desarrollo de zonas rurales.
  • Promover pilotos de I+D para las tecnologías inmaduras, involucrando a la industria que consume hidrógeno como materia prima.

Iberdrola, que ya fue pionera en la apuesta por las renovables, desarrolla un gran proyecto de hidrógeno verde a partir de energía solar fotovoltaica en Puertollano y, para 2030, espera producir 85.000 toneladas de H2 verde.
 

 ¿Qué es el Hidrógeno Verde?