TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Invertiremos 150.000 millones de euros hasta 2030 para continuar liderando la transición energética

Tras anticiparse 20 años a la actual transición energética, el grupo Iberdrola planea invertir 150.000 millones de euros hasta 2030, y permanecer así a la cabeza de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo. La compañía avanza en su histórico plan de inversión de 75.000 millones de euros hasta 2025 y consolida su modelo de negocio, basado en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para los clientes.

La lucha contra el cambio climático es uno de los desafíos más importantes a los que debe enfrentarse la humanidad en el siglo XXI y la implicación en el proceso de cambio hacia una economía descarbonizada, basada en energías renovables, es tarea de todos. El objetivo mínimo del 32 % de energía renovable para 2030, establecido por el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la Directiva de Renovables, es alcanzable; sin embargo, solo será posible en un escenario de alta descarbonización y electrificación de la economía, utilizando combustibles descarbonizados en aquellos nichos difíciles de electrificar.

Iberdrola.
Descarbonización y electrificación de la economía
Principalesbeneficios
Favorece la eficiencia energética.
Mejora la calidad del aire.
Impulsa la revitalización
de la industria
y la
creación de empleo.
Favorece el despliegue
de las energías renovables.
Contribuye al proceso de reducción
de la dependencia energética
del
petróleo y el gas.
Impulsa el desarrollo sostenible.
Favorece una reducción sustancial y
estructural del precio y volatilidad
de la electricidad.
Reduce las
emisiones de CO2
y combate el
cambio climático.
Implica una mayor
rentabilidad
para las
empresas que la aplican.
Acelera la digitalización
del sector energético.

 

PIONEROS DE LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Iberdrola se ha comprometido a abanderar la transición energética, una tarea que puso en marcha hace ya 20 años, y ha hecho del grupo líder mundial en renovables. Con la vista puesta en la electrificación de la economía, la innovación y los avances tecnológicos, así como aportar una mayor conectividad del consumidor, la compañía progresa en su histórico plan de inversión 2020-2025. Con una inversión total de 75.000 millones de euros hasta 2025 —que aumentará hasta 150.000 millones en 2030 (el 90 % de este plan de inversiones está alineado con la taxonomía verde definida por la UE)—, el plan contempla un importante aumento de capacidad instalada en las principales tecnologías renovables.

De esta manera, en 2030 Iberdrola habrá triplicado su capacidad instalada renovable —hasta alcanzar los 95 gigavatios (GW)— y duplicado su base de activos regulados —hasta los 60.000 millones de euros—. A cierre del Primer semestre 2021, el grupo ya aumentó sus inversiones en el periodo un 37 % hasta alcanzar la cifra récord de 4.909 millones de euros. Estas inversiones contribuyeron consolidar una estrategia de expansión sin precedentes en actividades y mercados como Europa, América y Asia-Pacífico, estando el 90 % de las mismas destinadas a las actividades de renovables (45 %) y redes inteligentes (46 %). Por mercados, la mitad se realizó en Estados Unidos (27,1 %) y España (25,4 %), mientras que Brasil recibió un 14,5 %, Reino Unido un 12 % y las destinadas al área Internacional (IEI) ganan peso y representan ya el 17,2 %.

Asimismo, el grupo sigue estableciendo alianzas para continuar liderando el proceso de descarbonización de la economía, así como la reactivación de la industria y el empleo. Además de haber firmado contratos de compraventa de energía limpia a largo plazo (PPA) con grandes compañías como Amazon, Apple, Facebook y Nike, entre los últimos socios de Iberdrola cabe destacar a MAPFRE, Total y Shell en energías renovables; BP, Fertiberia, Cummins, Porcelanosa, Diageo y Foresa en hidrógeno verde; y Volkswagen, Renault, Irizar y la compañía de soluciones de recarga inteligente Wallbox en movilidad sostenible.

Los pilares que nos han permitido anticiparnos a la transición energética son: la inversión en un sistema eléctrico más limpio y fiable, la optimización de nuestra cartera, la maximización de la eficiencia y la promoción de la innovación.

Transición energética.#RRSSTransición energética.

Ignacio Galán, presidente del grupo Iberdrola

Nuestro modelo de negocio, tras 20 años anticipando la transición energética, nos sitúa como un agente tractor clave en la transformación del tejido industrial, impulsando con nuestra experiencia, compromiso social y capacidad financiera, un modelo de crecimiento económico sostenible a largo plazo capaz de hacer frente a los retos actuales de la sociedad

La electricidad es clave para descarbonizar los usos energéticos por medio de energías renovables para crear un marco energético sostenible y eficiente. La electricidad es el vector energético que permite una mayor participación de energías limpias, al mismo tiempo que mejora drásticamente la eficiencia global del sistema energético.

Esta apuesta de Iberdrola por un futuro descarbonizado está basada tanto en su experiencia actual como líder mundial en energías renovables, como en un profundo análisis de las tecnologías actuales y su posible evolución futura, impulsando la innovación y estudios internos de prospectiva energética en las diferentes áreas en las que opera y colaborando con instituciones internacionales de reconocido prestigio como la Agencia Internacional de la Energía.

 Estudio 2050 Holistic & Efficient Roadmap for a Zero-Emissions EU Energy [PDF]

 


ELECTRIFICACIÓN DEL TRANSPORTE Y DE LA EDIFICACIÓN

El transporte es responsable de un cuarto de las emisiones de CO2 a nivel mundial y de la mayor parte de la contaminación de las ciudades. Una vía muy efectiva para solucionar ambos problemas, que tienen un origen común, es electrificar el transporte mediante el vehículo eléctrico, consiguiendo un mayor aprovechamiento de la energía debido a la mayor eficiencia de este.

Iberdrola está comprometida con la electrificación del transporte, habiendo desarrollado un ambicioso Plan de Movilidad Sostenible. Además ha sido la primera empresa española en unirse a la iniciativa EV100 de The Climate Group, comprometiéndose a electrificar toda su flota en España y Reino Unido en 2030.
 


 

Otro elemento importante es la descarbonización de la energía en edificios mediante el fomento del autoconsumo o la utilización de bombas de calor, para lo que Iberdrola también analiza las tendencias de futuro. Iberdrola trabaja con diversas instituciones, como el Oxford Institute for Energy Studies para analizar todas las posibles soluciones de descarbonización y tendencias del sistema eléctrico para tener una visión informada y desarrollar soluciones.

 

COMPROMISOS DE DESCARBONIZACIÓN Y ALIANZAS

En este avance hacia un futuro sostenible, en línea con el Acuerdo de París, el grupo ha asumido sus propios compromisos de descarbonización. La estrategia de inversión en energía limpia y redes llevará a Iberdrola a ser una compañía neutra en carbono en 2030 en Europa, donde sus emisiones en el Primer semestre 2021 ya son solo de 43 g/kWh, y a reducir sus emisiones de CO2 a nivel global hasta los 50g/kWh al final de la década, llegando a ser neutra en carbono a nivel global en 2050.

La compañía no produce ya con carbón o fuelóleo, recolocando a su plantilla y generando nuevos empleos a través de inversiones. De esta forma, el grupo evita riesgos futuros asociados al desmantelamiento o laborales mientras se encuentra muy bien posicionado para mantener el liderazgo de su ciclo inversor en renovables y redes: el 90 % de su plan a largo plazo está alineado con la Taxonomía verde definida por la Unión Europea.

Pese al difícil contexto propiciado por la pandemia de la COVID-19, la compañía sigue apostando por un medio ambiente libre de emisiones y por la descarbonización de la economía, con un mayor desarrollo de las renovables, que han alcanzado más de 35.500 MW de capacidad instalada a cierre del Primer semestre 2021.

Asimismo, siempre en línea con el objetivo de crear un sector energético descarbonizado, Iberdrola también colabora con diversas alianzas internacionales, con participación pública y privada, que tienen como objetivo acelerar la transición energética para facilitar un crecimiento económico robusto y sostenible, como es el caso de la Energy Transitions Commission o el Joint Program on the Science and Policy of Global Change del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Además, el presidente del grupo, Ignacio Galán, se ha adherido a un manifiesto —en el que participan más de 150 empresarios e inversores— para instar a los líderes de la Unión Europea a respaldar los ambiciosos objetivos fijados en el European Green Deal y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al menos en un 55 % para 2030.

Este compromiso con la reducción de emisiones y el impulso a la descarbonización de la economía a través del fomento de las energías limpias ha llevado a la agencia S&P Platts a otorgar a Iberdrola el premio a la Transición Energética, el único galardón no sujeto a nominación y basado en un estudio objetivo externo.

LÍDERES EN ENERGÍAS RENOVABLES

El plan de inversión histórico de Iberdrola para el período 2020-2025 irá destinado principalmente a energías renovables, un área que representará más de la mitad (un 51 %) de las inversiones orgánicas: unos 34.680 millones de euros. Tales inversiones permitirán al grupo alcanzar los 60 GW en 2025, después de llegar a los 44 GW de capacidad instalada en 2022.

Esto supondrá duplicar su potencia actual, dando un gran impulso a la tecnología eólica marina, con 4 GW al final del periodo, y a la solar fotovoltaica, con una previsión de 16 GW instalados al final del periodo. Además, la compañía reforzará su liderazgo en eólica terrestre e hidroeléctrica, con 26 GW y 14 GW instalados en 2025, respectivamente.

La eólica marina es uno de los principales vectores de crecimiento del grupo y la estrategia de la compañía en este segmento se verá impulsada por los procesos de subastas previstos a corto plazo en sus principales mercados: Europa (37.000 MW entre 2021-2022), Estados Unidos y Asia-Pacífico (13.800 MW hasta 2024). La notable expansión de la cartera de eólica marina —25.200 MW en la actualidad—, asentada sobre nuevas plataformas de crecimiento con gran potencial, como es el caso de Japón, Polonia, Suecia e Irlanda, permitirá al grupo alcanzar los 12.000 MW operativos de esta tecnología en 2030.

Para materializar el plan, Iberdrola parte de una posición única, con una de las carteras renovables más grandes de la industria: un total de 81,5 GW distribuidos por sus áreas tradicionales a las que se suman nuevas plataformas de crecimiento en países como Corea, Taiwán o Australia. Por tecnologías, esta cartera se divide en: 36,6 GW fotovoltaicos; 25,2 GW eólicos marinos; 15,5 GW eólicos terrestres; 3,4 GW hidroeléctricos; y 1,1 GW corresponden a baterías de almacenamiento.

A cierre del Primer semestre 2021, de los 27.600 MW renovables que el grupo se ha comprometido a poner en operación en el período 2020-2025, cerca de 22.000 MW ya se encuentran instalados, en construcción o con un alto grado de maduración, estando así asegurada el 80 % de la nueva capacidad prevista para ese período. En concreto, en la actualidad Iberdrola avanza en la construcción de 8,5 GW: 2.750 MW en Estados Unidos, 2.860 MW en los territorios de Iberdrola Energía Internacional, 1.700 MW en España, 1.050 MW en Brasil y 150 MW en Reino Unido. Esto permitirá a la compañía finalizar el ejercicio con 4.000 MW adicionales en operación, sumados a los 2.960 MW verdes puestos ya en marcha en los últimos 12 meses (1.950 MW eólicos terrestres, 930 MW fotovoltaicos y 80 MW en baterías).

Iberdrola triplicará su capacidad instalada en renovables para 2030.Iberdrola triplicará su capacidad instalada en renovables para 2030.

EL HIDRÓGENO VERDE, VECTOR ESTRATÉGICO PARA LA INDUSTRIA

En línea con los planes de recuperación europeos, el grupo prevé la instalación de 600 MW de hidrógeno verde para 2025, que serán 830 MW en 2027. La compañía ya trabaja, junto a Fertiberia, en el desarrollo de la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa, que estará operativa en 2021 y supondrá una inversión de 150 millones de euros.

Este primer proyecto se completará con iniciativas en otros países, al tiempo que Iberdrola liderará el desarrollo de una cadena de valor para respaldar la implantación de nuevos fabricantes de electrolizadores y promoverá alianzas con otros grupos industriales. En este sentido, la compañía ha firmado un acuerdo con la empresa noruega Nel, el mayor fabricante de electrolizadores del mundo, para desarrollar electrolizadores de gran tamaño y promover la creación de una cadena de proveedores de esta tecnología en España. Para materializar el proyecto, la energética ha constituido, junto con la empresa vasca Ingeteam, la compañía Iberlyzer, que se convertirá en el primer fabricante de electrolizadores a gran escala en España.

Asimismo, Iberdrola ha anunciado la creación de una nueva unidad de negocio de hidrógeno verde, con el objetivo de posicionarse como líder mundial en esta tecnología. Y ha presentado 54 proyectos al programa Next Generation EU, que activarían inversiones de 2.500 millones de euros para alcanzar una producción anual de 60.000 toneladas al año de H2 verde.

El hidrógeno verde se presenta como la solución para la descarbonización eficiente a medio plazo, tanto de la industria que lo utiliza como materia prima, como para procesos difíciles de electrificar, tales como el transporte pesado. Así, para 2030, la electrificación de los usos energéticos llevará a incrementar a 85.000 las toneladas de hidrógeno verde.
 

 Energías renovables, la clave en la lucha contra el cambio climático
 


POR UNA TRANSFORMACIÓN VERDE

La crisis generada por la pandemia de la COVID-19 ha hecho que surjan distintas voces proponiendo impulsar la transición hacia un modelo socioeconómico neutral, sostenible, resiliente e inclusivo. Iberdrola está plenamente comprometida con esta recuperación verde (Green Recovery), un horizonte hacia el que camina desde hace 20 años.

El plan de inversión para el periodo 2020-2025 viene a apoyar esta visión, pues los 75.000 millones previstos contribuirán de manera decisiva a la recuperación económica. Manteniendo los ejes de la economía social de mercado y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, las inversiones y las compras de bienes y servicios a sus más de 22.000 proveedores contribuirán al sostenimiento de alrededor de 500.000 puestos de trabajo en 2025 en el mundo. Asimismo, se prevén cerca de 20.000 nuevas contrataciones en el grupo durante el mismo periodo.

Green Recovery.

'Green Recovery'

Ante la crisis generada por la COVID-19, surgen voces que proponen aprovechar la oportunidad para impulsar la transición hacia un modelo socioeconómico neutral, resiliente y sostenible.
Medidas de recuperación verde.

Medidas de recuperación verde

Cada vez más gobiernos, organismos y empresas apuestan por una recuperación verde tras la COVID-19.
European Green Deal.

European Green Deal

El Green New Deal es un movimiento que busca la salvación del planeta para las nuevas generaciones a base de un crecimiento sostenible.
Descarbonizar con renovables.

Descarbonizar con renovables

Para descarbonizar la economía europea de aquí a 2050 serán claves la electrificación del transporte y del calor residencial y la obtención de electricidad a través de renovables.
Transformación verde.

Apostamos por la transformación verde

La compañía continúa con el proceso de cierre de todas sus centrales de carbón y ha propuesto planes de transformación verde para las zonas donde se encuentran sus dos últimas plantas operativas.
Hidrógeno verde.

Hidrógeno verde

La descarbonización del planeta es uno de los objetivos que se han marcado países de todo el mundo de cara a 2050. El hidrógeno verde es una de las claves para lograrlo.
Bonos verdes.

¿Qué son los bonos verdes y para qué se utilizan?

Se trata de un tipo de deuda emitida por instituciones públicas o privadas que comprometen el uso de los fondos obtenidos con un fin medioambiental.
Economía circular.

La economía circular, en la base

El grupo sustenta su modelo de negocio sostenible sobre la reducción de emisiones, la mejora de la eficiencia y la optimización de recursos.
Desarrollo rápido y ecológico.

Desarrollo rápido y ecológico

En un artículo en exclusiva para SHAPES, Erik Solheim, ex director ejecutivo del PNUMA, sostiene que, "por primera vez, resulta posible adoptar un nuevo modelo de desarrollo ecológico".
Huella de carbono.

¿Qué es la huella de carbono y por qué es vital reducirla?

La huella de carbono representa el volumen total de gases de efecto invernadero que producen las actividades económicas y cotidianas del ser humano.
Comprometidos con los ODS.

Comprometidos con los ODS

En Iberdrola hemos incorporado a nuestra estrategia empresarial los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.
Agenda 2030.

¿Qué es la Agenda 2030?

Todos los Estados miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas y el planeta en el cual se engloban los 17 ODS.

LÍDER MUNDIAL EN DESARROLLO E IMPLANTACIÓN DE REDES INTELIGENTES

La transición energética está requiriendo de importantes inversiones en la modernización, digitalización y automatización de las redes para asegurar una transición eficiente, segura y fiable. Habrá que desarrollar nuevos equipos de redes, de software, aplicaciones informáticas y sistemas de comunicación avanzados. La necesidad de esas soluciones tecnológicas produce inversión en I+D, innovación y conocimiento. También en la creación de tejido industrial que, además, podrá exportarse, generando a su vez más valor.

El grupo Iberdrola se ha convertido en líder mundial en desarrollo e implantación de redes inteligentes al desplegar una de las redes inteligentes más avanzadas del mundo en España, Estados Unidos, Brasil y Reino Unido. En los últimos años, las compañías distribuidoras del grupo han instalado cerca de 15 millones de contadores inteligentes, cifra que crecerá hasta los 21 millones en 2025, y se han incorporado a la red capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

Iberdrola destinará un 40 % de sus inversiones orgánicas previstas para el periodo 2020-2025 (más de 27.000 millones de euros) a redes, con las que situará la base de activos regulados del grupo en 47.000 millones de euros en 2025, 1,5 veces su valor actual. Esta cifra contempla inversiones en transmisión, que alcanzarán los 4.000 millones. La cantidad llegará a los 60.000 millones de euros en 2030.

A cierre del Primer semestre 2021, un 46 % de las inversiones del grupo en el periodo se destinaron a Redes, es decir, 2.240,4 millones de euros, en línea con la estrategia del grupo de aumentar y reforzar una infraestructura clave para la transición energética y la electrificación de la economía.

Iberdrola ha creado un centro mundial de innovación de redes inteligentes para dar respuesta a los retos de la transición energética y liderar la innovación en redes de distribución eléctrica. El Global Smart Grids Innovation Hub actuará como plataforma tractora de la innovación, combinando su capacidad tecnológica con la de proveedores, colaboradores y start-ups de todo el mundo.

 Contadores inteligentes instalados por Iberdrola [PDF]

LÍDERES EN ALMACENAMIENTO DE ENERGÍA A GRAN ESCALA

La compañía es líder en almacenamiento de energía con una potencia de 4.500 MW instalados mediante tecnología de bombeo, el método de almacenamiento energético más eficiente a día de hoy, al no generar ningún tipo de emisión contaminante a la atmósfera y presentar un rendimiento muy superior a las mejores baterías del mercado.

En la actualidad, Iberdrola cuenta con cinco proyectos de almacenamiento por baterías: tres en España (de los que el más importante es el de Caravaca de la Cruz, en Murcia, con 3 MWh de capacidad y pionero en el país, al que se añaden el del Campus de Iberdrola, en Madrid, y SAGER, en Vitoria), uno en Estados Unidos (Oregón) y otro más en Brasil (Noronha).

Además, su próxima instalación en Puertollano (Ciudad Real) contará con un sistema de baterías con una potencia de 5 MW y una capacidad de almacenamiento de 20 MWh.

SOLUCIONES INTELIGENTES, DIGITALES E INNOVADORAS PARA CLIENTES

La progresiva electrificación de los usos energéticos permitirá a Iberdrola aumentar su base de clientes. Al final de 2025, la compañía elevará a 60 millones los contratos con clientes en el mundo, frente a los 43,8 millones a cierre del Ejercicio 2020. El grupo ofrecerá soluciones inteligentes e innovadoras en el ámbito residencial (almacenamiento de energía y bomba de calor, autoconsumo y movilidad eléctrica) e industrial (smart solutions, procesos de electrificación e hidrógeno verde).

Para lograrlo, destinará el 9 % de las inversiones orgánicas previstas en su plan 2020-2025 al área de clientes, es decir, un total de 6.120 millones de euros. A cierre del Primer semestre 2021, cabe destacar la expansión de las soluciones inteligentes en el ámbito del hogar y la movilidad eléctrica: las contrataciones de Smart Mobility casi se han triplicado y las de Smart Solar se han multiplicado por 2,3, mientras que Smart Home y Smart Clima se han multiplicado por 1,2 y 1,4 respectivamente.

A LA VANGUARDIA EN TRANSFORMACIÓN DIGITAL

En este necesario proceso de transición energética, el grupo Iberdrola se sitúa a la cabeza del uso de tecnologías digitales y se prepara para afrontar una nueva era en la que las herramientas disruptivas serán clave en todas las áreas. La compañía, que elevará su inversión en I+D a 400 millones de euros anuales en 2025, maximiza el uso de la tecnología en aquellos ámbitos de negocio que aportan valor, bien mejorando los procesos y la productividad de sus activos o logrando más eficiencia en sus actividades.

Leer más

Esta estrategia permite poner al cliente en el centro de todas las actividades: las redes son cada vez más inteligentes y permiten adaptarse a las nuevas necesidades y hábitos de consumo, promoviendo una mayor eficiencia y conectividad de los clientes. La digitalización de la red o, lo que es lo mismo, disponer de una infraestructura que transporta electricidad y datos, facilita la integración de la energía renovable distribuida, una gestión de la red cada vez más activa y la futura integración de los vehículos eléctricos, donde Iberdrola jugará un papel decisivo en su despliegue en España, gracias a la puesta en marcha del Plan 'Smart Mobility', en el que destaca el lanzamiento de la nueva App Recarga Pública Iberdrola —que permite reservar y usar los puntos de recarga de la red de Iberdrola— y la aplicación Smart Mobility Hogar —destinada al control de las recargas de los equipos domésticos—.

Resulta evidente que la transición hacia un futuro sostenible va a exigir lo mejor de todos y cada uno de los implicados, y el grupo Iberdrola seguirá la senda iniciada hace ahora 20 años, una estrategia totalmente alineada con la acción por el clima (ODS 13).

Ocultar contenido

Toda la información sobre

TRANSICIÓN ENERGÉTICA

¿Qué son la transición energética y ecológica y cuáles son sus objetivos?

La transición ecológica significa adoptar un nuevo modelo económico y social en el que produzcamos, consumamos y vivamos de forma sostenible. Para ello es fundamental acelerar la transición energética, que consiste en un cambio estructural a largo plazo de los sistemas energéticos basado en las energías renovables y la eficiencia, y que deje atrás el consumo de combustibles fósiles, cuyo uso energético genera en torno a dos tercios de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. La transición energética es por lo tanto clave para cumplir con los objetivos de emisiones establecidos a nivel internacional en el Acuerdo de París, así como en la Unión Europea, de alcanzar emisiones netas nulas en 2050, con el objetivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 1,5 °C. En España, la senda de la transición energética la marca el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que define los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, de penetración de energías renovables y de eficiencia energética en ese periodo (probablemente sea revisado tras la redefinición de los objetivos por parte de la Unión Europea). En este sentido, el PNIEC prevé alcanzar los siguientes objetivos en 2030:

En este sentido, el PNIEC prevé alcanzar los siguientes objetivos en 2030:

- 23 % de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990.

- 42 % de energías renovables sobre el consumo total de energía final.

- 39,5 % de mejora de la eficiencia energética.

- 74 % de energías renovables en la generación eléctrica.

¿Cuál es el plan de Iberdrola para la transición energética?

El grupo Iberdrola se ha comprometido a liderar la transición energética; tarea que puso en marcha hace ya 20 años y en la que ha invertido 120.000 millones de euros desde entonces, convirtiéndose en líder mundial en renovables. Gracias a su apuesta, hoy somos una de las compañías con menores emisiones y un referente internacional por nuestra contribución a la lucha contra el cambio climático y a la sostenibilidad, apoyando enfoques ambiciosos de política y acción climática. Iberdrola se ha fijado como objetivo reducir las emisiones absolutas de Gases de Efecto Invernadero en 2030 respecto a los niveles de 2017 y ser neutra en carbono para 2050 a nivel global. De hecho, sus emisiones de CO2 se mantienen dos tercios por debajo de las de sus competidores europeos.

Las inversiones efectuadas por Iberdrola están dirigidas a que el sector eléctrico esté basado en renovables, la electrificación de la economía, la innovación y los avances tecnológicos y una mayor participación del consumidor. A cierre del Primer semestre 2021, el grupo ha incrementado su inversión un 37 % hasta los 4.909 millones de euros y ha alcanzado un beneficio neto ajustado de 1.844 millones (+8,4 %). De esta inversión, más del 90 % va destinado a redes (46 %) y renovables (45 %). Por mercados, la mitad se realizó en Estados Unidos (27,1 %) y España (25,4 %) mientras que las destinadas al área Internacional ganan peso y representan ya un 17,2 %.

Además, la compañía trabaja para promover la innovación y aprovechar al máximo el potencial del hidrógeno verde, trabajando con Fertiberia en el desarrollo de la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa a partir de electricidad 100 % renovable. El proyecto contribuirá a avanzar en la madurez tecnológica del hidrógeno verde y a convertirlo en una solución para la descarbonización eficiente a medio plazo, tanto de la industria que lo utiliza como materia prima, como para otros usos difíciles de electrificar.

¿Cuáles son las principales acciones para la descarbonización?

Las principales acciones y/o retos para llevar a cabo el proceso de descarbonización son tres:

1. Descarbonización al máximo del sector eléctrico. Gracias a la creciente integración de las renovables se espera llegar a un 75 % de generación eléctrica renovable en 2030 en España.

2. Descarbonización de otros sectores a través de una mayor electrificación; principalmente en el sector del transporte —a través del vehículo eléctrico (VE)— y en el de la edificación —a través de la bomba de calor—. En este ámbito, se debe seguir impulsando la I+D en soluciones limpias, que permitan conseguir una mayor descarbonización en aquellos sectores donde actualmente no es posible la electrificación completa, como por ejemplo el transporte aéreo o el marítimo.

3. Fomentar la eficiencia energética para conseguir un mayor aprovechamiento por unidad de energía.

En esta transformación, las redes eléctricas y las soluciones de almacenamiento desempeñan un papel fundamental para facilitar la penetración de renovables y la electrificación de la economía.

¿Qué papel juega el sector eléctrico en la transición energética?

La electricidad juega un papel clave en la lucha contra el cambio climático y en el proceso de transición energética hacia un modelo de instalaciones de energía limpia y que no esté basado en el uso de combustibles fósiles, cuya combustión genera grandes cantidades de gases de efecto invernadero (GEI). La electricidad es la opción más eficaz y tecnológicamente disponible para descarbonizar los usos energéticos, a través de una generación eléctrica limpia, basada en energías renovables, y de la electrificación de otros usos energéticos. Así, la electricidad es el vector energético que permite una mayor participación de energías limpias, al mismo tiempo que mejora drásticamente la eficiencia global y resiliencia del sistema energético. Las energías renovables en el sector eléctrico son opciones competitivas con otras fuentes de generación convencionales. El desarrollo tecnológico está llegando también a usos energéticos finales, como el transporte y la edificación haciendo posibles soluciones competitivas basadas en la electricidad. La integración óptima de una mayor generación renovable también necesita redes de transporte y distribución eficientes y digitalizadas (smartgrids), así como soluciones de almacenamiento, incluyendo soluciones de hidrógeno verde. La gran versatilidad del hidrógeno permite su uso en aquellos nichos de consumo que son muy difíciles de electrificar, como el calor de alta temperatura en la industria, el transporte pesado de larga distancia, la aviación o el transporte marítimo.

¿Cómo influye el transporte sostenible a la transición energética?

El transporte, y principalmente el transporte sostenible, es un sector clave en el proceso de descarbonización del modelo energético y, consecuentemente, para la transición energética. En la actualidad, el transporte es el principal responsable de las emisiones de efecto invernadero en España y representa un cuarto de las emisiones de CO2 a nivel mundial. También es el principal causante de la contaminación del aire en las ciudades. La electrificación del transporte, a través del vehículo eléctrico, es clave en este camino, al solucionar ambos problemas: cambio climático y contaminación del aire.

Iberdrola está comprometida con la electrificación del transporte, habiendo desarrollado un ambicioso Plan de Movilidad Sostenible y ser la única empresa española que se ha comprometido a electrificar toda su flota de vehículos a 2030 a través de la coalición EV100, The Climate Group, comprometiéndose a electrificar toda su flota en España y Reino Unido en 2030.