transformacion social

El mundo cambia a velocidad de vértigo. En un contexto de profundos cambios se vuelve necesario participar de ese cambio, tanto para impulsarlo como para ayudar a las personas en su adaptación y que nadie se quede atrás.

TeInteresa
  • La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una prioridad para las empresas realmente comprometidas con las comunidades donde operan. En plena crisis climática, agravada por la pandemia de COVID-19, su contribución será fundamental para lograr una recuperación verde que impulse un crecimiento económico sostenible, acelerando la transición hacia sociedades descarbonizadas. En ese sentido, los criterios ESG, que cubren consideraciones relacionadas con el medio ambiente, la sociedad y el gobierno corporativo, son claves a la hora de realizar inversiones más responsables con el planeta.

  • El grupo Iberdrola actúa como motor para el desarrollo económico y social creando empleo estable y de calidad. En este sentido, se ha comprometido a invertir 75.000 millones de euros hasta 2025, que aumentarán hasta 150.000 millones en 2030, para dinamizar el tejido industrial y el empleo en los países en los que opera.

    En un mundo amenazado por el cambio climático, el impulso hacia una economía más respetuosa con el medio ambiente no es una opción, es una obligación. Para alcanzar dicho desarrollo sostenible, la bioeconomía, que la FAO define como "la producción basada en el conocimiento y la utilización de recursos, procesos y métodos biológicos para proporcionar bienes y servicios de forma sostenible en todos los sectores económicos", se torna fundamental.

  • El Foro Económico Mundial presentó en el Foro de Davos 2021 su iniciativa para mejorar el estado del mundo tras el devastador impacto de la COVID-19. Su nombre: Gran Reinicio (Great Reset, en inglés). Para ello, apelan a una gestión simultánea a nivel global de las consecuencias de la pandemia por parte de todas las partes interesadas. A continuación, descubrimos las claves de la propuesta.

    Descubre más artículos interesantes relacionados

    Las energías eólica y solar están impulsando las energías renovables en Europa. Como prueba un dato histórico: en 2020 las renovables se convirtieron en la principal fuente de electricidad del continente, superando por primera vez a los combustibles fósiles. Así lo afirma un informe elaborado por Ember y Agora Energiewende. Esto significa que la electricidad de Europa es hoy un 29 % más limpia que en 2015, lo que encamina a la región hacia la reducción del 55 % de los gases de efecto invernadero en 2030 y hacia la neutralidad climática en 2050.